• Buscar
×

¿Cómo ahorrar para una casa?

¿Cómo ahorrar para una casa?

No, no parece misión imposible, pero el camino fácil no es. Los tiempos que corren, además, no ayudan demasiado a “querer planear” o, al menos, no a “ahorrar suficiente dinero” para comprarnos una casa. Pero se puede conseguir. 

Índice

¿Cómo ahorrar para una casa?

Desde luego entre la pandemia, Filomena, los terremotos y las explosiones... el 2021 no es un año para pensar mucho a futuro, pero si ya llevas bastante tiempo queriendo ahorrar para comprarte una casa no seremos nosotros quienes te digamos que no lo hagas… Además, te damos algunos consejos a ver si hay suerte…

Es normal que, si ya llevas bastante tiempo de alquiler, te entren esas ganas de querer comprarte una casa. Sin embargo, lo cierto es que este sueño de muchos se complica cada vez más. En nuestro país los salarios que tenemos no son precisamente “muy altos” que digamos por lo que resulta casi imposible ahorrar lo suficiente para lograr este propósito. Pero, aunque sea un pelín complicado, lo que está claro es que hay que ahorrar SEA COMO SEA.

Tal y como asegura la experta Xelena Niedbala, de iAhorro, el comparador bancario líder en España, actualmente la mayoría de los bancos te conceden como máximo el 80% del dinero, aunque no en todos los casos ya que algunos no llegan ni siquiera a ese porcentaje, y solo en casos excepcionales (y con muy poca frecuencia) te pueden llegar a ofrecer el 100%. Por todo ello, para esta experta lo más recomendable es tener el 20% del valor de la vivienda ahorrado como mínimo y el 10% para cubrir los gastos de la formalización de la hipoteca.

En relación con el porcentaje total (el 100%) del que hablamos podemos decir que este puede ser un buen truquillo para conseguirlo: ¿Sabes que hay pisos y casas que son propiedad de los bancos? Pues bien, durante años estos han ido acumulando una gran cantidad de viviendas cuyos propietarios no pudieron pagar en su día la hipoteca. Son ahora los bancos los dueños y no les importaría demasiado deshacerse de ellos si van a recibir su beneficio, claro. Será en esos casos en los que, mayormente, puedan ofrecerte un 100% del precio de la vivienda para la venta.

Y, si te decides por esta opción, estás en posesión de solvencia y, además, cuentas con capacidad necesaria de tener crédito tu poder de negociación será algo mayor. Recuerda que la entidad bancaria (que quiere deshacerse de la vivienda y que, además, ya contempla “esas pérdidas”) te dará más margen para negociar que un vendedor particular al que le costará más tener dicha solvencia o simplemente no puede acceder a un crédito. Pero eso sí, no te quedes nunca con lo que te digan solamente en un banco, hay infinidad de entidades bancarias que pueden ayudarte, así que investiga un poco y baraja entre distintas opciones. Y, sobre todo, ten claro que el paso que quieres dar es realmente lo que quieres hacer. Sin duda, una hipoteca puede, o es, mejor dicho, una de las decisiones más importantes que cualquier persona y/o familia deba tomar por lo que dedícale tiempo suficiente para estar completamente segura.

Y una vez tengas clara tu decisión... coge un folio o abre un Excel ¡lo que prefieras!, y en él apunta todos tus gastos regulares e irregulares. Los gastos irregulares son los que “podrían evitarse” en determinados momentos. A continuación, coloca otra sección, la más importante sin duda, la sección del ahorro. Cada mes deberás ir anotando todos y cada uno de los gastos que tengas y, aunque se pueden añadir muchas más secciones, los gastos referidos al alquiler y todas las facturas de suministros, y alguna cosilla más por ahí, al menos las tendrás muy bien controladas.

Después fíjate una serie de metas a medio plazo para que, al menos, puedas tratar de cumplirlo desde el principio. Para lograr este punto siempre puedes optar por empezar a programar tus gastos semanales con suficiente antelación y empezar por ahorrar un poquito cada mes, por muy pequeña que sea la cantidad… ¡Algo es algo ????!

Otros consejos para ahorrar en el día a día

Existen además otros consejos que te van a permitir ahorrar bastante más de lo que crees y que llegues a fin de mes al menos “algo más desahogado” …

- Olvídate de la tarjeta. Es cierto que en los tiempos que corren te agradecen casi más un pago con tarjeta que en efectivo (lo que ha hecho la pandemia…). Sin embargo, nadie te va a rechazar el dinero en metálico y, si tu propósito es ahorrar, si no tienes más dinero en efectivo no podrás gastarlo.

- No vayas a comprar jamás con hambre. Esto hará que te lleves por delante medio super… NO QUEREMOS ESO ¿verdad? Y no te olvides cuando estés allí de comprar productos con ofertas de 3x2, 2x1 o la 2ª unidad a mitad de precio.

- Piensa siempre antes de comprar lo que sea. ¿Es realmente necesario o solo es un capricho de los tuyos? Ya no… hay que ahorrar.

- Opta por comprar siempre en las mismas tiendas y comercios. Seguramente tendrás algún que otro descuento que podrás aprovechar y a final de mes lo agradecerás ¡sin duda!

- Ahorra todo lo que puedas en luz y en agua. Cuando no estés en alguna parte de la casa apaga la luz, cierra el grifo cuando no estés utilizando el agua, apaga el wifi cuando no vayas a estar en casa durante muchas horas, etc.


- Nada de comer todos los días fuera de casa. Cocinar sale mucho más barato…

- Aprende a hacer las cosas por ti mismo. Córtate el pelo, píntate las uñas, arregla por ti misma lo que se te compra y dales vida nueva a cosas viejas evitando gastar dinero innecesariamente.

- Evita cualquier tipo de deuda. Hoy día puedes conseguir un préstamo hasta para comprarte unos zapatos si me apuras así que evita la deuda a toda costa porque siempre tiene intereses.

- Familiarízate un poco con las compras de segunda mano. Las tiendas de segunda mano son un buen lugar para buscar muebles de calidad a precios muy bajos. Y, aunque sabemos que no todo podrás ni querrás comprarlo usado, sí es buena opción para comprar muebles, coches o teléfonos.

- Invierte también en tus ratos de ocio. Es mejor salir a comer fuera dos veces al mes y “bien”, que ir cuatro o cinco veces a la semana escogiendo lo más barato. Usa también esta mentalidad de la inversión con tu tiempo de ocio.

- Busca una segunda fuente de ingresos para ahorrar dinero. Conseguir una segunda fuente de ingresos, si además potencia alguna de tus habilidades, es una doble ganancia. Si tus ocupaciones te lo permiten, claro.

Siempre puedes optar por buscar alguna manera de conseguir un sobresueldo, haz de canguro a tus vecinos, entrena niños, da clases a niños o adolescentes que lleven mal algunas asignaturas o lleva las redes sociales de algún pequeño negocio (esto ahora se lleva mucho…). Recuerda que todo ese dinero que consigas podrá ir directamente a tu cuenta de ahorro.

Y sí, todo esto es indispensable porque, tal y como aseguran muchos de los expertos en economía, finanzas y ahorro, “disponer de un colchón financiero resulta esencial para poder adquirir una casa”. De hecho, el ahorro previo es esencial a la hora de convertirse en propietario de un inmueble, aunque lo primero siempre sea quejarse. Aquí os dejamos algunos de los pretextos más habituales por los españoles para no ahorrar para la compra de una casa según www.pisos.com:

1- “Con lo caro que está todo no hay quien ahorre”

2- “Para qué voy a ahorrar si nunca me darán una hipoteca”

3- “Con mi sueldo, imposible ahorrar”

4- “Prefiero vivir al día y disfrutar de la vida”

5- “Soy demasiado joven todavía para pensar en ahorrar”

Y, aunque son simplemente eso, excusas, es verdad que fácil una no lo tiene ya que después de investigar bastante al respecto, según un estudio publicado en www.eleconomista.es “los jóvenes necesitan de media más de seis años para poder ahorrar la entrada de una vivienda” o bastante más actualmente y es que el crecimiento tan elevado de los precios de los inmuebles en los últimos años no va en absoluto acompañado de una subida equiparable en salarios.

Un gran problema de acceso de jóvenes a la compra de una vivienda que, sin duda, se está convirtiendo en la principal amenaza para el sector inmobiliario, aunque, sin duda también, para nuestra sociedad. De hecho, por detrás de Donostia, tanto Madrid como Barcelona completan el podio de las ciudades menos accesibles ya que en estas una pareja de jóvenes con salario mínimo interprofesional necesitan de media alrededor de 17,3 y 15,6 años de ahorro para conseguir el dinero de la entrada de un piso.

Entonces ¿posible o imposible?

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar