• Buscar
×

Los 4 mejores aceites para hidratar la piel madura

Los 4 mejores aceites para hidratar la piel madura

Para las mujeres que quieren saber qué se están poniendo sobre su cara y su cuerpo, los aceites naturales son una de las mejores opciones de hidratación. Puros y llenos de beneficios, vamos a ver los cuatro mejores para nutrir las pieles maduras.

Índice

¿Sabías que los aceites son una de las mejores maneras de hidratar nuestra piel de una manera orgánica y natural? Puede que cubrir tu cara con un aceite brillante y oleoso no te parezca, a priori, buena idea, pero hay técnicas y aceites específicos para que tu piel obtenga múltiples beneficios y tú te inicies en el uso cosmético de los aceites.

Desde siempre, han sido utilizados como una manera natural y accesible de hidratar o limpiar la piel. Muchos aceites botánicos son potentes antioxidantes, es decir, ayudan a neutralizar los radicales libres y facilitan la producción de colágeno, fundamental para mantener la elasticidad de la piel. Además, su origen natural (los puedes encontrar puros y ecológicos, sin más ingredientes que el propio aceite) garantiza una mejor tolerancia y menor agresión a la piel.

Por otro lado, los aceites son mejores lipofílicos que la mayoría de cremas, ayudando a prevenir la pérdida de agua de la piel que causa su sequedad y deshidratación. Además, se ha comprobado que, aplicados antes de la crema habitual, mejoran la absorción de los ingredientes activos de la crema en la piel.

Así que, no lo dudes, explora los herbolarios y supermercados ecológicos de tu ciudad para hacerte con alguno de estos elixires naturales para tu piel. Estos son 4 de los mejores aceites que puedes utilizar si quieres mejorar la elasticidad e hidratación.

Aceite de Rosa mosqueta

Es conocido por algunos como el “aceite anti-edad”. Este aceite es extraído de la semilla de la Rosa Mosqueta, una flor silvestre originaria de Europa del Este. Los beneficios anti-edad de este aceite vienen de su riqueza en ácido linoleico (un ácido graso esencial que el cuerpo no puede crear), sus propiedades antioxidantes (con vitaminas A, C y E), su mejora de la circulación y poder reparador. De ahí que también sea ampliamente recomendado para reducir cicatrices y quemaduras o eliminar manchas, además de para retrasar el envejecimiento y fortalecer el sistema inmunológico. Asimismo, su suave aroma floral te resultará muy agradable.

Aceite de Jojoba

Extraído de la nuez de jojoba, es uno de los mejores aceites para la piel, aunque en realidad se trata de una cera. Se considera una de los aceites/ceras más similares a la producida de forma natural por la piel, por lo que es genial para todo tipo de pieles. De un tono dorado y un olor delicioso, es uno de los que mejor penetran la capa superficial de la piel, por lo que resulta muy hidratante y reparador al llegar a las capas más profundas, sin dejar esa sensación grasa que dejan otros. Al igual que el de Rosa Mosqueta, tiene propiedades antioxidantes, además de ácidos grasos que ayudan a reparar el tejido dañado, por lo que sirve para prevenir las arrugas, neutralizar los radicales libres y tratar las pieles grasas y sensibles. 

Aceite de Argán

Procedente de la fruta del árbol de Argán, originario de Marruecos, este aceite es, como sus compañeros de este artículo, un potente antioxidante y fortalecedor de la piel. Además, rico en ácidos grasos (hasta un 80%), resulta muy nutritivo y ayuda a mantener una capa de hidratación que proteja la piel gracias a su alto contenido en vitamina E. En cosmética, también está muy extendido su uso para hidratar, fortalecer y aportar brillo al pelo, por lo que resulta un aceite muy versátil. Por último, es rico en beta-carotenoides, escualeno, fitosteroles y gamma-tocoferol. No engrasa, combate el acné, es cicatrizante, elimina quemaduras y manchas, previene los signos del envejecimiento, calma irritaciones cutáneas, etc.

Aceite de Marula

La Marula es un árbol africano de la misma familia que el mango o el pistacho. Su semilla, de la que se extrae el aceite, es rica en antioxidantes y ácido oleico. El aceite es ligero, se absorbe fácilmente en la piel y es altamente nutritivo, con cuatro veces más vitamina C que la naranja. Su uso regular ayuda a proteger frente a radicales libres, promover la elasticidad y fortaleza de la piel y reducir la pérdida de hidratación trans-epidérmica.

Gracias a los antioxidantes, tiene un efecto antiedad, reduciendo las arrugas y líneas de expresión. Otro de sus beneficios es que aporta un extra de hidratación evitando la sequedad de la piel. Y si tienes la piel sensible, con irritaciones o rojeces, el aceite de marula mejorará estos síntomas gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Del mismo modo, es un gran aliado para las pieles con acné.

Cómo usar los aceites

- Por la mañana, aplícalo como un serum con unas gotas sobre tu cara y cuello con un suave masaje. Espera unos minutos y aplica tu protector solar o base de maquillaje.

- Aplicado sobre la piel seca con un suave masaje, supone un limpiador de los poros suave e hidratante. También es efectivo como desmaquillante.

- Por la noche, puedes usarlo como hidratante, cubriendo tus manos con una fina capa de aceite y presionándolas suavemente sobre tu cara y cuello.

- Utiliza aceites puros, que no estén perfumados y que no estén refinados para asegurarte de absorber sus beneficios y que tu piel lo tolera.

- Puedes usar un aceite por sí solo o puedes combinar varios que te gusten.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar