• Buscar
×

¿Por qué salen juanetes?

¿Por qué salen juanetes?

El juanete es una protuberancia ósea que se forma en la articulación en la base del dedo gordo del pie. Pero ¿cuál es la verdadera causa de los juanetes?

Índice

¿Qué es el juanete?

El juanete o Hallux Valgus es esa protuberancia visible en el metatarso que provoca dolor, dificultades para calzarse y rechazo estético. Normalmente, el juanete suele ser mucho más frecuente entre las mujeres. En algunos casos, además, los juanetes suelen ser hereditarios, aunque lo que realmente se hereda es una forma de pie y una forma de pisar y no “el juanete” como tal. Por eso, si no es adecuada esta será lo que acabe generando el juanete.

Distintos tipos de Hallux Valgus:

- hallux valgus congénito. Son casos rarísimos, pero los hay. Son reales anomalías congénitas de la articulación interfalángica del primer dedo.

- hallux valgus adquirido. En cuya aparición intervienen factores generales como son los extrínsecos (mal ajuste de los zapatos, zapatos inapropiados…) e intrínsecos (pie plano, metatarsus primus varus (separación y rotación interna del metatarsiano) y desequilibrio muscular.

Síntomas de los juanetes

Los síntomas de los juanetes son:

El dedo gordo del pie rota en dirección hacia los otros dedos y se puede llegar a montar sobre el segundo dedo, causando una deformidad.

• El paciente siente dolor sobre la articulación donde se localiza el juanete y que empeora con la presión de los zapatos.

• La piel presenta un aspecto calloso y enrojecido a lo largo del borde interno del dedo gordo y una protuberancia en esta zona.

A cada pie su zapato

Ya veíamos que una de las posibles causas de la aparición de los juanetes podría deberse a un mal ajuste de los zapatos o a zapatos inapropiados, pero ¿sabemos cuál es el zapato más apropiado para cada pie?

No hace falta decir que son muchas las mujeres que, aun a sabiendas de que su pie no debería llevar determinados zapatos, los utilizan. Hablamos de zapatos pequeños, muy estrechos y puntiagudos que, a la larga, deforman el pie, causan juanetes y provocan dolor en el antepié.

Los expertos son claros respecto al tema: “Sin duda, el peor calzado es el que tiene tacón muy alto y estrecho puesto que provoca que la planta del pie sea como un plano deslizante y los dedos acumulen la presión en la punta del zapato". Por otro lado, además, “los zapatos demasiado estrechos hacen que los dedos se compriman en la puntera haciendo que no se tenga la movilidad suficiente”. No obstante, hay que tener en cuenta también por supuesto que un solo zapato no es el culpable de los trastornos en nuestros pies sino ir habitualmente mal calzado.

Sin embargo, tenemos en cuenta también que nunca encontraremos “EL ZAPATO IDEAL” puesto que cada pie es diferente. Además, hay que tener en cuenta también que las diversas actividades que se efectúan a lo largo de la jornada son distintas por lo que requieren también distinto tipo de calzado. No es lo mismo tener una profesión que requiera andar mucho o permanecer todo el día de pie que un zapato que se utilice más bien poco o alguien que esté sentado muchas horas del día.

Por ello, quien tiene que determinar en medicina cuál es el tipo de protección más adecuada es, sin duda, un especialista. Para eso lo mejor, por tanto, acudir a un centro en el que un podólogo pueda aconsejar sobre el calzado y efectuar así revisiones para prevenir, atajar o incluso tratar posibles trastornos.

¿Por qué aparecen los juanetes?

Existen muchas teorías sobre cómo se producen los juanetes, pero se desconoce la causa exacta, aunque probablemente algunas de las causas incluyan:

- tipo de pie heredado

- estrés o lesiones en los pies

- deformidades presentes al nacer

Además, los juanetes podrían estar relacionados con ciertos tipos de artritis, en particular con los tipos inflamatorios, como la artritis reumatoide.

¿Se pueden prevenir los juanetes?

Para poder prevenir la aparición de juanetes, los expertos recomiendan que el paciente utilice zapatos flexibles y sin demasiado tacón. Es aconsejable que sea un calzado que se adapte al pie sin que tenga una punta demasiado estrecha. Para ayudar a prevenir los juanetes lo mejor es escoger siempre de manera cuidadosa los zapatos. Se debe contar con un espacio ancho para los dedos sin que estos sobresalgan, y debe haber espacio también entre la punta del dedo más largo y la punta del zapato. Los zapatos deben ajustarse a la forma de tus pies sin apretar ni presionar ninguna parte del pie.

Asimismo, es importante someter a los pies a baños de agua templada y sal para reducir la inflamación y utilizar apósitos que reduzcan la presión sobre el juanete si ya hubiera aparecido.

¿Cómo se tratan los juanetes?

Ante esta patología es importante aplicar un tratamiento individualizado que atienda a las necesidades concretas de cada uno. Muchos de los profesionales en podología aconsejan que cuando el juanete está formándose los primeros cuidados deben consistir en modificar aquellas conductas que han contribuido a su aparición, como evitar el uso de zapatos de tacón o calzado estrecho o dejar de realizar aquellas actividades que puedan causar dolor. También se puede:

- Recurrir a la cirugía: una vez que el juanete se ha generado, la cirugía es una solución muy eficaz para tratarlo. Existen diferentes técnicas y metodologías, como la cirugía abierta o la cirugía de mínima incisión. Esta última técnica consiste en la introducción por una pequeña incisión de una fresa (parecida a la que se usa para limar una uña). Esa fresa va “comiendo” el hueso en las zonas precisas para conseguir eliminar el bunio (zona engrosada de la articulación y para mejorar la alineación del dedo).


Sin embargo, hay que saber que el tratamiento con cirugía no es definitivo para los juanetes ya que en la mayor parte de los casos la cirugía no trata la causa sino el resultado (es decir, el juanete). De hecho, si una vez operada no seguimos las recomendaciones del especialista y continuamos pisando igual es muy posible que este vuelva a desarrollarse con el paso de los años.

- Adquirir plantillas personalizadas: en aquellos casos que el paciente no quiere pasar por la intervención quirúrgica, unas plantillas personalizadas bien hechas pueden mejorar en gran medida el dolor del juanete. Podemos encontrar plantillas casi en cualquier sitio, pero es importante entender que una plantilla mal diseñada o fabricada de manera genérica podría empeorar el problema o provocar una patología distinta. Lo mejor, por tanto, acudir a una clínica especializada para que puedan realizar unas plantillas personalizadas a partir de un estudio biomecánico.

Factores de riesgo y posibles complicaciones

Estos son algunos de los factores de riesgo que podrían aumentar el riesgo de las mujeres a tener juanetes:

- Tacones altos. El uso de tacones altos empuja a los dedos de los pies a la parte delantera de los zapatos, a menudo apiñándolos.

- Zapatos que no le quedan bien. Las personas que usan calzado demasiado apretado, demasiado estrecho o demasiado puntiagudo son más propensas a desarrollar juanetes.

- Artritis reumatoide. Tener esta afección inflamatoria puede aumentar la probabilidad de desarrollar juanetes.

- Herencia. La tendencia a desarrollar juanetes puede ser el resultado de un problema hereditario de la estructura o anatomía del pie.

Y las posibles complicaciones de los juanetes incluyen:

- Bursitis. Esta afección dolorosa ocurre cuando las pequeñas almohadillas llenas de líquido que amortiguan los huesos cerca de las articulaciones se inflaman.

- Dedo en martillo. Una curvatura anormal que ocurre en la mitad de la articulación de un dedo del pie, por lo general el dedo junto al dedo gordo, puede causar dolor y presión.

- Metatarsalgia. Esta afección causa dolor e hinchazón en la bola del pie.

Fuente:

Greisberg JK, Vosseller JT. Hallux valgus. In: Greisberg JK, Vosseller JT, eds. Core Knowledge in Orthopaedics: Foot and Ankle. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:56-63.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar