• Buscar
×

¿Por qué las mujeres van juntas al baño?

¿Por qué las mujeres van juntas al baño?

Una de las grandes dudas para los hombres (incluso para algunas mujeres) es saber por qué las mujeres van siempre juntas al baño, algo que los hombres rara vez hacen. Pues bien, a este gran dilema de la humanidad no se puede responder con una sola afirmación, ya que existen varios motivos por los que las mujeres, generalmente, prefiramos ir juntas al baño, sobre todo si estamos en un bar o discoteca.

Índice

Motivos por los que las mujeres van juntas al baño

Es raro encontrarse a una mujer sola yendo al baño en un bar, restaurante o discoteca. Lo normal es que, cuando sientes que ya no puedes más y ha llegado el momento de enfrentarse al baño público del lugar, prefieras buscar el apoyo físico y moral de otra amiga, compañera o familiar. ¿A qué se debe esto? Son varias las razones que pueden responder a este gran misterio:

1- Para no hacer sola la cola. Si ves desde fuera un baño de hombres y otro de mujeres, lo normal es que en el de mujeres haya una cola bastante considerable para entrar y en el de hombres no haya nadie. Además del hecho de que las mujeres meen más o tarden mucho más en hacer sus necesidades que los hombres y de ahí esas grandes diferencias de espera, aguantar entre 15 y 45 minutos de cola solo para hacer pis es bastante aburrido, por lo que es normal que quieras llevarte a alguna amiga para que al espera sea haga más amena.

2- Para cotillear. Y ya que el baño confiere la privacidad de que no te escuchen las decenas de mujeres que hacen cola para entrar o que están usando el baño de al lado (¡cuidado siempre con lo que se dice en los baños!), ir al baño con otra amiga o compañera es un buen momento para hablar de con quién ha venido tu jefe a la cena de Navidad, quién está ligando con quién o del vestido tan horrible que se ha puesto Fulanita. No hay nada mejor que aprovechar la larga espera para cotillear un rato.

3- Para sentirse más segura. Muchas veces atravesar todo un local para ir al baño te obliga a enfrentarte a las miradas y cotilleos de hombres y mujeres. Ir con una amiga hasta allí te hará sentir más segura y menos sola, por lo que pueda pasar.

4- Para que te ayude a sujetar la puerta. Las puertas de los baños públicos rara vez funcionan, por lo que tu acompañante puede empujar la puerta para que nadie entre mientras tú tranquilamente haces pis, a le vez que te sujeta el bolso o te pasa el papel higiénico si no hay en el baño. Una ayuda nunca despreciable.

5- Para ayudarte si te has pasado con la bebida. El baño no solo sirve para hacer pis, también para retocarse, asearse o vomitar si la comida (o la bebida) no te han sentado bien. Y en esos momentos, nada mejor que tener una amiga al lado que te sujete el pelo mientras echas lo que te sobra.

6- Para que te ayude con la ropa. Es posible que te hayas puesto un modelito magnífico, para nada sencillo de quitar o bajar para hacer tus necesidades. Una amiga puede ayudarte con esa cremallera, botones o a cerrar un traje un poco ajustado.

7- Para que tu amiga no se quede sola. Si has ido solo con otra amiga de copas, no vas a dejarla sola en el bar mientras haces pis. Es mejor ir juntas, aunque la otra no tenga ganas de ir, que quedarse sola en medio de la pista dando pena.

Pero, ¿por qué el baño?

Si realmente tienes ganas de hacer pis, es normal que vayas al baño y aproveches para cotillear, hablar de los demás compañeros, contar algún secreto… Pero muchas veces se va allí para cotillear sin necesidad de usar el váter, lo cual resulta un tanto extraño, ya que cualquier otro sitio resultará menos concurrido y más limpio.

Sin embargo, los expertos en psicología afirman que el baño es un lugar que ofrece seguridad. Para empezar, a no ser que los baños sean mixtos, es un lugar al que no pueden entrar los hombres, lo cual puede aportar seguridad en ciertos casos. Allí, las mujeres se sienten libres de expresar aquello que en público no se atreven a contar. Desaparecen las vergüenzas al estar en un sitio realmente íntimo y se favorecen las confidencias y chismorreaos más personales.

Por eso es probable que los hombres no necesitan ir juntos al baño, porque ellos no tienen problema en hablar de lo que sea en cualquier sitio. Sin contar con que no tienen puerta que cerrar porque mean unos delante de otros, no tienen que esperar cola, no necesitan que nadie les sujete el bolso, ni retocarse el maquillaje… En fin, que es normal que ellos no entiendan por qué las mujeres van siempre juntas al baño, pero está claro que las experiencias vividas en los servicios públicos no son iguales para ellas que para ellos.

En esto, parece que también las mujeres son de Venus y los hombres de Marte.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar