• Buscar
×

Los problemas bucodentales aumentan durante la menopausia

Los problemas bucodentales aumentan durante la menopausia

La mayoría de mujeres conoce perfectamente los cambios y problemas asociados a la menopausia, como los sofocos, los sudores nocturnos, los problemas para dormir o el aumento de peso, pero muy pocas saben que estos cambios hormonales también afectan, y mucho, a la salud dental.

Índice

Síntomas de la menopausia

La menopausia marca el fin de la vida fértil de una mujer. En torno a los 50 años, los ovarios de dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona y de ovular, lo que provoca muchos cambios físicos y emocionales en la mujer ligados a estas alteraciones hormonales. Los más habituales son:

- Final del ciclo menstrual

- Sofocos

- Calores y/o sudoración nocturna

- Problemas para dormir

- Sequedad vaginal

- Cambios de humor

- Dificultad para concentrarse

- Disminución de la líbido

Problemas tras la menopausia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2030 habrá más de un billón de mujeres con más de 50 años, es decir, menopáusicas o post menopaúsicas. Y es que el aumento de la esperanza de vida traerá consigo un aumento paralelo de la incidencia de enfermedades asociadas a esta etapa. Si tenemos en cuenta que las mujeres españolas tienen una esperanza de vida de 85 años, esto implica que vivirán aproximadamente el 40% de su vida con menopausia.

Pero además de los problemas antes comentados, existen otros que muchas mujeres desconocen. “La menopausia afecta directamente a la salud bucal de la mujer y suelen ser problemas que se pasan por alto durante esta fase” indica Estela Arias, coordinadora de la Comisión Médica de Vitaldent.

En este sentido, Arias explica que “el descenso de la producción de hormonas durante la menopausia conlleva una serie de modificaciones en las encías, la mucosa bucal y el hueso que sostiene los dientes”. Al tiempo que advierte de que “estos cambios pueden hacer perder color a los dientes, alterar su forma e incluso provocar la pérdida de piezas. Además, es más frecuente la aparición de otros síntomas orales como la sensación de ardor o sequedad en la boca”.

Algunos de estos problemas son:

  • El síndrome de ardor bucal. Se caracteriza por un ardor intenso y una sensación de quemazón que afecta principalmente a la lengua y, en ocasiones, a los labios y las encías. Además del ardor, esta afección puede dificultar la ingesta de comida, provocar sequedad bucal o dolor dental.

¿Cómo tratarlo? El tratamiento suele ser multidisciplinar y se emplean ciertos fármacos, lubricantes tópicos, láser con diodo de energía de bajo nivel para tratar el dolor, terapia cognitivo-conductual, acupuntura, etc.

  • Sequedad bucal (xerostomía). Las glándulas salivales producen una secreción más pobre que puede desencadenar en el síndrome de la boca seca (xerostomía). A su vez, esto puede derivar en problemas para masticar, tragar, saborear alimentos, hablar y mal aliento.

¿Cómo tratarlo? Existen una serie de fármacos y agentes tópicos que pueden humectar la mucosa bucal para tratar la sequedad.

  • Gingivitis descamativa. Debido a la falta de producción de hormonas sexuales en esta etapa, muchas mujeres pueden presentar gingivitis descamativa. Se caracteriza por ocasionar separación de las capas externas de las encías dejando al descubierto las terminaciones nerviosas. Es una enfermedad muy dolorosa y molesta. Si no se trata correctamente, la gingivitis puede derivar en periodontitis, más grave.

¿Cómo tratarlo? Hay que seguir una higiene bucal escrupulosa y usar productos específicos que curen las encías.

  • Caries radiculares. Debido a la gingivitis descamativa, la zona de la raíz del diente queda al descubierto, aumentando el riesgo de la aparición de caries en esta zona.

¿Cómo tratarlo? Las caries hay que curarlas cuanto antes para evitar que se extiendan y afecten al nervio haciendo un empaste.

  • Enfermedades periodontales y pérdida de piezas dentales. Estas enfermedades están relacionadas con la osteoporosis, un problema habitual en la menopausia. Y es que tres de cada diez mujeres sufren desgaste óseo o enfermedad periodontal como consecuencia de la menopausia, lo que puede afectar también a los huesos maxilares, provocando así que la enfermedad periodontal se acentúe.

¿Cómo tratarlo? Se debe acudir al profesional de odontología con frecuencia para tratar cualquier problema antes de que derive en algo más grave, así como lavarse los dientes después de cada comida, usar una pasta adecuada, cambiar el cepillo cada 2 meses y usar hilo dental para no dejarse nada.

Fuente:

Estela Arias, coordinadora de la Comisión Médica de Vitaldent.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar