• Buscar
×

Arrugas y genética

Arrugas y genética

La aparición de las arrugas parece ser inevitable. Son nuestro primer signo de envejecimiento de piel producido por la pérdida de colágeno, elastina y ácido hialurónico. En muchas ocasiones, además, las arrugas aparecen por las exposición al sol, por no tomar alimentos lo suficientemente saludables y nutritivos, pero también por la genética. Te explicamos en este artículo por qué y la relación que existe entre la aparición de las arrugas y esta.

Índice

¿Qué relación hay entre la aparición de las arrugas y la genética?

La genética es el área de estudio de la biología que busca comprender y explicar cómo se transmite la herencia biológica de generación en generación mediante el ADN. En definitiva, el estudio de la herencia, el proceso en el cual el padre, la madre, los abuelos o los tíos les transmiten ciertos genes a sus hijos.

Y las arrugas, por su parte, los pliegues en la piel producidos por la pérdida de colágeno, elastina y ácido hialurónico. La piel se vuelve mucho más fina y la epidermis no retiene la suficiente humedad provocando que la piel deje de permanecer firme y uniforme.

¿Tiene tu madre muchas arrugas en su rostro? Llevas tiempo mirándote al espejo y viendo los primeros signos de la edad cada día más asemejados a los de tu madre. Así es: pequeñas líneas alrededor de los ojos, en la comisura de los labios y en el entrecejo. La genética influye, así que presta atención…

¿Cuándo aparecen las primeras arrugas?

Las primeras arrugas suelen aparecer en sitios muy concretos de nuestro rostro:

- en la frente aparecen como surcos en el entrecejo. Son conocidas como “arrugas mímicas” porque en parte estas provienen de gestos faciales.

- alrededor de los ojos “las patas de gallo” tan famosas o “las líneas de la risa”. La piel cercana al ojo es mucho más delgada que el resto de la cara y, por tanto, mucho más propensa a que salgan pequeñas líneas de expresión en esa zona.

- y, por último, uniendo la nariz y la boca, unas arrugas mucho más profundas debidas a la pérdida de volumen en nuestra piel.

Factores que causan las arrugas en la piel

Existen unos factores externos que pueden promover en mayor o menor medida la aparición de las líneas de expresión o hacer que se marquen más y se profundicen. Estos factores son:

- el sol

no cuidar la piel adecuadamente

- no hidratar la piel como esta en realidad lo necesita

- hábitos poco saludables como fumar o beber alcohol-una mala nutrición

Sin embargo, lo cierto es que el envejecimiento natural de la piel viene determinado en gran medida por nuestra genética. De hecho, la disminución del colágeno que genera nuestra piel hace que el paso de los nutrientes de la dermis a la epidermis sea mucho más difícil. Además, la disminución de la actividad de las glándulas sebáceas cambia la capacidad de la piel para recuperarse como antes y se vuelve mucho más opaca y frágil.

Asimismo, cabe destacar también que existen nueve variables genéticas más relevantes en el envejecimiento de la piel:

- 1 de cada 3 personas tiene una variación genética que le predispone a una aparición acelerada de arrugas en su piel

- 1 de cada 2 personas tiene una predisposición genética que causa una menor producción de colágeno y elastina

- 2 de cada 5 personas poseen una variación genética que activa más intensamente nuestras defensas naturales contra los efectos nocivos del sol

- 1 de cada 2 personas está genéticamente predispuesta a ser más sensible a los radicales libres porque tiene una menor capacidad antioxidante natural

- Y 8 de cada 10 posee una variación genética que causa una excesiva reacción inflamatoria en la piel

La importancia de la genética

Las arrugas son en realidad una parte natural del envejecimiento que, aunque se originan muchas veces por algunos factores externos como ya veíamos, también vienen influidas enormemente por la genética. Es esta, además, la que determina principalmente la estructura y la textura de la piel.

Dicen que el rostro de una madre podría estar hablando perfectamente de tu futuro y es que, según un estudio publicado por la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS) “la genética tiene una gran incidencia en el envejecimiento y la aparición de arrugas”. Fueron unos científicos, de hecho, quienes realizaron una investigación en madres e hijas de entre 15 y 90 años, y pudieron observar que los signos de envejecimiento se repetían en los rostros de ambas mujeres, especialmente en la zona que rodea a los ojos.

Pero ¿cómo influye el ADN y el componente genético en el envejecimiento de nuestra piel?

Los genes tienen que ver y mucho en el envejecimiento de nuestra piel. La genética es muy pero que muy poderosa y más allá de influir en el color de nuestros ojos también lo hace con la piel. Es probable incluso que te hayas fijado en el cutis perfecto de una madre y una hija en alguna ocasión, se parecen ¿verdad? Sin embargo, no solo la apariencia de la piel en cuanto a genética se refiere es lo único en lo que debemos fijarnos, sino también la forma en la que nuestra dermis reacciona ante agresiones externas, las cuales pueden dañar nuestra superficie cutánea y acelerar su deterioro y la aparición de los signos de la edad.

Una de las formas en las que el ADN puede afectar, por ejemplo, al envejecimiento de nuestra piel es el color de esta, el cual heredamos además a través de nuestros genes. Las personas que tienen la tez muy clara son mucho más propensas a la aparición de arrugas desde temprana edad. Y sí, nuestro componente genético también contiene la sensibilidad de nuestra piel: el desencadenante de una intolerancia a algún producto. Y, por otro lado también, la oxidación de la piel, es decir, la reacción de nuestra piel ante agresiones.


No obstante, recuerda que, gracias a los avances tecnológicos cada vez es más sencillo combatir este tipo de agresiones cutáneas que llegan a penetrar hasta las capas más profundas de nuestra piel. ¿El problema entonces? Que además de nuestra herencia genética nuestra dermis está expuesta diariamente a la contaminación. ¿Y el resultado? Que esta va poco a poco asfixiándose desde la superficie hasta las capas más internas impidiendo que las células cumplan su función y haciendo que, por consecuente, nuestra piel envejezca, aunque podemos evitarlo en cierto modo. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos…

Tratamientos cosméticos para mejorar visiblemente las arrugas

Para corregir visiblemente las arruguitas o líneas de expresión que tenemos en el rostro existen una serie de activos cosméticos antiedad específicos y que, además, si estos los combinamos con una base hidratante adecuada nos ayudarán a corregir y prevenir visiblemente algunas arrugas.

Lo primero en este caso es elegir una crema de hidratación específica evitando aquellas que solamente digan “para pieles maduras” o bien “para piel joven”. Lo ideal es que la crema de hidratación que escojamos sea acorde a nuestro tipo de piel y que, además, posea una textura que nos guste. Además, si durante el día vais a estar expuestas al sol también será bastante recomendable elegir una base que incluya protección solar elevada (SPF). Y, en segundo lugar, elegir el tratamiento combinando hasta 4 activos. Lo ideal para crear un buen y adecuado tratamiento para una piel con arrugas es: antiedad (para corregir), antioxidante (para prevenir) y exfoliante (para alisar la piel y mejorar tanto textura como apariencia).

Y vosotras ¿habéis heredado las arrugas de mamá y no sabéis qué hacer? Ahora ya sí…

Fuente:

http://blog.genoxage.com/las-9-variables-geneticas-mas-relevantes-en-el-envejecimiento-de-la-piel/ https://www.lesielle.com/es/blog/las-arrugas-en-la-cara-causas-57 https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/wrinkles/symptoms-causes/syc-20354927

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar