• Buscar
×

Cómo evitar las bolsas en los ojos

Cómo evitar las bolsas en los ojos

Para muchas personas tener bolsas en los ojos supone sufrir un problema estético que les impide realzar la belleza natural de su mirada. A continuación, os vamos a exponer los mejores remedios y consejos para prevenir su aparición y conseguir eliminarlas.

Índice

¿Por qué aparecen las bolsas en los ojos?

Las bolsas de los ojos se caracterizan por ser un efecto natural de la edad, pero también pueden aparecer por las alergias, la falta de sueño, la genética, enfermedades de medicina que afecten a la salud general y los hábitos que favorecen la retención de agua. Como resultado, se acumulan líquidos y toxinas en los párpados inferiores creando este edema, por lo que los trucos para combatirlas se centran en desinflamar lo más rápido posible esa zona.

Consejos para evitar las bolsas de los ojos

Para evitar que aparezcan en tu rostro las temidas bolsas, debes seguir los siguientes consejos:

  • En cuanto a la alimentación, tienes que tener en cuenta que la sal contribuye a que se produzca la retención de líquidos, que incluso afecta a la zona de debajo de tus ojos. Para ello, intenta incorporar en tu dieta alimentos diuréticos (piña, naranja, sandía, lechuga, alcachofa) que promuevan tu función renal. Igualmente, debes reducir el consumo de grasas saturadas, beber como mínimo dos litros de agua al día y evitar las bebidas alcohólicas y excitantes.
  • Los alimentos con vitamina C ayudan a tu cuerpo a absorber mejor el ácido hialurónico, un ácido esencial que disminuye con la edad. Los alimentos ricos en vitamina C y los aminoácidos también pueden ayudar con la producción de colágeno al aumentar tus niveles de ácido hialurónico, creando así una piel más saludable. Para ello, incluye en tu dieta naranjas, pimientos rojos, brócoli, fresas…
  • Reduce el consumo de alimentos salados.
  • El sueño es fundamental. Hay que dormir siempre ocho horas diarias para recuperar toda la energía perdida durante el día. Se recomienda dormir boca arriba para lograr un mayor descanso y que los fluidos corporales se distribuyan mejor en nuestro organismo. También utilizar una almohada adicional para mantener la cabeza a un nivel más alto al dormir y evitar la retención de líquidos.
  • Parpadea de forma seguida para mantener los ojos hidratados. Si no duermes o mueves los párpados lo suficiente, los fluidos naturales de tus ojos no se van a extender adecuadamente.
  • Mantén la piel siempre limpia e hidratada. Lava tu rostro cada mañana con agua fría y aplica una crema específica para el contorno de ojos que te potenciará la mirada haciéndola más luminosa. Quítate el maquillaje antes de irte a la cama. Nada de alcohol ni tabaco.

Remedios naturales para las bolsas de los ojos

Si en tu caso ya han aparecido, existen remedios naturales que funcionan a la perfección:

1. El clásico por excelencia en cuanto a belleza facial y dermatología es sin duda colocar una rodaja de pepino sobre cada ojo durante 20 minutos. Gracias a que posee vitamina C, evita la retención de líquidos. Además, te aportan una sensación agradable y fresca. Otra alternativa sería emplear dos rodajas de patata cruda.

2. La manzanilla y el té verde. Cuando te tomes tu té, conserva las bolsitas y guárdalas en el congelador y cuando estén muy frías colócalas sobre cada ojo durante 15 minutos. Igual con la manzanilla.

3. Coloca dos cucharas de metal en el congelador durante 15 minutos. Después, sitúalas sobre cada ojo y aguanta hasta que se calienten de nuevo.

4. El frío estimula la circulación y favorece el drenaje de líquidos. Por eso, cualquier truco con efecto frío es efectivo. Además de las cucharas que indicábamos antes puedes colocar un apósito bajo el frío o una compresa de hielo y aplicarlo 10 o 15 minutos.

5. Limpia tus senos nasales con suero fisiológico o agua salada a presión para eliminar la mucosidad y otros residuos que pueden aumentar las bolsas.

6. Por último, para disimular las bolsas puedes aplicar un corrector (dos tonos menos de tu color de piel) y un iluminador. Luego matízalo con tu base de polvos para tener un efecto más natural.

En los casos más acusados se puede recurrir a la cirugía o blefaroplastia o el tratamiento con láser. 

Fuente:

Scielo: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0376-78922012000200001

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar