×
  • Buscar

Ovulación durante la premenopausia

Ovulación durante la premenopausia

La premenopausia es la etapa previa a la llegada de la menopausia en la que comienzan a aparecer algunos síntomas de envejecimiento ovárico. Durante esta etapa, por lo tanto, es normal que los ciclos comiencen a ser irregulares o haya otros cambios en a ovulación y la menstruación.

Índice

¿Qué es la premenopausia?

El climaterio es la etapa en la vida de la mujer que comienza con el envejecimiento ovárico y termina al llegar la senectud. Esta etapa dura unos 25 años (de los 40 a los 65, aproximadamente) y se divide en 4 etapas:

- Premenopausia: los años previos a la menopausia (entre 3-5 años) en los que ya hay síntomas de envejecimiento ovárico.

- Perimenopausia: el año o dos años anteriores a la menopausia en los que se produce una exacerbación de los síntomas propios del climaterio.

- Menopausia: momento en que se acaba la vida fértil de la mujer tras 12 meses seguidos sin la regla.

- Postmenopausia: los años posteriores a la menopausia (entre 5 y 10 años) hasta que comienza la senectud.

Por lo tanto, la premenopausia es la primera etapa del climaterio y en ella se pueden observar los primeros cambios, aunque generalmente muy leves e incluso pueden pasar desapercibidos. Esta etapa suele durar entre 3 y 5 años y comenzar entre los 40 y los 45 años.

La ovulación en la premenopausia

El principal cambio de la menopausia es el fin de las ovulaciones y de los ciclos menstruales cuando el descenso de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, causan que los ovarios dejen de funcionar y, por lo tanto, de ovular.

Sin embargo, hasta que llega la menopausia la mujer sigue ovulando, tanto en la premenopausia como en la perimenopausia, solo que puede empezar a experimentar ciertos cambios causados por el inicio del descenso de las hormonas femeninas. Esto puede hacer que las ovulaciones y los ciclos menstruales experimenten una serie de cambios en estos años:

1- Ciclos más cortos o más largos de lo habitual. Si hasta ahora tus ciclos eran siempre de 28 días, es posible que notes cómo, de pronto, tus ciclos empiezan a ser de 25 o de 32 días. Es decir, se vuelven más cortos o más largos de lo habitual. Incluso es posible que tus ciclos sean muy cortos, de menos de 21 días, o muy largos, de más de 45 días. Es el primer aviso de que algo está cambiando.

2- Reglas muy largas. Otro cambio habitual de los ciclos en la premenopausia es que la regla se alarga y, si solía durarte 5 días, comienza a durar 10 o incluso 15 días, lo que se vuelve muy molesto. No obstante, no todas las reglas tienen que ser igual de largas a partir de ahora, es posible que a veces sea más larga, y otras continúa con la duración habitual. Recuerda que una regla muy larga, sobre todo si sangras mucho, puede causar pérdida de hierro o anemia, por lo que, en este caso, es importante que estés pendiente de síntomas como cansancio excesivo y que acudas a tu médico a hacerte análisis por si necesitas suplementos de hierro.

3- Sangrado más abundante. Es habitual también que el flujo o sangrado menstrual se vuelva más abundante y tengas que cambiarte de compresa o tampón mucho más a menudo. Aunque sea habitual, si ves que sangras mucho o si te encuentras mal, acude al médico. Por otra parte, el sangrado puede volverse de un color distinto, más rojo o marrón.

4- Sangrado entre reglas. Los manchados intermenstruales, es decir, el sangrado entre reglas, también es habitual en la premenopausia, por lo que no debes asustarte, aunque siempre es aconsejable ir al médico por si pudiera ser síntomas de otro problema como quistes, tumores, etc.

5- Dolor de ovarios aunque no baje la regla. La irregularidad de los ciclos hace que, algunos meses, no llegues a ovular y, por lo tanto, no se produzca el sangrado menstrual, pero eso no significa que no experimentes dolor abdominal. También es posible que notes otros síntomas propios de la regla como hinchazón, aunque no te baje. Esto es algo totalmente normal en esta etapa que puede ir acompañado de un leve flujo marrón.

Estos cambios en la ovulación y los ciclos pueden durar entre 3 y 5 años, lo que significa que la regla te seguirá bajando hasta que, pasados 12 meses consecutivos sin ella, entres ya en la menopausia. Eso significa que, si no quieres tener un embarazo tardío no deseado debes seguir usando métodos anticonceptivos ya que, aunque se ovule menos o los óvulos sean de baja calidad, el embarazo es posible.

¿Qué hacer ante estos cambios?

Lo primero es que no te preocupes ya que, como hemos dicho, estos cambios son habituales en la premenopausia. No obstante, ante cualquier duda o molestia, es conveniente que acudas al ginecólogo para confirmar que se debe a las alteraciones propias de la época y no a otro problema, para lo cual te hará determinadas pruebas como un análisis de la hormona folículoestimulante. 

No te agobies ni te preocupes, pero es buena idea que apuntes todos estos cambios y cuándo te viene la regla en un calendario para poder saber cuándo entras por fin en la menopausia.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar