×
  • Buscar

¿A qué edad es recomendable aplicarse bótox?

¿A qué edad es recomendable aplicarse bótox?

El bótox es una neurotoxina que, pese a ser liberada por el botulismo (enfermedad que provoca parálisis muscular y que puede derivar en problemas respiratorios, en náuseas y en debilidad), se utiliza para determinados fines médicos, más concretamente para tratar algunas enfermedades neurológicas y también en medicina estética. Pero ¿a partir de qué edad alguien puede ponerse bótox?

Índice

¿Qué es y para qué sirve el bótox?

Son muchos los famosos que se aplican bótox en la piel para relajar las fibras de los músculos disminuyendo así la potencia de contracción. En definitiva, para que no haya arrugas, aunque cabe decir que famosos y no tan famosos, claro… Así es, y es que cada vez son más las personas no famosas que desean aplicarse bótox “para verse mejor” o “sentirse mejor”. El problema es que en muchos casos también son muchos los jóvenes que desean hacerlo cada vez antes porque no se sienten demasiado contentos con el estado de su piel. Algunas chicas muy jóvenes desean ponerse bótox en algunas partes de su rostro o en los labios. Todo ello cabe destacar, no obstante, que suele producirse también a medida que las modas van apareciendo. Si, por ejemplo, empezamos a ver a famosas por televisión y nuestras redes sociales con los labios muy gruesos, la probabilidad de que muchas chicas y mujeres empiecen a querer aplicarse bótox en los labios para tenerlos más gruesos aumenta. Y al igual con la aparición de las arrugas… ¿Y la forma de conseguirlo? Aplicándose bótox en algunas partes de su cuerpo, especialmente en la cara para sentirse mejor con una misma. Sin embargo, nos olvidamos de que son realmente demasiado jóvenes para ello en muchas de las ocasiones.

De hecho, y por desgracia, tenemos que encontrar hoy en día información en Internet en general acerca del uso de esta toxina botulínica de forma preventiva a partir de los 25 años, aunque solo algunos doctores y especialistas coinciden en su utilización si fuera necesaria a partir de los 30 y siempre, eso sí, con ciertas condiciones al menos de lo que a tratamiento preventivo de toxina botulínica se refiere. Hacen referencia a este como a un tratamiento más bien preventivo que curativo, ya que una vez la arruga está marcada es complicado que solo con el bótox desaparezca.

Algunos, por ejemplo, como las personas hipertónicas, es decir, aquellas con un alto grado de contracción de determinados músculos, serían los pacientes más indicados para dicho tratamiento. Sin embargo, para aquellos con enfermedades neurológicas o con intolerancia al producto está por completo desaconsejado. Y en aquellos pacientes que a los 38 o a los 40 años apenas tengan arrugas tampoco es aconsejable en absoluto. De hecho, en ellos se podría retrasar y también en todos aquellos en los que no hayan comenzado a marcarse y adelantarse. Además, son muchos los doctores y expertos que no están de acuerdo en hacerlo antes de los 35 años.

Asimismo, tampoco se recomiendan los implantes del bótox por debajo del cuello ni para aquellas personas menores de veinte años o mayores de 65. Por último, las mujeres embarazadas tampoco deben someterse a este tratamiento ni tampoco aquellas alérgicas al complejo de la neurotoxina o sus excipientes.

¿Contraindicaciones del bótox?

Es cierto que desde hace muchos años el bótox es un producto que se viene utilizando para otras indicaciones médicas e incluso en edades más tempranas y no es contraproducente como, por ejemplo, para el estatismo, la espasticidad muscular o las migrañas. Sin embargo, también es cierto que en muchos casos lo que sí puede producir es resistencia al producto y que haga, por tanto, cada vez menos efecto. Asimismo, también se ha podido detectar con el paso de los años la aparición de anticuerpos frente a la toxina botulínica que hace que con los años esta pueda volverse por completo ineficaz.

Si se paraliza un músculo de forma continua desde muy temprano, provocaremos que ese músculo pierda su capacidad de contraerse en un futuro. Es decir, que la piel se muestre extremadamente flácida en las zonas donde la musculatura ha perdido su capacidad de contracción. Y el bótox nada tiene que hacer en la flacidez. De hecho, tal y como aclaran algunos de estos expertos, “el bótox está indicado en la prevención y el tratamiento de las arrugas de expresión, es decir, en las arrugas dinámicas, pero no tiene efecto sobre la flacidez y no es un material de relleno, ni tampoco la solución definitiva ni la cura para el envejecimiento”.

¿En qué consiste exactamente y cómo se aplica?

Al inyectar bótox en la piel, este relaja las fibras de los músculos para disminuir su potencia de contracción. ¿Qué supone esto? Pues bien, que la comunicación con los nervios se corte de forma que se acabe originando una parálisis al no recibir órdenes. Es por eso por lo que se suele utilizar en cosmética para frenar la aparición de las arrugas. Pero ¿cómo lo aplicamos actualmente?

Hoy en día el bótox se suele utilizar en diferentes aplicaciones médicas, pero en cuanto a medicina estética se refiere la aplicación más conocida es para la eliminación de arrugas faciales. Un remedio que como definen: no requiere cirugía, se puede aplicar en cualquier momento, es indolora, sus efectos son inmediatos y muy rara vez se producen efectos adversos. Eso sí, se debe tener en cuenta también que no son permanentes por lo que si una persona desea mantener sus efectos deberá someterse a su aplicación en varias ocasiones.

Algunos efectos adversos tras la aplicación del bótox para fines estéticos

En algunas ocasiones el bótox puede dejar ver lo peor de él en nuestra piel. Los especialistas lo tienen claro y es que el bótox puede causar en muchos de nosotros cefaleas, náuseas, inflamaciones o incluso parálisis facial. Además, aunque de forma extraordinaria, también podrían aparecer problemas para hablar, tragar o respirar. El uso de este también está asociado muchas veces a posibles caídas de las cejas y los párpados. En esos casos, las personas que los sufren suelen tener una sensación de pesadez. No suele ser un efecto adverso demasiado común y suele resolverse de forma natural tres semanas después de su inicio.

Fuente:

Sanitas: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/estetica/botox.html

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar