• Buscar
×

¿La exposición a la radiación solar ultravioleta disminuye el riesgo de cáncer de mama?

¿La exposición a la radiación solar ultravioleta disminuye el riesgo de cáncer de mama?

Según un reciente metaanálisis, la exposición a la radiación ultravioleta solar se correlaciona negativamente con el riesgo de cáncer de mama, y la asociación es lineal en mujeres mayores de 40 años.

Índice

¿La exposición a la radiación ultravioleta puede reducir el riesgo de cáncer de mama?

El cáncer de mama es una de las neoplasias malignas más comunes en las mujeres y representó aproximadamente el 30% de los tumores en las mujeres en los Estados Unidos en 2019. Los estudios han demostrado que la edad, los antecedentes familiares, la edad de la primera menstruación y la menopausia, el uso de progesterona y productos relacionados, las mutaciones genéticas, el tabaquismo y otros factores del estilo de vida afectan el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

La exposición a la radiación ultravioleta se asocia con el desarrollo de una serie de enfermedades, como la queratosis actínica y el cáncer de piel. Del 50 al 70% de los carcinomas de células escamosas y del 50 al 90% de los carcinomas de células basales en caucásicos son asociado con la radiación ultravioleta, pero ciertas longitudes de onda de la luz solar (290-310 nm) pueden reducir el riesgo de cáncer de mama y algunos otros tumores. En un estudio de cohorte sobre la relación entre la radiación ultravioleta solar y el cáncer de mama, la exposición no se asoció con el riesgo general de cáncer de mama invasivo o con el estado del receptor de estrógeno. Otros estudios ecológicos y de cohortes incluso han sugerido que la exposición a la luz solar en realidad puede reducir el riesgo de cáncer de mama.

Un metaanálisis anterior mostró que la exposición a la radiación ultravioleta puede reducir el riesgo de cáncer de mama, pero no evaluó la relación dosis-respuesta y no describió explícitamente la relación entre el uso de protector solar, la cobertura de las extremidades y el riesgo de cáncer de mama. Además, se desconoce el papel de la edad en la modificación de dicha asociación. Por tanto, esta investigación intenta cubrir ese hueco y evaluar cuantitativamente la asociación entre la exposición a la radiación solar ultravioleta y el riesgo de cáncer de mama.

El metanálisis de dosis-respuesta ofrece ventajas únicas sobre el metanálisis tradicional, ya que puede evaluar una relación de forma cuantitativa y gráfica. El propósito de este estudio fue analizar cuantitativamente la relación entre la exposición a la radiación solar ultravioleta y el riesgo de cáncer de mama. Mediante datos de estudios de casos y controles, evaluaron la calidad de los estudios y realizaron un metanálisis de dosis-respuesta estratificado por edad. A continuación, analizaron los factores de riesgo de cáncer de mama que están relacionados con la exposición, como el uso de protector solar y la cobertura de las extremidades. Finalmente, investigaron si el estado del receptor de estrógeno o del receptor de progesterona afectaba la relación.

Conclusiones del estudio

Después de estudiar muchas investigaciones sobre la incidencia de cáncer de mama por tipo, encontraron que la exposición a la luz solar se correlacionó negativamente con el cáncer de mama con receptor de estrógeno positivo y receptor de progesterona positivo y con el cáncer de mama con receptor de estrógeno positivo y receptor de progesterona negativo. No se encontró correlación para el cáncer de mama con receptor de estrógeno negativo y con receptor de progesterona negativo.

Además, se observó una relación no lineal entre la dosis de exposición y la incidencia de cáncer de mama. En mujeres de 20 a 30 años, el riesgo de cáncer de mama disminuyó a medida que aumentaba la dosis de radiación. Los artículos incluidos en el estudio no proporcionaron datos para mujeres de 31 a 40 años. Se observó una relación lineal insignificante en mujeres mayores de 40 años (la dosis de exposición y el riesgo de cáncer de mama tuvieron un relación dosis-respuesta lineal). Por cada aumento de 1.000 mW / m2 horas en la dosis de luz solar, el riesgo de cáncer de mama se redujo en un 10%.

Por lo tanto, en general, la exposición se correlacionó negativamente con el riesgo de cáncer de mama, en consonancia con la conclusión del metanálisis anterior. Al estratificar por edad, encontraron una relación dosis-respuesta negativa y lineal en mujeres mayores de 40 años, que contrasta con las conclusiones de metaanálisis previos. También analizaron otros factores relacionados con la exposición a la luz solar y no encontraron una correlación significativa entre el uso de protector solar y el riesgo de cáncer de mama. La falta de bronceado y la cobertura de las extremidades se correlacionaron positivamente con el riesgo de cáncer de mama.

La vitamina D y el cáncer

Se ha demostrado que la vitamina D protege contra el cáncer de hígado. La vitamina D inhibe la liberación del factor de necrosis tumoral α inducida por el adenocarcinoma ductal pancreático y reactiva la vía de señalización del factor nuclear kappa B para obtener un efecto antitumoral.

En la presente evaluación, encontraron una asociación negativa general entre la exposición a la radiación ultravioleta solar y el riesgo de cáncer de mama, tal vez porque la luz solar (a 280-315 nm) cataliza la síntesis de vitamina D, que puede reducir el riesgo de cáncer de mama. La vitamina D puede inhibir la proliferación de células de cáncer de mama al inducir apoptosis (muerte celular programada o provocada por el mismo organismo, con el fin de controlar su desarrollo y crecimiento). También se ha demostrado que la vitamina D inhibe la transcripción y expresión de los canales KCa1.1 en mda-mb -453 células de cáncer de mama, inhibiendo su proliferación. Además, la radiación ultravioleta puede aumentar el contenido de 25-hidroxi vitamina D en el epitelio lobulillar de los conductos terminales de la mama, lo que reduce el riesgo de cáncer. Port último, la vitamina D puede mejorar el efecto de ciertos medicamentos contra el cáncer. Por ejemplo, el astemizol y la vitamina D pueden sinergizarse para disminuir la expresión de ki-67 (un marcador de proliferación celular) y kv10.1, inhibiendo la proliferación de células de cáncer de mama.


Otras conclusiones del estudio

Además, el metaanálisis encontró una asociación entre no broncearse y el riesgo de cáncer de mama, lo que sugiere una conexión con la formación de melanina, quizás a través de la eliminación de radicales libres por la melanina. Se ha correlacionado una menor pigmentación de la piel con niveles más altos de estrógeno, y el estrógeno estimula la división de las células epiteliales de la mama, lo que aumenta el riesgo de cáncer de mama.

También descubrieron una correlación entre la cobertura de las extremidades y el riesgo de cáncer de mama, quizás mediante la reducción del área expuesta a la luz solar, inhibiendo así la síntesis de vitamina D y melanina.

Por último, la obesidad y el origen étnico también pueden afectar el riesgo de cáncer de mama. La obesidad puede afectar los niveles de estradiol libre circulante, contribuyendo al desarrollo del cáncer de mama. El estrógeno se ha relacionado con el daño del ADN y la angiogénesis, lo que promueve la tumorigénesis y la metástasis tumoral. Los niveles elevados de especies reactivas de oxígeno en individuos obesos se han relacionado con daño del ADN y la incidencia de cáncer de mama.

Mientras que la predisposición genética al cáncer también puede estar involucrada, y las diferencias étnicas en los niveles de proteínas secretadas ácidas y ricas en cisteína pueden disminuir el tiempo de supervivencia en pacientes con cáncer de mama y aumentar la tasa de recurrencia. Los factores del estilo de vida como la dieta, las enfermedades crónicas y el tabaquismo también pueden afectar el desarrollo del cáncer de mama. Las exposiciones ocupacionales, como los gases de escape de diesel, pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Todos estos resultados aumentan nuestro conocimiento sobre los factores que inciden en el desarrollo del cáncer, lo que nos puede ayudar a cuidarnos más y mejor evitando aquellos factores (poca vitamina D, obesidad…) que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer como el de mama.

Fuente:

Exposure to solar ultraviolet radiation and breast cancer risk. A dose-response meta-analysis. Li, Yilun; Ma, Li. Medicine: November 06, 2020 - Volume 99 - Issue 45 - p e23105. doi: 10.1097/MD.0000000000023105

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar