• Buscar
×

Cuanta mayor sea tu red social, menos posibilidades de sufrir depresión

Cuanta mayor sea tu red social, menos posibilidades de sufrir depresión

La depresión es un trastorno mental muy habitual en el siglo XXI, sobre todo en los países más desarrollados en los que, a pesar de que muchas personas parecen tenerlo todo, sufren y se sienten deprimidas. Por eso, son muchos los estudios que se realizan cada año para tratar de buscar respuestas a este problema, como por qué aparece, cómo prevenirlo o cómo tratarlo. Uno de estos estudios afirma que ser voluntario puede reducir o evitar los síntomas depresivos gracias a la conexión social que crea con los demás.

Índice

Los beneficios del voluntariado

El estudio, realizado por investigadores de psicología de Irlanda, arroja nuevos datos sobre por qué el voluntariado está asociado con la reducción de los síntomas depresivos. Su estudio, publicado en el Journal of Social and Personal Relationships, sugiere que el voluntariado está vinculado a la reducción de los síntomas depresivos debido a su asociación con la conexión social.

"Varios estudios de investigación han confirmado asociaciones entre el voluntariado y una mejor salud mental, y esto incluso ha llevado a intervenciones diseñadas para mejorar la salud mediante la promoción del voluntariado", explica la autora del estudio Ann-Marie Creaven, de la Universidad de Limerick. “Sin embargo, el voluntariado se puede conceptualizar como un tipo de conexión social: generalmente implica algún tipo de contacto social y / o prestación de apoyo a otros en una comunidad, y la conexión social es un predictor bien conocido de los resultados de salud. Los estudios de voluntariado rara vez consideran estas conexiones sociales más amplias que probablemente tienen los voluntarios, a pesar de que son poderosos indicadores de la salud".

¿Hay realmente algo especial en el voluntariado?

O, ¿podrían los voluntarios tener una mejor salud mental porque están más conectados socialmente, en general?”.

Para contestar a estas preguntas, los investigadores examinaron datos de 27.300 personas de 15 países que participaron en la Encuesta social europea. Sus resultados confirmaron que había una correlación negativa entre el voluntariado y los síntomas depresivos. En otras palabras, las personas que se ofrecieron más como voluntarios tendieron a informar menos síntomas de depresión.

Sin embargo, los datos indicaron que la conexión social era un predictor más fuerte de los síntomas depresivos que el voluntariado.

“Nuestro estudio, como muchos otros, descubrió que el voluntariado estaba asociado con síntomas más bajos de depresión. Sin embargo, cuando consideramos cómo los voluntarios estaban conectados socialmente (y tendían a estar muy conectados socialmente), este vínculo entre el voluntariado y la depresión desapareció”, dice Creaven.

“Esto no significa que no haya valor en el voluntariado, ¡el voluntariado tiene valor más allá del individuo! Pero, en términos de salud mental, nuestro estudio no encontró evidencia de algo especial sobre el voluntariado en comparación con la conexión social en general".

Lo importante es tener una gran red social

Es decir, los investigadores de este estudio llegaron a la conclusión de que no es el hecho en sí de ser voluntario lo que reduce los síntomas de la depresión o evita el desarrollo de esta enfermedad mental, sino el hecho de que esas personas que son voluntarias, además, suelen tener una amplia red social que incluye muchos amigos, compañeros, familia… Por lo tanto, lo que puede ayudar a reducir la depresión es el tipo y la cantidad de relaciones sociales que tengamos. Y parece obvio, puesto que estar solo y no tener muchos amigos ni familia está asociado, sin duda, a la depresión.

No obstante, el estudio, como toda investigación, tiene limitaciones, por lo que futuras investigaciones sobre el tema podrían beneficiarse de diseños longitudinales.

"Nuestro estudio analizó el voluntariado y la depresión en un momento dado", explicó Creaven. “Los estudios sobre puntos de tiempo múltiples pueden ayudarnos a determinar qué es lo primero: ¿el voluntariado conduce a una mejor conexión social (por ejemplo, más amistades, más contacto social) o la conectividad social conduce a más oportunidades para ser voluntario? ¿Y cómo influyen estos factores en la salud mental? Esto puede ayudarnos a comprender cuándo y cómo el voluntariado puede ser verdaderamente eficaz para mejorar la salud y el bienestar".

“También sería útil recopilar información detallada sobre el voluntariado. La mayoría de los estudios miden "cuántas horas" o "con qué frecuencia" las personas son voluntarias, y sabemos menos sobre el tipo de actividades que realizan las personas y las relaciones que forman a través del voluntariado".

"Aunque no hubo una ventaja especial para el voluntariado en nuestro estudio, probablemente sea más fácil para una persona asumir el voluntariado que cambiar otros aspectos de sus conexiones sociales, como tener amistades íntimas o estar casado", agregó Creaven.

Por lo tanto, el voluntariado sigue siendo un objetivo más útil para la intervención que otros aspectos de la conexión social en los que es más complicado intervenir, como ayudar a una persona a hacer amigos o a encontrar pareja, pero hacen falta más estudios para comprender mejor cómo el voluntariado influye en la salud.

Fuente:

“Social connectedness and depression: Is there added value in volunteering?“, Ann-Marie Creaven, Amy Healy, and Siobhan Howard. First Published July 10, 2017. Sage Journals. https://doi.org/10.1177/0265407517716786

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar