• Buscar
×

Él tiene hijos y yo no

Él tiene hijos y yo no

Actualmente, las historias de amor para siempre son las menos, y muchos matrimonios se rompen al cabo de los años, teniendo hijos de por medio, lo que puede hacer que conozcas al hombre de tu vida, pero este venga ya con 2 hijos bajo el brazo. ¿Cómo portarse con los hijos de tu pareja?

Índice

Familias reconstituidas

Las familias reconstituidas, es decir, las creadas a partir de anteriores familias, son muy comunes hoy en día. Esto significa que cada vez es más común que una mujer comience una relación con un hombre, mayor que ella o no, que tenga hijos de una relación anterior lo cual, si ella no tiene hijos (o incluso si no le gustan los niños), puede suponer un problema.

Y es que los hijos de tu pareja probablemente te vean como a una intrusa que se ha metido en medio de su familia. Incluso puede que te echen la culpa de la ruptura de sus padres (aunque vuestra relación haya empezado mucho después).  Esto hará que vuestra relación al principio sea tensa y problemática, pero si te gusta de verdad ese hombre, debes tener cuidado y aceptar a sus hijos porque, de lo contario, pueden acabar con vuestra relación. Sobre todo si te opones a ellos o los tratas mal. Cualquier padre normal, elegirá a sus hijos antes, tenlo en cuenta.

¿Los hijos de la pareja siempre son un problema?

Los hijos de tu pareja no tienen porqué ser un problema, pero eso va a depender de varias cosas.

1- ¿Te gusta los niños? Si te gustan, aunque tú no hayas querido tenerlos, te costará menos aceptarlos.

2- ¿Tu pareja tiene custodia compartida o absoluta? No es lo mismo si tu pareja tiene a sus hijos dos semanas al mes que si solo los ve un fin de semana cada 15 días.

Así que, antes de embarcarte en esa relación, ten en cuenta ambas ideas para ver si te merece la pena o no quieres tener esas responsabilidades.

¿Qué problemas son los más habituales?

1- No quiero a los hijos/as de mi pareja. En una pareja siempre hay implicadas más personas, queramos o no: padres, amigos, hermanos, compañeros… y no siempre es fácil encajar con todos. Si tienes que ver a los niños a menudo, es importante que desarrolles un cierto amor hacia ellos. Si no, es difícil que las cosas vayan bien.

2- No quiero vivir con los hijos/as de mi pareja. Si tus hijos viven con tu pareja a menudo, tendrás que aceptar que esos días estarán en casa, aunque no te apetezca.

3- Los hijos/as de mi pareja son insoportables. Es probable que, al principio, el niño te “odie” y se porte mal contigo, pero si trabajas la relación y eres amable y sincera con él, puede mejorar mucho y que se porte mejor cuando esté contigo. Si el problema es que está un poco malcriado, quizá debas hablar con tu pareja sobre cómo se porta contigo para que le haga ver que hay que portarse bien con todo el mundo.

4- Mi pareja tiene hijos/as y ya no quiere tener más. Puede que el problema sea que tú si quieres tener un hijo con él, pero él ya se sienta satisfecho con sus hijos y no quiera tener más. En ese caso, deberás sopesar la importancia de tener tus propios hijos frente a seguir con él.

¿Cómo reaccionar si te dice que tiene hijos?

Por lo tanto, si has empezado una relación hace poco, y tu pareja te ha confesado que tiene hijos, estos deberían ser tus pasos a seguir para que todo acabe en un final feliz, tipo Sonrisas y Lágrimas (pero sin los nazis, claro).

1- Cuando te suelte la “bomba”, evita expresiones tipo: “¿Los quieres mucho?”, “¿Es necesario conocerlos?”, “¿Hay forma de que se vayan a un internado?”, “¿Seguro que eres el padre?”.

2- Te interese más o menos, pregúntale por ellos todos los días que quedéis y muéstrate encantada cuando te enseñe sus fotos. No está de más que digas que son preciosos, aunque no sea cierto.

3- No precipites el momento de conocerlos, una entrada apresurada puede tener graves consecuencias. Ármate de paciencia y deja que su padre les vaya hablando de ti y se acostumbren a tu existencia.

4- Y cuando llegue el momento, intenta ser lo más natural posible. No intentes usar sus expresiones ni “hacerte la guay”, seguro que cuando te conozcan, les gustas.

5- La palabra madrastra suena horrible y tiene unas connotaciones nada agradables. Nadie quiere ser la madrastra de Blancanieves. Y tampoco van a llamarte “mama” porque no eres su madre. Lo mejor es que te llamen por tu nombre.

6- Ten siempre en cuenta que sus hijos están antes que tú, así que no te pongas contra ellos, ni le hables mal de ellos ni inicies una guerra con ellos, aunque se porten mal contigo o te hagan “perrerías”. Tú eres la adulta y debes estar por encima de todo.

7- La opción de ignorarlos tampoco es beneficiosa. Es mejor que intentes que formen parte de vuestra vida, pero dejando claro también que tiene que haber tiempo para vosotros dos solos.

8- Al menos al principio, no debes meterte en su educación ni regañarlos, a no ser que estén haciendo algo malo o peligroso y su padre no esté delante. Pero siempre que esté él, tú debes pasar a un segundo plano y dejar que él se ocupe de ellos. Tampoco es buena idea que te conviertas en su aliada y les permitas hacer cosas que sus padres no les dejan para ganártelos. Como hemos dicho, al menos de momento, mejor no te metas en su educación.

9- No intentes sustituir a su madre. Ellos ya tienen una madre. Tú eres una figura diferente con un rol y unas responsabilidades distintas.

10- Evitad las muestras de cariño delante de los niños de primeras. Es una situación complicada para ellos, así que mejor ir poco a poco.

11- Pasado un tiempo, se creará un vínculo fuerte con los niños y acabarás queriéndolos mucho y ellos a ti. Y, quién sabe, quizá les deis un hermanito.

Fuente:

Gottman, J. M., Silver, N. (2012). Siete reglas de oro para vivir en pareja. Barcelona: Debolsillo

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar