• Buscar
×

Qué hacer si quieres cambiar tu vida

Qué hacer si quieres cambiar tu vida

Aunque cueste creerlo, miles de personas cada día se muestran más descontentas con su trabajo, con su pareja o entorno de amigos y familiares o incluso con su rutina diaria. En definitiva, son personas que no están completamente felices y que necesitan un cambio en su vida.

Índice

No dejes que la rutina te ahogue

Bien es cierto que aunque muchas de ellas se sienten absolutamente satisfechas con su vida en general, pues tienen un buen puesto de trabajo que les permite vivir bien, conviven con una pareja de la que están plenamente enamoradas y tienen cerca a todas y cada una de las personas que necesitan en su vida, no son verdaderamente felices y no se sienten cómodas con la manera en que llevan su vida.

La rutina es una costumbre que se adquiere al repetir una determinada actividad muchas veces. Es decir, una práctica que, con el tiempo, se desarrolla de una manera casi automática, y no implica razonamiento. Nuestra vida cotidiana está llena de rutinas, sobre todo, si nos detenemos a reflexionar sobre el ámbito laboral. Levantarnos, tomarnos un café, y luego otro en la oficina, a la cual vamos en el mismo medio de transporte de siempre, y volver a casa, hacer algo de ejercicio, cenar y acostarnos de nuevo, es una rutina que compartimos muchos millones de personas.

Es cierto que la rutina nos ofrece mucha seguridad y nos permite ahorrar tiempo. Sin embargo, es un término que tiene una connotación negativa, pues lo relacionamos directamente con lo monótono  y aburrido. Además, siempre es algo de lo que nos queremos alejar cuando llegan las vacaciones: levantarnos, desayunar tranquilamente en familia, bajar a la playa, pasear, disfrutar de un buen baño en el mar, tomar un rico café, si eso, después de comer, que las noches siempre parecen más largas y dormir sin tener que escuchar la atosigante alarma.

Pero claro, hasta que llegan las vacaciones pasan muchos meses y algunos no podemos esperar tanto. Por eso, si no estamos satisfechos y hemos caído en una rutina de la que necesitamos salir cuanto antes, queremos alcanzar nuevos objetivos, deseamos mejorar nuestras relaciones en el entorno familiar o profesional o simplemente normalizar nuestra vida, hagámoslo.

Consejos para cambiar tu vida

Cambiar o transformar esto es un proceso individual que comienza en uno mismo, por lo que somos nosotros los principales conductores de nuestro cambio. Sabemos que desprenderse de viejos hábitos y dejar ese espacio para otros más útiles y motivadores puede confundirnos. Pero esto no debe preocuparnos ya que lo lograremos si seguimos estos consejos:

  • En la mayoría de las ocasiones, lo que realmente no nos permite cambiar nuestra propia vida es la ausencia del conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos. Para empezar de nuevo, el primer paso es conocernos a nosotros mismos. Averiguar qué es lo que realmente nos gusta, lo que deseamos hacer y cuál es la dirección que tenemos que seguir para lograrlo.
  • Ese autoconocimiento es el que nos va a servir para averiguar cuál es el propósito que cada uno de nosotros tenemos en la vida. Ese propósito va a ser la fuerza que nos ayude a movernos y a disfrutar del camino mientras lo perseguimos. Para encontrar nuestro objetivo vital y poder disfrutar de nuestra “nueva vida” será imprescindible tener algún propósito.
  • Muchas personas optan por alejarse de todo lo que les rodea y deciden trasladarse a vivir a otra ciudad para cambiar de aires, aunque realmente la felicidad suele ser consecuencia de servir y de ofrecer nuestra mejor versión a otras personas. Por eso, debemos elegir vivir en el lugar en el que podamos servir más.
  • Con frecuencia pensamos que lo único importante es un objetivo a largo plazo, pero en realidad creer esto es un gran error, pues es fundamental tomar nota y tener en cuenta las metas a corto plazo ya que esto hará que estemos más motivados durante el proceso de cambio y para no olvidarnos de nuestro compromiso real.
  • Aunque no lo creamos, todos tememos a veces a la incertidumbre. Es decir, cuando salimos de “nuestra zona de confort” podemos llegar a sentir ansiedad, que ha sido provocada por la incertidumbre. No saber lo que nos espera tras algún cambio en nuestra vida puede producir temor si no confiamos en nosotros mismos. Para dejar de lado ese miedo irracional debemos analizar los riesgos de forma relajada y abrirnos al cambio.
  • Planifica el cambio. Una vez que tengas claro lo que quieres cambiar, debes planificar cómo hacerlo. Es necesario saber qué pasos debes dar para conseguir ese cambio o nuevo objetivo. Hay que ir fijando pequeños sub-objetivos y ponerles fecha.
  • Sal de tu zona de confort y no tengas miedo a la incertidumbre. No es malo no saber qué va a pasar cada segundo de cada día. Estar abierto a nuevas posibilidades y arriesgarse es lo que nos permite cambiar.
  • Desafía tus creencias limitantes y ten seguridad en ti misma. No obstante, debes ser consciente de que no todo saldrá bien y de que puede haber altibajos y problemas. Estate preparado para afrontarlos y superarlos.
  • Motívate y ten claros tus objetivos para no salir corriendo ante el primer problema. Abandona el victimismo, que siempre es paralizante, y si necesitas ayuda, no dudes en pedirla. No siempre se pueden alcanzar las metas o los cambios solo.
  • Aprovecha el camino para aprender, aunque cueste o incluso aunque no lo consigas, seguro que el intentarlo, el salir de tu zona de confort y el superarte te trae cosas nuevas y una mayor felicidad.

Finalmente, no debemos olvidar que lo más peligroso que existe es compararse con los demás. Debemos creer en nosotros mismos para ser fieles y luchar con todas nuestras fuerzas para conseguir cambiar nuestra vida. Es un proceso individual, por lo que no implica a nadie más.

Por eso, si lo que realmente necesitamos es hacer un cambio de vida, podemos optar por estas opciones haciendo que la rutina sea más llevadera o que incluso pueda desaparecer casi por completo.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar