×
  • Buscar

Cómo afecta psicológicamente la anorexia

Cómo afecta psicológicamente la anorexia

La anorexia es un trastorno de origen neurótico que se caracteriza por un rechazo sistemático de los alimentos y se observa generalmente en las personas más jóvenes. Suele ir acompañada de vómitos provocados, adelgazamiento extremo, y en los casos más graves conllevar a la desaparición de la menstruación.

Índice

¿En qué consiste la anorexia?

Los desórdenes alimenticios tienen una de las tasas de mortalidad más altas de todas las enfermedades mentales. Actualmente, la bulimia o la anorexia son algunos de los tipos más comunes. Aunque ambas son trastornos completamente distintos, son muy peligrosos para la salud.

A diferencia de la bulimia, la anorexia es más fácil de detectar, pues las personas que la padecen se caracterizan por el miedo o temor a engordar. Las personas anoréxicas tienen una imagen bastante distorsionada tanto de las dimensiones como de la forma de su cuerpo y es por ello por lo que no pueden mantener un peso corporal normal. Quienes padecen anorexia se niegan a mantener su cuerpo con un peso situado dentro de los límites de la normalidad, tienen pánico a llegar a ser obesas y están muy preocupadas por su figura.

Por su parte, la bulimia es un trastorno tanto alimenticio como psicológico, pues las personas que la padecen consumen comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, y después se arrepienten de haber comido tanto y desean perder (como sea) esas calorías ingeridas. El daño psicológico va a más: la ansiedad crece y esta puede derivar en depresión.

Debemos ser conscientes de que tanto la anorexia como la bulimia afectan psicológicamente. En lo que se refiere a la anorexia, este trastorno supone una seria amenaza tanto para la salud física como para la psicológica, y es que además de provocar efectos físicos nocivos estos trastornos contribuyen a los problemas psicológicos, emocionales y psicosociales, como son la imagen distorsionada del cuerpo, una baja autoestima, el aislamiento social, el miedo a subir de peso y las comorbilidades psicológicas.

La alteración de la imagen corporal es la característica común entre las personas que sufren anorexia. Lo que sucede es que la paciente puede verse reflejada en el espejo con obesidad o sobrepeso cuando en realidad el grado de delgadez que tiene es muy peligroso. Esto resulta frustrante y perjudicial para el bienestar psicológico de la persona que padece dicho trastorno.

La baja autoestima es otro factor que contribuye al desarrollo de los trastornos alimenticios. La mayoría de las personas que sufren anorexia pueden sentir que no son lo suficientemente buenas de alguna manera y ven la pérdida de peso como el camino hacia la felicidad. La negatividad y el odio hacia una misma es lo que hace disminuir su autoestima.

Quizás una de las consecuencias más notables sea el aislamiento social. Por norma general, la persona que padece anorexia tiene dificultades para mantener cualquier tipo de relación cercana. Este trastorno hace que quienes la padecen se vean obligadas a mantener sus trastornos alimenticios en secreto e incluso a mentir a las personas más cercanas. ¿Por qué? El dolor y la preocupación que sienten los familiares y seres queridos por las conductas tan poco saludables que ven hace que las personas que padecen anorexia oculten sus hábitos alimenticios.

Finalmente, un trastorno alimenticio como la anorexia tiene una alta tasa de comorbilidad, es decir, se presenta junto a otros trastornos psicológicos. La ansiedad, la depresión, el trastorno bipolar, el trastorno obsesivo-compulsivo y las autolesiones o automutilaciones son trastornos muy graves que deben recibir tratamiento y atención profesional.

Resulta fundamental detectar la anorexia rápidamente, pues se trata de un trastorno difícil de superar que puede convertirse en anorexia de tipo crónico, en la cual las recaídas son frecuentes y puede afectar de manera grave a la salud e incluso en los casos más graves conducir a la muerte del paciente.

Causas de la anorexia

Es importante saber que los trastornos alimenticios como la anorexia no dependen de una causa determinante, sino que esta depende tanto de factores genéticos como psicológicos. ¿Por qué? Los factores individuales, familiares, sociales y culturales desempeñan una función determinante en la aparición de este trastorno.

En cuanto a los individuales, se trata de factores genéticos, biológicos y de personalidad. En primer lugar, la anorexia afecta más al sexo femenino. En cuanto a los factores biológicos se fundamenta en alteraciones hormonales y en la implicación de unos neurotransmisores, como la serotonina, sustancia presente en las neuronas que actúa en la regulación del apetito. Y en lo que respecta a la personalidad suele ser de tipo obsesivo-compulsivo: las personas anoréxicas son autoexigentes y perfeccionistas en extremo, tanto que al no lograr nunca los niveles que se imponen su autoestima disminuye y la tendencia depresiva aumenta.

Cuando nos referimos a los factores familiares debemos ser conscientes de que el carácter de sobreprotección, el alto nivel de aspiraciones o la prolongada duración de los conflictos favorecen el desarrollo de un trastorno como es la anorexia.

Por último, los factores sociales y culturales junto a los psicológicos serán decisivos en el desarrollo de la anorexia. ¿Qué sucede? Nuestra cultura insiste constantemente en el seguimiento de una dieta “sana”, lo que nos lleva a pensar que es baja en calorías y pobre en grasas y azúcares cuando en realidad no es así. Además, la imagen corporal y la delgadez están completamente sobrevaloradas. Estar delgado y tener una figura estilizada son valores personales muy positivos, o al menos eso es lo que considera la gran mayoría de personas en nuestra sociedad.

Tratamiento de la anorexia

Existen algunas medidas básicas para que el tratamiento de la anorexia sea eficaz. Primeramente, es importante involucrar al entorno que rodea al paciente que padece este trastorno. La familia y los amigos más cercanos deben ser los primeros en reconocerlo e intentar ayudar a la persona que lo sufre (seguimiento psicológico), y tras esto establecer un régimen nutricional para restablecer la normalización del peso. La terapia psicológica también ayuda a superar este trastorno.

No obstante, también puede servir de complemento un tratamiento farmacológico para luchar contra estos trastornos y se pueden prescribir los antidepresivos y los ansiolíticos, siempre bajo supervisión y recomendación del médico o de un profesional de la salud que esté tratando a la paciente que sufre anorexia.

Fuente:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anorexia-nervosa/symptoms-causes/syc-20353591

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar