• Buscar
×

¿Cómo saber si todavía puedo tener hijos?

¿Cómo saber si todavía puedo tener hijos?

Todas sabemos que la edad ideal para ser madre es entre los 20 y los 30 años, pero pocas son las mujeres que se plantean la maternidad antes de la treintena, incluso muchas llegan a los 40 sin haber podido centrarse en tener hijos. Así que es posible que hayas llegado a esta edad y quieras tener hijos, pero no sabes si todavía podrás… ¿Cómo salir de dudas?

Índice

¿Qué factores contribuyen a la infertilidad?

La fertilidad es la capacidad de un ser vivo para tener descendencia, algo que puede verse afectado por muchos factores: edad, cambios hormonales, ciertas enfermedades, estrés… Por eso, se aconseja a las parejas que acudan a un ginecólogo si, tras 12 meses intentando quedarse embarazados no lo han conseguido o tras 6 meses si la mujer tiene más de 35 años.

El primer concepto que debes tener en cuenta en relación a la fertilidad es la probabilidad de fecundación, que es del 20% por mes y hay un 80% de probabilidades de que una pareja fértil procree durante 6 meses.

Para que una mujer pueda quedarse embarazada de manera natural deben cumplirse las siguientes condiciones:

1- Que la mujer tenga la menstruación, es decir, que ovule.

2- Que el aparato reproductor de la mujer no sufra ningún problema o anomalía que impida la fecundación, implantación y crecimiento del embrión en el endometrio como atrofia de las trompas vaginales o disfunciones en los ovarios.

3- Que la mujer no sufra problemas de salud que puedan dificultar la fertilidad como anorexia, obesidad, endometriosis, síndrome del ovario poliquístico, etc.

Mientras el sistema reproductor funcione correctamente, la mujer tenga buena salud y ovule, se puede quedar embarazada.

No obstante, la edad es el factor que más influye en la fertilidad, sobre todo de las mujeres, ya que pasados los 35 años la calidad de los óvulos disminuye y las hormonas comienzan a sufrir alteraciones, lo que dificulta las posibilidades de concebir. A partir de ese momento, la fertilidad va disminuyendo de manera paulatina y desde los 35 años la fertilidad de una mujer disminuye año tras año un 15%. A partir de los 45 años, es casi imposible quedarse embarazada con los propios óvulos.

Otros factores que influyen en la fertilidad son:

- el peso, ya que la obesidad y el sobrepeso dificultan la concepción, mientras que la delgadez excesiva también.

- el estrés altera las hormonas y la ovulación, dificultando la fecundación.

- el estado general de salud, ya que el organismo no favorece un embarazo si la mujer no está sana.

¿Qué pruebas de fertilidad se deben realizar?

Si tienes cerca de 40 años y quieres quedarte embarazada, es conveniente que tanto tú como tu pareja acudáis al médico para haceros pruebas cuanto antes, ya que el tiempo ya no juega a vuestro favor. Y es importante que os hagáis pruebas los dos, ya que puede que ambos tengáis problemas de fertilidad que puedan afectar a la concepción.

Para las mujeres, las pruebas principales que se deben realizar son:

- análisis de sangre completos con niveles hormonales. Hay que analizar el nivel de hormona estimuladora del folículo (FSH) al tercer día de iniciarse el ciclo menstrual, ya que si el organismo necesita un nivel alto al principio del ciclo, puede significar que los ovarios tienen una reserva menor de lo normal o que la calidad de los ovocitos es baja

- un histerosalpingograma (HSG) para valorar el útero y ver si las trompas de Falopio están abiertas. Si estuvieran obstruidas, no podría realizarse la concepción

- una laparoscopia para ver todo el aparato reproductor

- una evaluación de los cambios del moco cervical a lo largo del ciclo menstrual

- un examen poscoital (EPC) para evaluar la interacción entre los espermatozoides y el moco cervical

- un examen pélvico para determinar si hay quistes

En los hombres, las principales pruebas son:

- un examen físico para buscar cualquier tipo de alteración en los genitales y la próstata

- una analítica completa incluyendo hemograma

- un análisis de orina y bioquímica

- un seminograma o prueba de anticuerpos antiespermatozoides para comprobar si existen anticuerpos unidos a los espermatozoides que les dificulte moverse correctamente

Una vez realizada todas las pruebas de ginecología necesarias, los resultados indicarán si hay o no un problema de fertilidad y cuál es el tratamiento a seguir para lograr el embarazo.

Si no se pudiera lograr el embarazo de manera natural, se puede recurrir a los métodos de reproducción asistida.

Métodos de reproducción asistida

1- Terapia hormonal: consiste en suministrar diversas hormonas a la mujer para asegurar la maduración del óvulo y la implantación.

2- Inseminación artificial (IUI): el semen del varón (previamente tratado en el laboratorio para enriquecerlo) es inoculado directamente en el cuerpo del útero con una cánula. Previamente se debe estimular la ovulación de la mujer para incrementar las posibilidades de éxito.

3- Fecundación in vitro (FIV): se extraen los óvulos y se fecundan en el laboratorio con el semen del padre o de un donante. El embrión resultante es colocado en el útero de la mujer previamente estimulado con hormonas.

4- Inyección intracitoplasmática de espermatozoides en óvulos (ICSI): técnicamente es similar al FIV pero aplicado a alteraciones masculinas. Los espermatozoides elegidos son inyectados uno a uno en los óvulos aspirados.

Fuente:

Sociedad Española de Fertilidad

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar