• Buscar
×

¿Cuánto dura un ataque al corazón?

¿Cuánto dura un ataque al corazón?

Me va a dar un infarto. Una frase muy común que utilizamos los españoles dado el ritmo tan acelerado de vida que llevamos. Sentimos ansiedad y angustia y directamente lo relacionamos con ello, con los ataques al corazón o los infartos de miocardio.

Índice

¿En qué consiste un ataque al corazón?

El ataque al corazón se produce cuando el riego sanguíneo es insuficiente debido a la obstrucción de una arteria coronaria. Y no, como sucede con otras muchas enfermedades, no existen síntomas que sean inequívocos. Los ataques al corazón, también conocidos como infartos de miocardio, son uno de los problemas de salud más graves que puede afrontar cualquier persona. Un ataque al corazón se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo al corazón, muy a menudo, por una acumulación de grasa, colesterol y otras muchas sustancias que van formando una placa en las arterias que alimentan el corazón.

El ataque al corazón sí puede ser mortal, pero con el paso de los años el tratamiento ha ido mejorando drásticamente. Además, aquí el tiempo se convierte en un factor clave de supervivencia. Es importante saber, además, que el intervalo de tiempo que transcurre desde que el paciente con infarto de miocardio entra en un hospital hasta que se le abre la arteria que está ocluida mediante una angioplastia primaria resulta fundamental para la supervivencia del paciente y no debería superar los noventa minutos. El ataque cardíaco como tal varía su duración dependiendo de la persona, pero el dolor torácico, por lo general prolongado, dura en torno a quince minutos aproximadamente.

En Europa es una de las primeras causas de mortalidad, pero también lo es en España, pues según los últimos datos que tenemos del pasado año 2017, en nuestro país el paro cardíaco causa más de 30.000 muertes al año. Además, según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC), en Europa y en España se dan entre 35.000 y 45.000 por año. La única diferencia que hay en nuestro país con respecto a Estados Unidos es que allí el índice de salvación tras un paro cardíaco alcanza el 50 por 100 y aquí se sitúa en un 4 por 100.

No obstante, y tras todos los datos recogidos a lo largo de los años, hemos podido observar que, por sexo, a pesar de que las cifras estén muy igualadas entre hombres y mujeres, con tan solo 4.050 casos de diferencia, el incremento de la mortalidad fue mucho mayor en las mujeres que en los hombres, un 7,7% frente al 5,5% en hombres (cifras recogidas en el año 2014).

Pero ¿por qué hay tantos infartos femeninos? Según una investigación que publicó el Instituto del Corazón de la Universidad de Ottawa en Estados Unidos (EE. UU.), las enfermedades del corazón afectan mucho más y de forma diferente a las mujeres que a los hombres, y además ellas son más propensas a sufrir una insuficiencia cardíaca. La edad media de infartos en las mujeres está en 72 años, siete más que los hombres.

Síntomas más frecuentes de los ataques cardíacos

A pesar de que no todas las personas que tienen ataques cardiacos presentan los mismos síntomas ni la misma gravedad, algunos de los más comunes son los siguientes:

- Presión, opresión, dolor, o sensación de comprensión, o dolor en el pecho o en los brazos. Este dolor puede propagarse hacia el cuello, mandíbula o espalda.

- Náuseas, indigestión, dolor abdominal o ardor de estómago.

- Falta de aire.

- Sudor frío.

- Fatiga.

- Aturdimiento o mareos repentinos.

No obstante, existirán personas que tengan dolores más leves y personas que tengan dolores más intensos. Algunas de ellas no tienen síntomas y en otros casos el primer síntoma puede ser un paro cardíaco repentino. En el caso de las mujeres es posible que presenten diferentes síntomas a los de los hombres ya que de hecho a veces pasa que las mujeres se sienten más cansadas que los hombres y sin razón aparente.

Eso sí, a medida que los signos y síntomas van a mayores, la probabilidad de estar teniendo un paro cardíaco también será más alta. De hecho, aunque algunos aparezcan de repente, otros muchos síntomas y signos vienen con una anticipación de horas, días o semanas. Una primera advertencia podría ser un dolor de pecho recurrente que se desencadena por un esfuerzo y se alivia con descanso.

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Lo más importante en estos casos es actuar de inmediato. Lo que suele suceder en la mayoría de las ocasiones es que algunas personas esperan demasiado a identificar los síntomas y signos más importantes para tomar algún tipo de medida, y por eso también es fundamental saber cuáles son (al menos los más importantes). Antes de acudir al médico debemos hacer lo siguiente:

Llamar al servicio de emergencias. Antes de acudir al médico lo ideal sería que llamásemos a los servicios de emergencias. Podemos contactar con el servicio de emergencias o bien con el número local de emergencias. Si no hubiera opción podemos conducir nosotros mismos hasta el centro hospitalario, pero hay que evitarlo en la medida de lo posible porque al conducir estamos poniendo en riesgo nuestra vida.

Tomar nitroglicerina si nos la han recomendado. Si nuestro médico nos lo ha recomendado mientras esperamos a los servicios de emergencias no hay problema, pero debemos esperar a recibir indicaciones en el caso de que así sea.

Tomar aspirina si nos la han recomendado. Tomar aspirina durante un ataque cardíaco puede reducir el daño al corazón ya que ayuda a impedir que la sangre se coagule. Pero lo que sí es importante tener en cuenta es que la aspirina puede interactuar con otros medicamentos por lo que no debemos tomarla si el médico o el personal médico de emergencia no nos lo ha recomendado. Eso sí, recordemos que es más importante nuestra salud, así que llamaremos antes a emergencias y solicitaremos su ayuda.

Primeros auxilios ante ataques cardíacos

Aunque nos cueste creerlo es mucho más común de lo que parece. Encontrarse a alguien en plena calle inconsciente puede pasarle a cualquiera, y por este motivo, es importante saber bien qué hacer en esos casos.

Los primeros auxilios consisten en la atención inmediata que se le da a una persona enferma, lesionada o accidentada en el lugar de los acontecimientos antes de ser trasladada a un centro asistencial u hospitalario, pero dependiendo de los síntomas actuaremos de una manera u otra.

Si esto ocurre lo primero que debemos hacer es llamar al servicio de emergencias médicas. Hasta que ellos lleguen podemos comenzar a realizar reanimación cardiopulmonar (RCP) para mantener el flujo sanguíneo. Después, presionar rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo relativamente rápido, entre aproximadamente 100 y 120 compresiones torácicas por minuto. Aquí no es necesario controlar las vías respiratorias de la persona ni tampoco darle respiración boca a boca.

Mantengámonos informados y sigamos salvando vidas cuando esté en nuestras manos hacerlo.

Fuente:

Fuente:

“Enfermedad del corazón y ataque cerebral” https://www.heart.org/idc/groups/ahamah-public/@wcm/@sop/@smd/documents/downloadable/ucm_491392.pdf

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar