• Buscar
×

Mitos sobre la píldora del día después

Mitos sobre la píldora del día después

Actualmente, hay 988.200 mujeres que corren el riesgo de embarazo no deseado en España. Es decir, mujeres que pueden tener hijos pero no desean tenerlos en este momento y mantienen relaciones sexuales sin ningún tipo de método anticonceptivo. Como resultado, ante cualquier imprevisto deciden tomar la píldora del día después. Pero, ¿funciona cómo ellas piensan?

Índice

¿Cuándo usar la píldora del día después?

Como hemos visto, los tiempos han cambiado y por motivos económicos y laborales, las mujeres que se encuentran en edad fértil desean tener de media dos hijos y tenerlos cuando cuenten con una estabilidad económica, laboral y sentimental. Por esta razón, en este periodo de tiempo se utilizan métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado, aunque es normal que alguna vez se pueda producir un fallo y haya que recurrir a la píldora del día después:

  • Relaciones sexuales sin protección
  • Olvido en la toma de la píldora habitual
  • Rotura o uso inadecuado del preservativo
  • No colocar ni retirar el anillo vaginal en la fecha correspondiente

A día de hoy, en España, las píldoras se pueden adquirir en las farmacias sin receta médica de ginecología. Además, el farmacéutico te puede asesorar para que elijas la pastilla más adecuada según tu caso para prevenir el embarazo no deseado. Este hecho nació de la necesidad de optimizar el acceso a la anticoncepción de urgencia y que las mujeres que la necesitaran en ese momento la pudieran tomar lo antes posible y de forma confidencial.

La Sociedad Española de Contracepción ha señalado que, según sus recientes estudios, el uso de la píldora del día después es responsable en la mayoría de mujeres españolas. No obstante, no hay que olvidar que sólo se debe utilizar cuando el método anticonceptivo habitual falle y no como método regular. Además, tampoco previene las enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo funciona la píldora del día después?

La píldora del día después o píldora anticonceptivo de emergencia, elaborada a partir de un medicamento llamado Levonorgestrel o de Acetato de Uripristal, funciona atrasando o inhibiendo la ovulación, lo que impide por tanto la fecundación ya que, al no haber óvulo, el espermatozoide no puede entrar en él y muere en unos 5 a 7 días.

Además, la pastilla del día después dificulta la entrada del espermatozoide al útero aumentando el flujo vaginal. No obstante, no es abortiva, lo que significa que, si ya se ha producido la fecundación, ya no podrá resultar efectiva.

Por eso, la eficacia de esta píldora es mayor cuanto más pronto se tome el comprimido. Así, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la eficacia oscila entre el 52 y el 94% según se tome antes o después de las relaciones sexuales. Las pastillas que contienen Levonorgestrel se pueden utilizar hasta 3 días después, mientras que las que contienen Acetato de Uripristal pueden ser utilizadas hasta 5 días después de las relaciones sexuales, aunque, como decíamos, su eficacia es mayor en las 24 horas siguientes.

Falsos mitos sobre la píldora del día después

Para empezar, todo el mundo piensa que la píldora del día después es abortiva, pero lo cierto es que no. La pastilla actúa retrasando el momento en el que el ovario libera un óvulo para evitar su encuentro con un espermatozoide. Normalmente, los espermatozoides viven en el aparato genital femenino entre tres y cinco días tras la relación sexual. Justo en esos días la mujer se puede quedar embarazada si se produce la ovulación. Por este motivo, es mejor tomarse la pastilla cuanto antes. Si el embarazo se ha producido, el embrión no va a sufrir en ningún momento.

Otro mito es que la píldora del día después tiene efectos secundarios graves. Ocurre todo lo contrario, son seguras para la salud y sus efectos son leves. Entre ellos se incluyen náuseas, dolor abdominal y cefalea, sensibilidad en los pechos, diarrea o menstruación un poco más dolorosa de lo normal. Todos estos cambios son normales, especialmente que la regla se adelante o se retrase.

Asimismo, es falso que te proteja del embarazo durante todo el mes. Sólo es efectiva para la relación sexual que ha necesitado de su uso, y para seguir protegiéndote es necesario seguir utilizando los métodos anticonceptivos habituales.

Tampoco es cierto que dificulte posteriores embarazos o que aumente el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer o coágulos, pero sí aumentan las posibilidades de sufrir los efectos secundarios antes descritos, lo cual no es nada agradable. Por eso, se aconseja no tomarla más de 3 veces al año. Para evitar tener que recurrir a ella debes usar métodos anticonceptivos habituales siempre que vayas a tener relaciones sexuales y no quieras quedarte embarazada.

Por último, recuerda siempre que la menstruación y la ovulación no siempre son regulares en las mujeres puesto que cualquier situación de estrés emocional o físico puede alterar la fecha de la ovulación y la duración del ciclo menstrual. Por ello, siempre es necesario que prestes atención a los métodos de anticoncepción y uses el más aconsejado para ti (preservativo, píldora, dispositivo intrauterino...).

Fuente:

Sociedad Española de Contracepción

Organización Mundial de la Salud

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar