• Buscar
×

¿Cada cuánto hacer una limpieza de cutis?

¿Cada cuánto hacer una limpieza de cutis?

Una limpieza facial es un procedimiento que tiene como finalidad purificar la piel y ayudar al rostro a verse mejor. En cuanto a la regularidad de este tipo de procedimiento, depende de nuestro tipo de piel y de si la hacemos en casa o en un centro estético.

Índice

Beneficios de una limpieza de cutis

Todos los días debemos limpiar nuestra cara por la mañana y por la noche para eliminar los restos de sudor, maquillaje y otros residuos que se acumulan en la piel. Sin embargo, esta limpieza no elimina todos estos residuos, lo que hace que la dermis no se oxigene por completo y, por lo tanto, cueste más a las células cutáneas renovarse. Por eso, se recomienda hacerse de manera frecuente una limpieza facial más profunda para lucir una piel más bella y joven.

Al realizar una limpieza de cutis la piel se somete a un proceso que no resulta abrasivo ni agresivo, pero que es mucho más eficaz para renovar la piel y mantener su higiene. Entre los principales beneficios de la limpieza facial encontramos:

- Remueve las células muertas de la piel.

- Elimina las impurezas acumuladas en lo profundo de la epidermis.

- Permite a la piel oxigenarse desde el interior ayudando a la regeneración celular.

- Desobstruye los poros, lo que previene los puntos negros, y reduce su tamaño, para que sean menos visibles.

- Retrasa el envejecimiento de la piel y previene la aparición de arrugas.

- Aumenta la hidratación de la piel.

- Permite que los cosméticos aplicados se absorban mejor.

- Ayuda a tener una piel más luminosa y sedosa.

- Contrarresta los efectos nocivos de la contaminación en la piel, minimizando la oxidación de la misma.

- Disminuye los signos de fatiga y cansancio en el rostro.

- Activa la circulación sanguínea del rostro.

- Tonifica los músculos faciales.

Por eso, aunque se aconseja hacerse una limpieza de cutis con regularidad desde los 20 años, es más importante al llegar a los 40 años, ya que la piel va perdiendo frescura.

¿Cada cuánto hay que hacerse una limpieza de cutis?

En general, los profesionales de la dermatología recomiendan una vez al mes para una limpieza profunda y una o dos veces por semana, si la hacemos en casa.

No obstante, como decíamos, depende también del tipo de piel:

Piel seca: es la que acumula una menor cantidad de impurezas, por lo que requiere de menos limpiezas al año. Pueden realizarse cada 4 o 6 meses.

Piel normal: si bien acumula pocas impurezas, requiere mayores cuidados que la piel seca, por lo que lo recomendable es hacer limpiezas cada 2 o 3 meses.

Piel grasa: esta piel suele tener los poros abiertos y tiende a acumular una mayor cantidad de grasa, por lo que requiere de limpiezas cada 4 semanas.

Piel mixta: tiende a acumular mayores impurezas en la zona de la frente, nariz y barbilla. Puede realizarse limpiezas cada 2 meses.

Las pieles maduras también requieren de un cuidado frecuente, por lo que es aconsejable hacer limpiezas de cutis una vez al mes.

Por otra parte, también se aconseja hacerse una limpieza facial al cambiar de estación, como es antes o al finalizar el verano, para ayudar al cutis a adaptarse a las nuevas condiciones meteorológicas y los cambios de temperatura.

¿Cómo hacerse una limpieza de cutis en casa?

1. Limpia tu cara con agua fría y un limpiador facial adecuado a tu tipo de piel.

2. Hazte un suave masaje con la yema de los dedos por zonas del rostro como la frente, la barbilla, el entrecejo y el cuello para relajar todos los músculos.

3. Aplica un exfoliante para eliminar las células muertas.

4. Aplica una mascarilla purificante durante diez minutos para limpiar la piel más en profundidad.

5. Retira la mascarilla y aplica un tónico para cerrar los poros y refrescar la piel.

6. Aplica un producto que favorezca la regeneración celular.

7. No te maquilles de inmediato y deja descansar la piel un buen rato.

Aunque puedes perfectamente hacer la limpieza de cutis en casa, se aconseja hacérsela de vez en cuando en un centro profesional, ya que tienen aparatos y productos que permiten que la limpieza sea más profunda. Por ejemplo, para abrir los poros pueden usar vapor. Una vez abiertos los poros, pueden extraer los puntos negros sin causar cicatrices. Es un procedimiento en el que se debe tener mucho cuidado para no dañar la capa más sensible de la piel. Y después se puede usar la máquina de alta frecuencia para desinfectar y cerrar el poro antes de realizar el masaje.

En cuanto al peeling, pueden usar productos químicos más efectivos o un dispositivo con 2 cabezales que estimula la producción de colágeno.

En resumen, el trabajo profesional será más duradero y en él se utilizarán productos que normalmente son exclusivos para profesionales. Estos productos al contener principios activos mucho más concentrados dan un resultado mucho mejor. Por eso, es una buena idea combinar limpiezas faciales en casa con las de los centros estéticos.

Recomendaciones después de la limpieza de cutis

- No maquillarse inmediatamente. La limpieza de cutis es una limpieza profunda en la que se abren los poros, por lo que no conviene maquillarse en las horas siguientes.

- Cuidado con el sol. Al tener la piel más sensible y enrojecida, es importante no tomar el sol de manera directa en los días siguientes y, siempre, usar una crema de protección solar.

- Cuidado con las limpiezas en casa. Si realizas la limpieza de cutis en casa, ten cuidado con los productos escogidos. Lee bien la etiquetas, no te pases con los tiempos, usa siempre guantes y no realices procedimientos más peligrosos como peeling químicos o extraer los puntos negros.

Fuente:

Academia Española de Dermatología y Venereología

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar