• Buscar
×

Cómo evitar el mal aliento

Cómo evitar el mal aliento

La halitosis o mal aliento es un trastorno muy habitual que sufre casi la mitad de la población en algún momento de su vida. Se refiere al olor desagradable en el aire exhalado por la boca o la nariz que puede estar provocado por diversas causas, pero la más común es por la falta de higiene de la cavidad bucal. Puedes prevenirlo adaptando en tu vida diaria nuevos hábitos para mejorar tu higiene oral.

Índice

¿Por qué surge la halitosis?

En el transcurso del día siempre tenemos la necesidad de comunicarnos al ser seres sociales, pero si padecemos de halitosis nos limita esta posibilidad e incluso nos puede producir cierta incomodidad tanto en el ámbito personal como laboral. Normalmente suele originarse por la mañana, cuando nuestra boca ha ido acumulando bacterias, pero con un buen cepillado de dientes y lengua se encuentra la solución. En cambio, hay situaciones en las que el origen del problema es más serio.

El mal aliento puede desarrollarse por una higiene oral deficiente. Es decir, a consecuencia de la acumulación de sarro y de las bacterias, se producen sustancias que emiten un olor desagradable. También puede ser debido a piercings en la lengua, caries muy extensas o la escasez de saliva. Esta última provoca este trastorno debido a que la saliva contiene propiedades antisépticas y cumple la función de mantener limpia y lubricada la cavidad oral, así que su escasez afecta a la higiene de la misma.

La dieta pobre en hidratos de carbono (cereales, pasta, arroz, legumbres) es otro factor determinante. Su carencia provoca que el organismo tenga que utilizar las grasas para lograr la energía que precisa. El metabolizar las grasas da lugar a la cetosis, incrementos de cetonas en la sangre y la orina. El mal aliento es consecuencia de la eliminación de pequeñas cantidades de cetona.

También podemos tener mal aliento después de comer ciertos alimentos fuertes como el ajo o la cebolla. 

Por otro lado, puede ser síntoma de padecer alguna patología de medicina, como una insuficiencia renal crónica, una diabetes mal controlada, sinusitis, modificación en el funcionamiento del hígado, infecciones de pulmón o problemas digestivos.

¿Cómo evitar el mal aliento?

Para evitar el mal aliento, sigue las siguientes indicaciones de higiene bucodental antes de utilizar cualquier método:

1. Cepíllate los dientes después de cada comida durante dos minutos alcanzando todas las áreas de tu boca. Céntrate especialmente en los lugares en los que tus dientes se encuentren en contacto con las encías.

2. Utiliza hilo dental al menos una vez al día. El hilo dental sirve para eliminar los restos de comida para evitar que las bacterias se alimenten de ellos, lo cual provoca mal aliento.

3. Utiliza un enjuague dental porque aparte de darte un aliento fresco, también elimina las bacterias que habitan en tu boca.

4. Debes saber que sobre tu lengua también se acumulan gran cantidad de bacterias. Prueba a comprar un raspador de lengua o límpiate bien con el cepillo.

5. Reduce el consumo de alimentos que potencian el mal aliento como las cebollas, los ajos o los productos lácteos hasta que se acabe tu problema.

6. Bebe agua con frecuencia. Beber agua ayuda a mantener el olor bajo control porque ayuda a arrastrar los restos de comida y las bacterias, que son la principal causa del mal aliento. Si sufres xerostomía o sequedad bucal, puedes usar un sustituto de saliva.

7. Masca chicle sin azúcar. La menta o el eucalipto dan los sabores más frescos. También valen los caramelos.

8. Usar un spray para el mal aliento. Puedes llevarlo contigo y echarte cada vez que notes que te huele mal la boca.

9. No fumar ni beber alcohol. Tanto el tabaco como el alcohol hacen que la boca huela mal.

10. Vista al dentista o profesional de odontología con regularidad para atajar cuanto antes cualquier problema que pueda surgir como una caries.

11. Mastica una zanahoria o una manzana. Estos aperitivos aumentan el flujo de saliva entre las comidas y ayudan a arrastrar las bacterias de los dientes, la lengua y las encías, además de evitar el mal aliento por hambre.

Remedios naturales para el mal aliento

Y si nada de esto funciona y aún no ha desaparecido este trastorno prueba con estos remedios naturales:

  • Masticar un trozo de limón con cáscara después de cada comida.
  • Tomar una infusión de hierbabuena después de comer. Otras recomendadas son las de menta, eucalipto, tomillo, salvia o romero.
  • Mascar ramas de apio una o dos veces al día. Este alimento refresca la boca y contribuye a que el mal aliento desaparezca.
  • Enjuagarte la boca con agua y vinagre de manzana.

También puedes preguntar a tu médico para averiguar la causa del mal aliento y que te dé el remedio más adecuado.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar