• Buscar
×

La obesidad en España

La obesidad en España

Obesidad significa tener un exceso de grasa en el cuerpo, que puede ser a su vez el resultado de la masa muscular, los huesos, la grasa o el agua en el cuerpo. Una enfermedad crónica y compleja que aumenta el riesgo de enfermedades y los problemas de salud. ¿Y en nuestro país? ¿Debemos preocuparnos cada vez más por esta enfermedad? Los expertos aseguran que sí porque crece a pasos agigantados…

Índice

Prevalencia de la obesidad en España

En la población adulta española (25-60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5%, mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto es, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable, aunque la obesidad es más frecuente en mujeres que en hombres. Pero los datos con el paso del tiempo van cambiando. De hecho, el pasado 2019 se publicaba ya en varios medios que “el ritmo de crecimiento de la obesidad en España se acerca ya al de Estados Unidos (EE UU)”. Algo que además debería preocuparnos mucho a los españoles.

Fue el director científico Carlos Diéguez, quien advertía ya de un pronóstico terrible sobre la obesidad en España alertando a su vez de que el ritmo de crecimiento de la obesidad, responsable de más de 100.000 muertes al año era ya muy, pero que muy parecido al de Estados Unidos, el país más obeso del mundo y con un índice de masa corporal más elevado. Actualmente, además, el 25% de la población en España es obesa o tiene problemas de sobrepeso. El propio científico ya aseguraba que les asustaban mucho (cada vez más) estos datos tan elevados, sobre todo por la velocidad de los números en estos últimos años, por encima de otros países de Europa. 

No obstante, lo que sí hay que tener claro es que la obesidad como epidemia y también como enfermedad de enfermedades es realmente una realidad a la que nos enfrentamos desde hace mucho tiempo, que no parece ni de lejos querer detenerse y que, además, si continua avanzando peligrosamente llegará hasta amenazar nuestro sistema universal de salud con un importante aumento también del gasto sanitario.

La obesidad, por tanto, constituye un serio problema de salud pública y está asociada a un mayor riesgo de sufrir comorbilidades. Algo que implica, por tanto, costes directos e indirectos sustanciales que va a suponer también una gran presión para el sistema sanitario en su conjunto. Y a tenor de toda esta situación, aseguran que urge que las autoridades se pongan cuanto antes manos a la obra para frenar y revertir dicha epidemia, pero eso sí, con actuaciones y medidas concretas porque no se trata de una enfermedad cualquiera sino de una enfermedad que se encuentra en el origen de otras muchas patologías que atentan contra la salud como los problemas cardiovasculares, de hipertensión arterial, respiratorios, músculo-esqueléticos, de infertilidad, etc.

La obesidad: la otra pandemia de la que no debemos dejar de hablar

Lo cierto es que desde que empezó el 2020, al menos en España, no dejamos de hablar de una pandemia algo complicada, al menos por el momento, pero que no debe dejar de lado a otra pandemia que lleva mucho más tiempo con nosotros y a la que, además, no debemos perder de vista ni mucho menos. De hecho, según algunas investigaciones recientes, si seguimos así hasta 2030 al menos aparecerán unos 3,1 millones de casos nuevos y se alcanzarán sobrecostes de unos 3.000 millones de euros. Todos los consejos de profesionales de la salud en general lo dejan claro: más hábitos saludables, mayor actividad física, programas nutricionales… Lo tenemos todo al menos en lo que a teoría se refiere, pero ¿por qué vamos a peor? Según los últimos datos recogidos la obesidad continúa aumentando en hombres y en mujeres y, además, en los últimos 30 años la prevalencia de la obesidad se ha multiplicado por 2,4.

Riesgos y consecuencias de la obesidad en España

Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la hipertensión, la apnea del sueño, la artrosis degenerativa, algunos tipos de cáncer, la dislipemia o la infertilidad son algunos de los riesgos y consecuencias asociadas a la obesidad.

En el caso de, por ejemplo, las enfermedades ligadas al sobrepeso y la obesidad se llevarán 92 millones de vidas en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en las próximas tres décadas reduciendo la esperanza de vida casi tres años de media de aquí a 2050 y, además, las enfermedades en general restan además crecimiento al producto interior bruto (PIB). Y no, no solamente drenan crecimiento sino que también implican un gasto muy pero que muy elevado. Según los datos de la OCDE “los problemas ligados al sobrepeso absorberán en 2050 el 8,4% del gasto sanitario en la OCDE y el 9,7% de nuestro país”.

Soluciones para reducir la obesidad

La OCDE en este caso, por ejemplo, aboga por más y mejor información nutricional en los alimentos y menús; mejorar la comunicación y reducir la publicad de algunos productos. De hecho, aseguran que solo con mejor información sobre la nutrición se podría salvar la vida de entre 51.000 y 115.000 personas de aquí a 2050 en toda la OCDE.

En nuestro país, por ejemplo, ya se van poco a poco dando pasos en algunos aspectos como el etiquetado y el semáforo de alimentos y algunas restricciones publicitarias o impuestos a las bebidas azucaradas, unas medidas que podrían ahorrar además aproximadamente unos 169 millones de euros al año en gastos sanitarios con una reducción calórica del 20% en los alimentos con alto contenido en azúcar, sal, calorías y grasas saturadas, etc.

Fuente:

AECOSAN: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/observatorio/Resumen_resultados_informe_OCD-NAOS.pdf

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social: https://www.mscbs.gob.es/campannas/campanas06/obesidadInfant3.htm

SEEDO

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar