• Buscar
×

¿Qué es la misofonía?

¿Qué es la misofonía?

La misofonía significa literalmente “odio al sonido”, la persona que la padece desencadena una intolerancia al sonido e incluso presenta alteración mental y malestar por los sonidos cotidianos producidos diariamente.

Índice

El sonido de un bolígrafo, el sonido de otra persona al respirar, comer, mascar un chicle o beber puede llegar a ser molesto e incluso torturar a las personas que sufren misofonía o síndrome de sensibilidad selectiva al sonido.

Causas de la misofonía

Actualmente, se siguen sin conocer las causas posibles de este trastorno neurológico, pero se piensa que se encuentran en la infancia. Las experiencias adquiridas en la niñez se pueden relacionar con emociones negativas a sonidos específicos.

Particularmente, un sonido que a una persona le desagrade en un primer momento, al seguir escuchándolo continuamente interioriza una emoción negativa que pasados los años se puede convertir en misofonía.

Además, no se trata tanto del propio ruido como de su contexto. De hecho, un mismo ruido como el masticar la comida puede molestar o no dependiendo de quién sea la persona que lo haga o de las circunstancias.

Otro factor podría ser un trastorno de la personalidad que le impidiera soportar los ruidos de las personas. La hiperactividad hacia determinados estímulos sensoriales también puede desencadenar este trastorno.

Normalmente, las ondas sonoras entran a los huesos del oído convirtiéndose en señales eléctricas que viajan por el nervio auditivo hasta el cerebro. Allí llegan al tálamo, que actúa como central de información sensorial desde donde pueden seguir dos caminos diferentes a la amígdala, involucrada en el procesamiento de las emociones como el miedo o el placer. Uno de los dos posibles caminos va directo desde el tálamo hasta la amígdala, lo que permite una respuesta inmediata que provoca a su vez una reacción emocional. El otro camino es más largo y pasa entre medias por la corteza prefrontal, que permite regular las emociones. Se cree que en las personas con misofonía la ruta más larga no funciona, por so reaccionan de esa manera ante ciertos sonidos. En este supuesto, la causa de la misofonía sería daños en la corteza prefrontal media, aunque faltan estudios que confirmen esta hipótesis.

Aunque las causas no sean claras, lo más importante es entender el hecho de las reacciones del afectado por misofonía, puesto que pueden tener impulsos agresivos y evasivos.

Síntomas de la misofonía

  • Sentir irritabilidad y desagrado por sonidos que en la mayoría de los casos presentan una intensidad baja.
  • Tener ganas de salir corriendo para dejar de escuchar el ruido que te incomoda.
  • Presentar conductas agresivas hacia las personas que emiten el sonido que te desagrada, sobre todo si se tiene con ellos lazos familiares.
  • Sufrir ataques de pánico y taquicardias
  • Estrés, ira, irritación, ansiedad y, en casos extremos, rabia.

¿Existe diagnóstico para la misofonía?

Las personas que padecen este trastorno buscan una prueba que les confirme si padecen o no misofonía, pero lo cierto es que la mejor manera de identificar la misofonía es a través de las reacciones del individuo a ciertos sonidos.

El médico probará con diversos sonidos y, según reaccione la persona a ellos, podrá determinar si padece este trastorno o no. Y es que a todos hay ciertos sonidos que nos resultan desagradables, pero una reacción desproporcionada ante estos estímulos puede permitir al profesional de la medicina confirmar el problema.

Tratamiento de la misofonía

En la mayoría de las ocasiones los sonidos molestos provienen de familiares y personas cercanas, lo que impide un desarrollo hegemónico de la vida familiar y social. Esta es una de las razones para que se desempeñe un correcto tratamiento.

En un principio, se plantan estrategias para convivir con esta alteración:

  • La más conocida es la terapia cognitiva conductual. Su finalidad es conseguir que la persona pueda controlar la ansiedad y que elimine la asociación de emociones negativas hacia los sonidos molestos.
  • Para aliviar los síntomas de la enfermedad, las actividades de relajación, como yoga o meditación, son los mejores aliados.
  • La hipnoterapia puede llegar a reducir los síntomas porque se trabaja con el subconsciente directamente. Se trata de lograr que los sonidos no sean distinguidos como una amenaza.

Si todavía no encuentras la solución a la misofonía lo más recomendable es avisar a tus familiares y amigos para que sepan actuar acorde a sus necesidades ya que convivir con este trastorno puede resultar muy complicado, puesto que la gente no lo comprende y pueden tildar al paciente de histérico o “loco”. Eso le puede llevar a aislarse socialmente y evitar el contacto con los demás o determinadas actividades. Por eso, no debes dejar pasar tu problema y debes intentar controlarlo. 

Fuente:

Hear-it: https://www.hear-it.org/es/Misofonia

www.dukescience.org/content/misophonia

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar