• Buscar
×

¿Qué es una histerectomía?

¿Qué es una histerectomía?

La histerectomía es la operación para extirpar el útero o matriz. Dicho órgano es el responsable de que el feto se alimente durante la gestación. Por esta razón, si se extirpa la mujer no podrá quedarse embarazada. Esta cirugía puede incluir también la extracción de las trompas de Falopio y uno de los ovarios o ambos.

Índice

Tipos de histerectomía

Debido a los órganos que se suprimen, existen tres tipos de histerectomía en medicina:

  • Histerectomía parcial se produce cuando se extrae solamente el cuerpo del útero.
  • Histerectomía total, cuando se extirpa el órgano entero (útero y cuello del útero).
  • Histerectomía radical, incluye la eliminación del útero, cuello del útero, pequeña parte de la zona superior de la vagina y del tejido conjuntivo de la pelvis. No es común realizar este tipo de cirugía.

Causas de una histerectomía

Entre las principales causas para realizar este tipo de operación, encontramos:

  • El principal motivo es el útero miomatoso, que ocurre cuando se originan miomas benignos en la pared del útero que inducen a reglas irregulares, abundantes y dolorosas
  • Enfermedad inflamatoria pélvica. Este problema está causado por una infección del útero (matriz), las trompas de Falopio o los ovarios y provoca dolor, fiebre, sangrados vaginales... Está provocada por una bacteria y no siempre reuqiere intervención: de hecho, la mayoría de las veces con antibióticos se cura.
  • La endometriosis, que aparece cuando las células del recubrimiento del útero (el endometrio) se desarrollan en otras partes del cuerpo, generalmente en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos... Causando la aparición de tumores (generalmente benignos), dolor, sangrado, etc. Se recurre a la cirugía solo en los casos más graves.
  • Prolapso uterino, es decir, el útero sale de su posición hacia el canal vaginal y la vulva. Si no puede restituirse, es necesario extirparlo.
  • Cáncer relacionado con los órganos reproductores femeninos. Para asegurarse de que no se extienda, en la mayoría de casos se realiza una histerectomía total, aunque depende del tipo de tumor, de su tamaño, de dónde esté localizado, etc.
  • Complicación tras el parto. Si la mujer sufre una hemorragia que no se para, suele ser necesario extirparle el útero.
  • Sangrado vaginal anormal. si las menstruaciones son intensas y prolongadas, causando otros problemas como anemia, puede realizarse una histerectomía, especialmente si la mujer ya no quiere tener más hijos.
  • Fibromas: los fibromas son tumores benignos que causan sangrado continuo, anemia, dolor pélvico, presión en la vejiga… Si son muy grandes, o no paran de crecer y reproducirse, puede ser necesario recurrir a una histerectomía para acabar con el problema. 

Procedimientos de la operación de histerectomía

Hay que saber que la histerectomía es una cirugía seria y, por lo tanto, requiere de anestesia general. Igualmente, existen tres tipos de formas para poder realizar esta operación teniendo en cuenta el tamaño del útero y las predilecciones del ginecólogo.

  • La histerectomía abdominal se realiza a través de un corte en el abdomen
  • Histerectomía vaginal, que se produce a través de la vagina
  • Histerectomía por laparoscopia, que se efectúa por una endoscopia del abdomen

Riesgos de una histerectomía

Como todas las operaciones, la histerectomía tiene también sus riesgos y efectos secundarios:

  • El riesgo más común está asociado a las consecuencias psicológicas que puede tener debido a que la extirpación del útero para muchas mujeres supone una pérdida de parte de su feminidad, así como la posibilidad de tener hijos.
  • Aunque esta operación no suele presentar complicaciones, lo cierto es que puede tener algún riesgo como pequeños sangrados y dolores, e incluso se puede originar alguna infección.
  • Lesiones en los tejidos de alrededor, como la vejiga o los intestinos.
  • Estrechamiento de la vagina y el uréter.
  • Se produce un desequilibrio hormonal si se extraen los ovarios, causando una menopausia precoz que puede afectar profundamente a la mujer.
  • Como en todas las cirugías, la anestesia tiene también sus efectos. Lo más común es que te sientas cansada, débil y mal del estómago. Este efecto dura de tres a cinco días.
  • Puede provocar sequedad vaginal.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

La histerectomía es, por tanto, un procedimiento muy grave que se efectúa solo cuando no hay más remedio, ya que los médicos siempre intentan salvar el útero o la amyor parte de él y de sus órganos siempre que es posible.

Precauciones y cuidados tras la histerectomía

Una vez acabada la intervención, la mujer debe pasar unas cuantas horas en la sala de recuperación para observar si aparece alguna complicación. Si todo va bien, pasará a planta, donde se recomienda que se levante y camine cuanto antes para evitar el desarrollo de coágulos sanguíneos. 

Normalmente es necesario pasar al menos una noche en el hospital, que pueden ser hasta tres en los casos de incisión abdominal. Una vez te den el alta, debes tomar una serie de precauciones para evitar los riesgos antes indicados:

- No conduzcas en los primeros días.

- No realices esfuerzos al menos dos semanas.

- Es normal tener sangrado en las primeras semanas, que debe ser más abundante y rojo al principio, volviéndose más leve y marrón poco a poco. Si no es así, consulta a tu médico. 

- Usa compresas higiénicas para el sangrado, nunca tampones.

- Para curar la cicatriz mantén siempre la zona limpia y seca, cambia el apósito a diario y evita que esté húmedo. Puedes aplicar un antiséptico. Tras el baño, sécala bien dando ligeros golpecitos con la toalla de algodón o con un secador (usándolo a baja temperatura y a cierta distancia de la herida).

Generalmente, la recuperación total no llega hasta seis semanas después. 

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar