• Buscar
×

Cómo aliviar el síndrome de piernas inquietas

Cómo aliviar el síndrome de piernas inquietas

Si sientes una necesidad de mover las piernas a la hora de dormir o un dolor, picor u hormigueo que se conserva durante la noche, puede que padezcas el Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI). Pero no te preocupes porque existen remedios para aliviar los síntomas... ¡y los que más funcionan son los caseros!

Índice

El Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI) es un problema del sistema nervioso que origina un impulso irremediable de levantarse para caminar durante los momentos de reposo. Con el movimiento sólo se reduce la sensación desagradable durante un breve período de tiempo y en pocas ocasiones desaparece.

Esta enfermedad puede llegar a ser grave porque afecta a la calidad del sueño y, como consecuencia, provoca cansancio durante el día y ansiedad. En otras palabras, termina repercutiendo de forma negativa en la vida de la persona que lo padece.

Es un trastorno que afecta a entre un 2 o 3% de la población, igual a hombres que a mujeres. También conocido como la enfermedad de Willis-Ekbom, aparece a cualquier edad, pero es más común a partir de los cuarenta.

Causas del Síndrome de Piernas Inquietas

Todavía se desconocen las causas del SPI, pero existen teorías y estudios que afirman que se puede originar debido a un problema en la forma que las células del cerebro utilizan la dopamina –químico cerebral que ayuda con el movimiento muscular–. Esta sustancia necesita hierro para funcionar de forma adecuada, pero se ha observado que  los pacientes de SPI tienen niveles de hierro no muy elevados y, por lo tanto, la dopamina no funciona correctamente.

Igualmente, esta enfermedad puede ser de carácter hereditario o ser el resultado de otra enfermedad que está presente en ese momento y hace que empeore. Además, un problema con el funcionamiento de la dopamina también puede causar este trasorno. 

El 20% de las embarazadas sufre este trastorno durante los últimos meses de gestación a causa de la retención de líquidos, pero después del parto desaparece.

También existen una serie de factores de riesgo que aumentan la posibilidad de padecer este trastorno, como sufrir neuropatía periférica, padecer una insuficiencia renal (que causa también falta de hierro) o alguna afección en la médula espinal.

Síntomas del SPI

  • El síntoma más común es la necesidad de mover las piernas, unido en ocasiones a sensaciones de hormigueo, calambres, dolor o pinchazos. Es una percepción extraña que no siempre se puede explicar. 
  • Empeoramiento de este síntoma por la noche, imposibilitando el descansar las horas necesarias.
  • Aparecimiento de este síntoma en períodos largos de inactividad de tus piernas. Por ejemplo, en el cine, coche o avión.
  • El caminar o frotar tus piernas hace que se alivien o desaparezcan las molestias.
  • Espasmos en las piernas. El SPI puede estar asociado a otra afección llamada movimiento periódico de las extremidades durante el sueño, que hace que las piernas se muevan y pateen, normalmente mientras duermes.

Tratamiento del Síndrome de Piernas Inquietas

  • Esencialmente, intenta ser muy activa. Muévete de forma constante, camina largas distancias y realiza estiramientos.
  • Para relajar las piernas, date masajes en esa zona.
  • Alterna compresas de agua fría y compresas de agua caliente para proporcionarle calor y frescor a tus piernas.
  • Toma baños de agua caliente.
  • El yoga y el pilates pueden ser tus grandes aliados. Cualquier ejercicio físico puede ayudarte a mejorar este problema. 
  • Puedes aliviar el dolor con un analgésico, pero que sea con prescripción médica.
  • Establecer una rutina a la hora de ir a dormir puede ser una excelente opción porque ayuda a que tu cuerpo y mente se calmen.
  • Reduce el consumo de cafeína, alcohol y tabaco.
  • Hay cremas hidratantes especiales para piernas que ayudan a aliviar las molestias.
  • Si el problema es un déficit de hierro, consulta a tu profesional de la medicina la posibilidad de tomar suplementos de hierro, además de una dieta rica en este mineral.
  • Varios medicamentos recetados, la mayoría de los cuales se usan para tratar otras enfermedades, pueden reducir la agitación en las piernas, como los medicamentos que aumentan los niveles de dopamina, fármacos que afectan los canales de calcio, opiodes, relajantes musculares o medicamentos para dormir.

¿Puede causar complicaciones más graves?

El síndrome de las piernas inquietas no provoca otras afecciones graves, pero muchas personas tienen enormes dificultades para dormir o descansar, lo que puede afectar a su capacidad para trabajar al día siguiente y a su salud. El insomnio continuado puede provocar serios problemas físicos y mentales, incluido depresión.

Por eso, si sufres SPI y no descansas adecuadamente, no lo dejes pasar y busca el tratamiento más adecuado.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar