• Buscar
×

Celulitis y erisipela en mujeres de más de 40 años

Celulitis y erisipela en mujeres de más de 40 años

La celulitis infecciosa y la erisipela son dos infecciones que se pueden confundir porque tienen características similares, puesto que se tratan de infecciones de la piel que se desarrollan cuando las bacterias consiguen sobrepasar la barrera de la dermis, irrumpiendo e infectando los tejidos subcutáneos. ¿Son más frecuentes a partir de los 40 años?

Índice

¿Qué es la celulitis? ¿Y la erisipela?

Como todos sabemos, la piel es nuestra principal defensora de los gérmenes del exterior ya que mantiene a nuestro medio interior aislado. Cualquier objeto o ser vivo seguramente tenga bacterias, virus u otros gérmenes, por lo que si no existiese la piel, tendríamos continuamente infecciones. Por este motivo, cuando nos hacemos una herida, aunque sea muy superficial, nuestro interior queda expuesto a los gérmenes. Además, las infecciones más comunes son las que producen las bacterias que viven en nuestra piel de forma natural y a la mínima herida se aprovechan para entrar nuestros tejidos subcutáneos.

Las enfermedades más comunes que afectan a las capas interiores de la piel son la erisipela y la celulitis. Hay que tratarlas a tiempo y con el procedimiento adecuado para que las bacterias no puedan trasladarse a otras zonas del cuerpo, como a la corriente sanguínea.

Para empezar, vamos a hablar de la celulitis. En este caso, no se trata de la famosa enfermedad conocida por la aparición de irregulares en la piel a causa de la acumulación de líquido y grasa (celulitis estética). A esta celulitis se la conoce también como hidrolipodistrofia ginoide y es más bien un problema estético, pero no una infección de la piel ni un problema de salud.

La celulitis que se define en este artículo es una infección bacteriana de la piel que afecta al tejido grasoso en la hipodermis y la capa más profunda de la dermis. Por lo general, la celulitis afecta la parte inferior de las piernas, pero puede presentarse en el rostro, los brazos y otras zonas.

Por su parte, la erisipela es también una infección de la piel, pero que afecta a la epidermis y la capa más superficial de la dermis, especialmente del rostro. En otras palabras, en lo único que se diferencian ambas enfermedades es en el lugar donde se produce la infección.

Síntomas de cada enfermedad

Celulitis infecciosa:

  • No suele presentar señales muy claras en la piel debido a que afecta a las capas interiores y no es posible saber dónde comienza y termina la infección
  • Área roja en la piel que tiende a expandirse
  • Hinchazón
  • Sensibilidad
  • Dolor
  • Sensación de calor
  • Manchas rojas y ampollas
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Malestar
  • Dolor de cabeza
  • Común en adultos de aproximadamente 50 años
  • Puede empezar en un área pequeña de la piel con enrojecimiento e hinchazón, algunas veces inicia con una llaga abierta, pero otras muchas veces no se manifiesta hacia el exterior

Erisipela:

  • Al ser una infección más superficial, se puede observar claramente la lesión y percatarse de que existe un problema
  • Aparición de placas rojas y brillantes
  • Fiebre
  • Sudores y escalofríos
  • Es más común en niños y ancianos

Causas de ambas enfermedades

Normalmente, la celulitis está causada por la bacteria Staphylococcus y la erisipela por el Streptococcus. No obstante, existen otras bacterias que pueden intervenir, como el Clostridium y la Pasteurella multocida.

Es más habitual en personas que tienen las defensas bajas o que tienen enfermedades previas como diabetes mellitus.

¿Cómo surgen estas afecciones de la piel?

Ambas enfermedades de la piel se producen cuando las bacterias, con mayor frecuencia los estreptococos y estafilococos, entran en la piel a través de una grieta o rotura. Pueden producirse tras una mordedura de un animal o al hacerse una herida y no desinfectarla adecuadamente o dejar que se infecte. Además, las bacterias pueden ingresar a través de zonas de piel seca, escamosa o hinchada.

Existen varios factores que aumentan el riesgo de padecer estas afecciones:

- Lesiones. Cualquier corte, fractura, quemadura o raspadura.

- Sistema inmunitario debilitado por enfermedades como la diabetes, la leucemia y el VIH/SIDA.

- Enfermedades de la piel como eccema, pie de atleta y herpes que pueden causar grietas que dejen entrar las bacterias.

- Antecedentes de celulitis o erisipela.

- Obesidad. El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de padecer celulitis y erisipela.

¿Estas enfermedades son más frecuentes pasados los 40 años?

Ambas enfermedades son más habituales en adultos, pero, en el caso de la celulitis, sobre todo desde los 50 años. Además, el envejecimiento de la piel y la llegada de la menopausia afectan a la hidratación de la piel y su salud general, disminuyendo las fibras de colágeno, lo que puede hacer que la piel sea más propensa a agrietarse y dañarse, permitiendo que las bacterias entren en ella.

Tratamiento

Para ambos casos, se realiza un tratamiento a base de antibióticos por vía oral que dura en torno a dos semanas. Al comienzo, se debe añadir también una droga que se enfrente al Staphylococcus y al Streptococcus. Asimismo, son mejores los antibióticos por vía intravenosa porque son más efectivos para las lesiones más graves o en el rostro.

Por último, debes saber que si la celulitis o la erisipela no son tratadas de la forma adecuada pueden desencadenar en una infección grave con peligro de muerte para el paciente como la fascitis necrotizante. Por eso, ante cualquier síntoma similar es mejor acudir al médico para que realice las pruebas y exámenes pertinenetes para el diagnóstico.

Fuente:

Celulitis y erisipela: Manejo en atención primaria. ALBERTO FICA C. Rev. chil. infectol. v.20 n.2 Santiago 2003 http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182003000200004. Scielo: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182003000200004

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar