¡Tengo ganas de ser madre! ¿Existe realmente el reloj biológico?

En Relaciones
Comparte en:

Muchas mujeres llegan a una edad en la que empiezan a volverse locas por ser madre. Ven niños por todas partes, mujeres embarazadas… y se les cae la baba cada vez que cogen a un recién nacido. Sin embargo, otras no tienen este sentimiento, aunque piensen que sí quieren tener hijos en algún momento. ¿Existe un impulso natural que despierte el instinto maternal?

 

Hay mujeres que desde que son pequeñas tienen muy claro que quieren ser madres en algún momento de su vida. Otras no lo tienen claro y, a medida que se hacen adultas, se les empieza a despertar lo que llamamos “instinto maternal”. Otras no lo sienten nunca pero, aun así, deciden ser madres porque no quieren perderse esa experiencia. Parece, por lo tanto, que la respuesta a si existe un reloj biológico que nos avise de que llega nuestra hora de ser madres no es tan fácil de responder.

Y es que la vida de las mujeres ha cambiado muchísimo, al menos en los países desarrollados, en las últimas décadas. Ya no somos solo un vientre donde gestar hijos para asegurar la supervivencia de la especia, ahora somos mucho más.

Además, la llegada masiva de la mujer al mundo laboral ha hecho que la edad de la maternidad se retrase considerablemente, por lo que la mayoría se plantan en los 35, edad en la que la fertilidad empieza a disminuir, sin haber tenido hijos, y sabiendo que, si quieren tenerlos, no pueden esperar mucho más.

Esto provoca que muchas mujeres se pasen años notando que el reloj biológico les manda señales, pero que, por diversos motivos (laborales, económicos, personales…) no pueden todavía quedarse embarazadas.

Sin embargo, si fuera cierto que todas poseemos un instinto fisiológico, innato a nuestra especie, que nos hace querer ser madres en un determinado momento, todas deberíamos sentir esa llamada, y no es así.

Eso hace que los expertos piensen que el reloj biológico o el instinto maternal existe, pero no es algo innato, sino que depende de nuestras vivencias, ideales, expectativas, etc. Ni las hormonas ni el organismo nos envían señales. Es nuestra mente, nuestros deseos, los que nos hacen ver que queremos ser madres, y ese deseo se vuelve urgencia a medida que pasan los años ya que, lo que realmente sí ocurre, es que a partir de los 35 años la fertilidad disminuye y, cuantos más años se tengan, más difícil será concebir un hijo sin ayuda médica.

Por eso, si tienes muchas ganas de ser madre, y ves que los años se te echan encima, ponte a ello porque, si lo piensas mucho, nunca es un buen momento.

 

 

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu