• Buscar
×

Precauciones después de ponerse bótox

Precauciones después de ponerse bótox

El bótox o toxina botulínica es una neurotoxina que se utiliza en medicina estética para disminuir las arrugas. Aunque rara vez produce efectos secundarios, hay que seguir una serie de recomendaciones después de su aplicación para evitar complicaciones.

Índice

¿Qué es el bótox?

Seguro que has oído hablar del bótox en relación con los tratamientos estéticos que se hacen muchos famosos y, ahora que notas que las arruguitas cada vez son más acentuadas en tu rostro, te estás planteando recurrir al bótox para lucir un aspecto más joven.

Si es así, lo primero que debes hacer es informarte bien sobre qué es el bótox y cuál es su uso. El bótox es una neurotoxina que, pese a ser liberada por el botulismo (una enfermedad muy grave), se puede utilizar para determinados fines en medicina y estética.

La causa es que el bótox, al ser inyectado, relaja las fibras de los músculos para disminuir su potencia de contracción, lo que provoca que la comunicación con los nervios se corte de forma que se acabe originando una parálisis al no recibir órdenes. Consecuentemente el músculo se debilita, la piel que cubre el músculo se relaja y las arrugas desaparecen gradualmente. También sirve para aumentar el grosor de los labios, suavizar las líneas de expresión, conseguir un aspecto de la piel más relajada, devolver la luminosidad al rostro o revitalizar la mirada de manera inmediata después de su aplicación.

Su aplicación es prácticamente indolora, aunque se puede notar una pequeña molestia durante la aplicación, un leve escozor en la zona a causa de los pinchazos. El efecto se empieza a ver a los 2 o 3 días y se completa en una o dos semanas.

No deja cicatrices ni marcas. Tu expresión no se verá afectada y te verás muy natural, sin recurrir a la cirugía estética.

En España, el uso de “toxina botulínica tipo A” solamente está autorizado en el tercio superior de la cara: arrugas de la frente, entrecejo y zona periocular.

¿El bótox tiene efectos secundarios?

El bótox no requiere cirugía, se puede aplicar en cualquier momento, es indoloro, sus efectos son inmediatos y muy rara vez se producen efectos adversos. Las personas que desarrollan efectos secundarios adversos pueden sufrir cefaleas, náuseas, inflamaciones, parálisis facial y, de forma muy rara, problemas para hablar, tragar o respirar. El uso de este también está asociado muchas veces a posibles caídas de las cejas y los párpados, problema que suele resolverse solo en unas 2 o 3 semanas.

Además, hay que tener en cuenta que sus efectos no son permanentes, por lo que para mantener sus efectos hay que repetir el tratamiento cada cierto tiempo.

También es posible que, a usarse a menudo, la piel produzca resistencia al producto y haga cada vez menos efecto. Asimismo, con el paso de los años la aparición de anticuerpos frente a la toxina botulínica hace que pueda volverse por completo ineficaz.

No se puede aplicar tratamientos de toxina botulínica en mujeres embarazadas o en mujeres que estén dando el pecho, ni en personas que padezcan enfermedades neuromusculares significativas, como la miastenia gravis o la esclerosis lateral amniotrófica, o aquellas que tengan alergia al bótox.

Por último, tener en cuenta que no ayuda en los problemas de flacidez o pérdida de firmeza de la piel.

¿Cuánto duran los efectos del bótox?

El efecto de la toxina botulínica dura generalmente entre 4 a 6 meses, tras los cuales se requieren nuevas aplicaciones.

Después de varios tratamientos, los efectos de la toxina botulínica pueden comenzar a ser más largos, pudiendo llegar a durar hasta ocho meses.

Precauciones después de aplicarse bótox

En general, no hace falta seguir muchas precauciones tras inyectarse el bótox y se puede volver a la vida normal (trabajo, rutinas…) al día siguiente. Solo se recomienda evitar frotarse la cara en las 4 horas posteriores a la aplicación del medicamento, no gesticular ni hacer movimientos faciales bruscos para evitar que el fármaco se desplace a otra zona del rostro.

Además:

- no realices deporte las primeras 24 horas

- evita masajear la zona tratada las 24 horas siguientes

- no vayas a piscinas o saunas

- no hagas ejercicios que impliquen estar boca abajo, como algunas posturas de yoga

- no te coloques en posición horizontal al menos en las 4 horas siguientes

- ejercita la parte operada durante quince días para que el tratamiento con bótox sea más efectivo

Se aconseja no beber alcohol en los días previos a la aplicación del bótox ni justo después y, si tomas alguna medicación, consulta a tu médico si debes suspenderla para evitar interacciones negativas. Para que todo salga bien y no haya efectos secundarios adversos, el médico debe saber todo lo que tomas, incluidos suplementos naturales.

Fuente:

Carruthers, Jean y Carruthers Alastair. Toxina botulínica'. Serie dermatología estética. Dermatología estética. Editor Elsevier España, 2006. ISBN 84-8174-920-6, 9788481749205.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar