• Buscar
×

¿Cómo se debe lavar la cara?

¿Cómo se debe lavar la cara?

Todos nos lavamos la cara por las mañanas para quitarnos las legañas y despejarnos, pero ¿Nos lavamos correctamente? ¿Qué productos hay que usar? ¿Cuántas veces hay que lavarse la cara al día?

Índice

¿Por qué es importante lavarse la cara?

Lavarse la cara es esencial para mantener nuestra piel limpia, eliminar las toxinas e impurezas, refrescar la piel… Por eso, es importante que nos lavemos la cara por las mañanas y por las noches, antes de irnos a la cama, para eliminar los restos de maquillaje, contaminación, suciedad… que se haya ido acumulando a lo largo del día.

Sin embargo, no basta con lavarse la cara de cualquier manera o con usar cualquier producto, hay que saber cómo hacerlo correctamente y qué productos debemos usar según nuestro tipo de piel.

Pasos para lavarse la cara

1- Lava tu cara con agua templada o fría, nunca con agua caliente. El agua fría o tibia revitaliza el rostro y ayuda a retirar las impurezas.

2- Retírate el pelo con una diadema o coleta y mójate la piel con abundante agua tibia. Puedes echarte agua en la cara con las manos o humedecerte la piel con una toalla previamente mojada.

3- Aplícate el limpiador facial que mejor vaya a tu tipo de piel. Debe ser un jabón neutro o respetuoso con el pH de la piel. Nunca uses el jabón de manos o de cuerpo, ya que la piel del rostro es más sensible. Aplícatelo en el rostro con movimientos circulares, asegurándote de que cada zona de tu cara quede cubierta con una cantidad muy pequeña del limpiador. Masajéate con movimientos circulares durante treinta segundos o un minuto.

4- Si te has maquillado, desmaquíllate correctamente usando un disco de algodón y aplicando el producto desmaquillante con movimientos circulares.

5- Aplica una mascarilla al menos dos veces por semana.

6- Exfóliate suavemente la piel una vez por semana o cada 15 días si tu piel es sensible. La exfoliación ayuda a eliminar la suciedad y las células muertas. Al exfoliarte cada pocos días, evitas que los poros se obstruyan.

7- Si tienes la piel grasa, debes lavarte la cara por la mañana y por la noche. Si la tienes normal o seca, solo por la noche.

8- Una vez tienes la piel limpia, puedes aplicarte el cosmético más adecuado según tu edad y tu tipo de piel: crema antiarrugas, tratamiento antiacné, crema para el contorno de ojos, tratamiento para pieles sensibles, prebase, protector solar…

9- Un buen aliado para el lavado de cara es el agua micelar, un líquido enriquecido con diferentes elementos que ayuda a quitar todo rastro de maquillaje e impurezas a la vez que tonifica e hidrata la piel. Cuando la uses, solo tienes que aplicar un poco sobre el disco de algodón y dar suaves toquecitos en la piel.

10- Sécate el rostro dando suaves toques con una toalla. Trata de no frotarte la cara cuando te seques, ya que eso puede fomentar la aparición de arrugas e irritar la piel.

11- Termina el lavado con una crema hidratante. Escoge una crema hidratante especial para la piel del rostro y aplícate una pequeña cantidad. Si te la echas para dormir, puede ser una crema más intensa que ayude a renovar tu piel.

Por último, debes acordarte de llevar una dieta saludable y equilibrada, beber mucha agua y evitar el tabaco y el alcohol para mantener tu piel sana y joven.

Errores habituales al lavarse la cara

No solo es importante saber cómo lavarse la cara, sino también evitar ciertos errores que muchas cometemos y que pueden estropear nuestra piel. Entre los errores más frecuentes encontramos:

1- No quitarse el maquillaje adecuadamente.

2- No aclarar bien el rostro después de usar el jabón o producto limpiador. Es importantísimo quitar todos los restos de jabón de la cara.

3- Usar la misma toalla que se usa para secarse el cuerpo.

4- No lavarse las manos antes de lavarse la cara. Esto puede provocar acné por la presencia de bacterias. Hay que lavarse bien las manos antes de limpiarse la cara.

5- Limpiarse muchas veces la cara, lo que puede alterar el pH de la piel e irritar y resecar el cutis. Solo debes limpiarte una o dos veces al día según tu tipo de piel y si has sudado mucho.

Fuente:

AEDV: Academia Española de Dermatología y Venereología

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar