• Buscar
×

¿Qué se puede hacer para ayudar al medioambiente?

¿Qué se puede hacer para ayudar al medioambiente?

Salvar nuestro planeta parece una tarea inalcanzable, pero en realidad no es así. Poco a poco, el mundo se está dando cuenta de que la única manera de ayudar al medioambiente y frenar el calentamiento global es uniendo a todos sus habitantes para que aporten su granito de arena.

Índice

    La importancia del medioambiente

    Es cierto que nuestra ignorancia nos ha llevado a destruir una gran parte de nuestro entorno natural. Sin embargo, hoy todavía podemos hacer algo y cambiar algunos hábitos nocivos para sustituirlos por otros que sean más beneficiosos para el medio ambiente.

    A medida que la población mundial crece, aumenta la cantidad de recursos que tomamos del planeta. Por este motivo, unos pequeños cambios en nuestras costumbres diarias pueden ser cruciales para que sobrevivamos tanto nosotros como nuestra naturaleza.

    El medioambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos y biológicos externos con los que interactúan los seres vivos. Es el espacio en el que se desarrolla la vida y que comprende seres vivos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos. El cuidado del medioambiente es un asunto global cuyas acciones son locales y, aunque parezca mentira, cada uno de nosotros puede ayudar al planeta de una forma muy sencilla con muy poco.

    Además, la preocupación del medioambiente no entiende de política, ni de razas, ni tampoco de países ricos ni pobres con clases sociales más altas o más bajas, porque el medioambiente es algo que nos afecta a todos, día a día, aunque solamente lo veamos a largo plazo. Hoy, todavía muchos consideran que algo como el medioambiente, que está relacionado con prácticamente todas las facetas de nuestra vida desde el transporte hasta la gestión de desechos, pasando por la energía y la alimentación, no es un tema importante de debate. Pero están en un error.

    Consejos para cuidar el medioambiente

    1. La regla de las tres erres, también conocida como las tres erres de la ecología, es una propuesta sobre hábitos de consumo. Reducir, reutilizar y reciclar son las tres acciones que contribuyen a ayudar al medioambiente, conseguir un planeta más saludable y que las próximas generaciones puedan disfrutar de los recursos en armonía con el resto de los seres vivos.

    2. Para proteger nuestro medioambiente, una de las tareas más sencillas es cambiar la forma en la que nos transportamos. En otros países, ir caminando o en bicicleta al trabajo o a la universidad es algo muy común. En España, todavía falta mucho para alejarnos un poco de nuestros coches.

    Si somos de los que temen al transporte público, deberíamos compartir nuestro coche con algún amigo o compañero para poder evitar así la salida de tantos automóviles, o bien intentar usarlo tres o cuatro veces a la semana, como máximo.

    3. Apagar la luz. Las habitaciones que no se están utilizando deben estar a oscuras, y es mejor sustituir nuestras antiguas bombillas por unas de bajo consumo. Son más caras que las bombillas normales pero duran mucho más, lo que a la larga supone un gran ahorro. Reparar filtraciones y aprovechar al máximo la luz natural puede reducir también el consumo de energía considerablemente. Y aprovecha la luz natural siempre que sea posible.

    4. Consumir menos energía. Lo más aconsejable es desconectar aquellos aparatos que no estemos usando. Apagar el aire acondicionado, nuestro ordenador o quitar el cargador del móvil cuando ya no lo estemos cargando contribuye a reducir una pequeña cantidad de energía. También es recomendable comprar productos que sean eficientes en términos energéticos. De hecho, existen una serie de electrodomésticos y aparatos que consumen poca energía y, a su vez, entregan un servicio de calidad.

    5. Utilizar bolsas reciclables y dejar de usar botellas de plástico. Las bolsas de plástico son un gran problema ambiental, por lo que cuanto menos las usemos, mucho mejor. El plástico es un problema creciente para el medioambiente, pues las bolsas y botellas que no se reciclan acaban en el agua o sobre cualquier terreno en el que persisten durante, aproximadamente, cien años.

    6. Separar la basura. Poner cada tipo de basura en su correspondiente cubo permite el reciclaje y reutilizar las materias primas para evitar la deforestación o la contaminación.

    7. Vigilar el agua que estamos desperdiciando. Es importante cerrar el grifo cuando nos estamos lavando los dientes o duchándonos, llenar la lavadora o el lavavajillas, regar las plantas de noche... La cantidad de agua que se pierde es muy abundante y hay que prestarle especial atención. Ahorrar agua es una de las mejores acciones para el cuidado del ambiente. Menos del 3 % del agua que hay en el planeta Tierra es apta para el consumo humano.

    8. Finalmente, si estamos aburridos de nuestra ropa, libros o tenemos cosas en casa que no usamos desde hace tiempo, podemos optar por organizar un intercambio con nuestras amistades y familiares y darles una segunda vida a todos esos objetos sin tener que acabar con ellos y tirarlos a la basura. Evita el consumo masivo y sé creativo para dar una segunda vida a tus productos.

    Si todos hacemos estas cosas simples todos los días ayudaremos a tener un medioambiente cuidado y protegido y dejaremos de empeorar la situación ambiental de nuestro planeta.

    Lo que no podemos hacer ante esto es rendirnos, pues un simple gesto, la aportación de un pequeño grano de arena, hará que podamos volver a ver una gran montaña.

    Fuente:

    Greenpeace

    Redacción: Ana Ruiz

    ¿Te ha gustado? 0

    También te puede interesar