• Buscar
×

¿Por qué salen derrames en los ojos?

¿Por qué salen derrames en los ojos?

El derrame ocular también es conocido como una hemorragia subconjuntival o hiposfagma que se caracteriza por la aparición de una mancha roja de sangre bajo la conjuntiva ocular. Aplicar compresas o toallas frías en el ojo podría ser uno de los remedios más efectivos para aliviar la irritación, pero ¿por qué salen esos derrames en el ojo? ¿Cómo de peligroso es un derrame en el ojo?

Índice

En un derrame ocular lo que sucede es que la sangre se aloja en la zona anterior del ojo y no atraviesa la parte del limbo corneal, es decir, que se queda entre la conjuntiva esclerótica y la bulbar. No obstante, para entender bien qué es exactamente ese derrame ocular será necesario saber qué es la conjuntiva y cuál es su función. La conjuntiva es, en definitiva, una fina membrana que recubre el ojo, una especie de tela transparente elástica y muy fina que tapa la esclerótica, es decir, la parte blanca de los ojos. Además, la conjuntiva dispone de diversas funciones como la de ofrecer protección a los ojos y lubricar la zona corneal.

¿Por qué se produce exactamente?

Un derrame ocular puede producirse por la rotura de algunos de los vasos sanguíneos o capilares que existen en esa zona tan importante del ojo. Además, es importante saber también que existen algunos factores que pueden causar una hemorragia subconjuntival que incluyen: aumentos súbitos de presión (ocasionados, por ejemplo, por un estornudo o por una tos violenta), tener presión arterial alta, tomar anticoagulantes o frotarse los ojos. Por suerte, existen algunos remedios naturales para la tensión ocular que ayudan a bajar la presión del ojo como son:

- gestionar el estrés

- llevar una dieta equilibrada

- hacer ejercicios visuales

- llevar una dieta equilibrada

- limitar la exposición de los ojos al efecto de las pantallas

Causas del derrame o la hemorragia subconjuntival

La gran mayoría de los derrames o hemorragias subconjuntivales se deben a aumentos bruscos de la presión sanguínea que vienen a ser provocados en su mayoría por los estornudos y las toses fuertes. Asimismo, un golpe en el ojo o incluso frotarse los ojos de manera enérgica también podrían ser buenos desencadenantes para que se origine este traumatismo. Y otras causas, aunque bastante menos frecuentes, podrían ser, por ejemplo, la hipertensión arterial o la diabetes mellitus, o bien algunas enfermedades hematológicas o una toma de medicación que pueda alterar la coagulación.

En el caso de que, por ejemplo, el sangrado sea recurrente o muy exagerado lo mejor sin duda es acudir al oftalmólogo de inmediato. El profesional de oftalmología será quien pueda evaluar debidamente los factores de riesgo y con la información que le aporte la historia clínica concreta establecer así un determinado diagnóstico y tratamiento para esta enfermedad.

Tratamiento para el derrame ocular

Dado el carácter no peligroso de esta patología de medicina y la zona en la que aparece el derrame ocular no existen tratamientos para curar la formación de dicha mancha roja en la zona. Sin embargo, sí está indicado revisar de manera periódica la presión arterial siempre y cuando se padezca un derrame ocular de dichas características. El derrame se suele reabsorber entre ocho y diez días aproximadamente, aunque en algunas ocasiones podría llegar a tardar en desaparecer incluso un mes entero.

Y lo que sí hay que tener claro es que la conjuntiva esclerótica no dispone en realidad de ningún tipo de anclaje y por ello es muy frecuente que durante algunas horas posteriores al sangrado la hemorragia continúe y además aumente su tamaño. Por eso, si llegara a ocurrir esto no hay que alarmarse pues se terminará reabsorbiendo en los plazos habituales. Porque ya ha quedado claro: “un derrame ocular no tiene tratamiento como tal, pero sí requiere revisar la presión arterial”.

¿Cómo de peligroso es un derrame en el ojo?

En realidad, podríamos decir que un derrame en el ojo no es peligroso y, aunque su apariencia tan llamativa nos pueda llevar a la conclusión de que sí, no lo es. Un derrame en el ojo se trata en realidad de algo inocuo y habitualmente cursa sin molestia alguna hasta su reabsorción al poco tiempo. El enrojecimiento de los ojos, además, se presenta cuando se rompen los vasos sanguíneos de la membrana mucosa que cubre el globo ocular (conjuntiva).

Y, a pesar de que algunas de las manifestaciones que se presentan antes de que aparezca la hemorragia ocular son comezón, ardor y sensación de tener arena en los ojo, es algo tan incómodo y, a priori puede parecer grave, en realidad no requiere tratamiento médico ya que suelen desaparecer por sí solas aproximadamente en una semana debido principalmente a que la sangre desaparece gradualmente con el tiempo. Por motivos como estos es por lo que se suele recurrir al oftalmólogo normalmente una vez al año y no esperar hasta que el ojo presente algún sangrado.

Durante la adolescencia y la edad adulta es conveniente visitarlo cada dos años si se usan gafas o si se nota una disminución de la visión.

Fuente:

Scielo: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-76062002000300001

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar