• Buscar
×

¿Por qué salen quistes en la matriz?

¿Por qué salen quistes en la matriz?

Los quistes de la matriz son miomas que crecen en la pared del útero y, generalmente, son benignos, aunque pueden causar ciertos síntomas y molestias que pueden hacer necesario un tratamiento para extirparlos.

Índice

¿Qué son los quistes?

Los quistes o miomas son tumores, es decir, crecimientos anormales de células que forman un bulto o masa. Normalmente son pequeños, pero algunos pueden alcanzar un gran tamaño y llegar a llenar todo el útero.

Estas tumoraciones tienen su origen en las células de músculo liso (miocitos) que hay en el miometrio (pared del útero). Suelen ser benignas y aparecen varios a la vez, aunque también puede crecer uno solo.

Pueden crecer en diferentes partes del útero:

- En la pared muscular del útero (miometriales). Representan el 40% de los casos.

- Bajo la superficie del revestimiento uterino (submucosos). Solo un 5% son de este tipo, pero son los que causan más complicaciones.

- Bajo la cubierta externa del útero (subserosos). En torno al 55 % de los miomas son de este tipo.

- En un tallo o pedúnculo largo en la parte externa del útero o dentro de la cavidad del útero (pedunculados). Son los más raros.

Ocasionalmente, pueden aparecer dentro del cuello uterino.

¿Por qué salen los quistes en la matriz?

La aparición de miomas o quistes en el útero, al igual que en el ovario, es algo muy habitual en las mujeres en edad fértil. De hecho, el 50% de las mujeres ha tenido algún quiste en la matriz antes de los 50 años. Por lo tanto, no es algo que deba preocuparnos de primeras.

Aunque no se sabe la causa exacta del nacimiento de estos quistes, se cree que pueden aparecer por diversos motivos:

- Los cambios hormonales habituales en las mujeres en edad fértil. Según se ha observado en las investigaciones, el crecimiento de los miomas está directamente relacionado con el nivel de progesterona.

- La genética, es decir, tener antecedentes familiares. Se cree que los quistes uterinos tienen un origen clonal, es decir, que procedan todos de un único miocito que sufre una mutación que favorece su proliferación, pero se desconoce si, únicamente por esta alteración, pueden generarse los miomas.

Síntomas de los quistes uterinos

Algunos miomas uterinos pueden pasar desapercibidos al no presentar ninguna sintomatología, pero también pueden causar diversos problemas:

- Sangrado fuera del ciclo menstrual.

- Sangrado menstrual muy abundante y con coágulos.

- Periodos menstruales que duran más de lo normal.

- Ganas de orinar con mayor frecuencia.

- Dolor pélvico.

- Sensación de llenura o presión en la parte baja del abdomen.

- Dolor durante las relaciones sexuales.

- Lumbalgia.

- Calambres.

No obstante, los más pequeños no suelen causar síntomas y se detectan en las revisiones rutinarias de ginecología.

Diagnóstico y tratamiento de los quistes en la matriz

El diagnóstico realmente se realiza mediante un ultrasonido o ecografía del útero. En ocasiones, si el quiste es pequeño o no se detecta bien, se puede recurrir a otras pruebas como una resonancia magnética nuclear, una ecografía con infusión salina (sonohisterografía, que consiste en inyectar una solución salina dentro del útero para que sea más fácil de ver) o una histeroscopia.

Para confirmar si el quiste es benigno se realiza una biopsia endometrial. Es conveniente vigilar los que crecen muy rápido, especialmente en el caso de mujeres postmenopáusicas, ya que a veces pueden malignizarse y dar lugar a un tipo de cáncer denominado leiomiosarcoma, aunque es poco frecuente.

En cuanto al tratamiento, este depende de la edad de la paciente, su salud general, el tipo de quiste y su tamaño, los síntomas que provoque, si está embarazada o todavía desea tener hijos, etc.

Se puede colocar un DIU (dispositivo intrauterino) a la mujer para que las hormonas que secreta ayuden a reducir el sangrado y el dolor.

También pueden administrarse fármacos como los progestágenos, agonistas androgénicos, agonistas o análogos de la hormona liberadora de gonadotropina, antiprogestágenos, moduladores selectivos de los receptores de estrógenos…

También existen los SPRMS (moduladores selectivos del receptor de la progesterona), una forma de tratamiento que se emplea desde hace poco que bloquea los receptores de la progesterona a nivel del mioma, reduciendo el volumen de los miomas y el sangrado.

Si la mujer tiene mucho sangrado, también se le puede aplicar ácido tranexámico para reducir la cantidad del flujo de sangre.

Para el dolor también se pueden recetar analgésicos y antiinflamatorios.

Asimismo, habrá que hacer revisiones cada cierto tiempo para comprobar si los miomas crecen.

Si los quistes son muy grandes, no dejan de crecer, presionan los órganos vecinos o provocan muchos síntomas se puede recurrir a una serie de tratamientos para reducir su tamaño, como el uso del DIU que antes comentábamos, las pastillas anticonceptivas hormonales o inyecciones de hormonoterapia.

La terapia de ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) está especialmente indicada en mujeres diagnosticadas con miomas uterinos asociados a síntomas o, cuando no presentando síntomas, la mujer desea tener hijos y evitar posibles complicaciones en un futuro embarazo. Las ondas de ultrasonidos se dirigen hacia el tejido a tratar mediante el transductor HIFU, provocando en el punto focal un incremento de la temperatura de los tejidos (a 65-100º) que causa necrosis coagulativa en el área hasta destruir las células enfermas del mioma. Dichas ondas viajan a través de los tejidos adyacentes sin dañarlos.

En los casos en los que sea necesario extirparlos, se puede realizar una histeroscopia o una miomectomía.

Para detener el sangrado, se puede realizar una ablación endometrial o una embolización de las arterias uterinas, que también hace que el mioma se reduzca y se muera.

En último término, para mujeres que ya no quieran tener hijos o ya hayan entrado en la menopausia y tengan muchos miomas se puede realizar una histerectomía, que consiste en extirpar todo el útero.

En general, el pronóstico de esta enfermedad en muy bueno e incluso permiten el embarazo si así lo desea la mujer.

Complicaciones de los quistes en la matriz

Las posibles complicaciones de los miomas incluyen:

- Dolor intenso o sangrado muy abundante que requieran cirugía urgente.

- Retorcimiento del mioma: puede causar un bloqueo en los vasos sanguíneos que irrigan el tumor. Si esto sucede, se puede necesitar cirugía.

- Anemia.

- Infecciones urinarias: si el mioma presiona la vejiga, aumenta el riesgo de sufrir este tipo de infecciones.

- Problemas de fertilidad, en casos poco frecuentes.

Fuente:
  • Moravek MB, Bulun SE. Uterine fibroids. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 131.
  • Spies JB. Current role of uterine artery embolization in the management of uterine fibroids. Clin Obstet Gynecol. 2016;59(1):93-102. PMID: 26630074 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26630074/.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar