• Buscar
×

¿En qué se diferencian las copas de los sujetadores?

¿En qué se diferencian las copas de los sujetadores?

Cuando llega el verano nos apetece lucir un poco nuestro moreno playero, ponernos algunas camisetas con la espalda al aire o alguna blusa con escote en la parte delantera. Sin embargo, con los sujetadores que utilizamos de manera habitual se ven los tirantes y los enganches de sujeción del sujetador y no, no queda igual si optamos por unas copas y no por los sujetadores de toda la vida.

Índice

Tipos de sujetadores

Por norma general, los sujetadores llevan tirantes y se unen gracias a los enganches que tienen en la parte de detrás. Sin embargo, la moda como todo avanza a pasos agigantados. Tenemos sujetadores sin tirantes, con tirantes que van al cuello, sujetadores que se enganchan por la parte baja de la espalda, y sí, a pesar de que no podemos negar que los sujetadores han sido y son un invento maravilloso que sujeta el pecho de las mujeres y lo realza, las copas también se han ganado el apoyo de muchas mujeres en el mundo de la lencería femenina porque ¿qué pasa cuando llevamos vestidos o blusas muy escotados y espaldas al aire?

Quizás deberíamos guardar los sujetadores en el cajón y decidirnos por las famosas copas invisibles, que nada tienen que ver con los sujetadores. Estas son estupendas para todas aquellas que quieran estrenar su nueva camiseta con la espalda por completo al descubierto o con un gran escote en la parte de delante porque estas copas tienen la posibilidad tanto de engancharse (para mayor seguridad) como de desengancharse sin que no se note si llevamos sujetador, copas ¡o nada!

El sujetador o sostén (también llamado brasier) es un elemento de ropa interior femenina que consiste en dos copas que cubren total o parcialmente los senos y que, además, tiene generalmente cuatro bandas, dos en los lados en sentido horizontal que se sujetan la una a la otra en la espalda o parte anterior sobre el pecho, y dos en sentido vertical sobre los hombros que se unen a los otros dos en la espalda. Dicha prenda tiene su antecedente en el corpiño, una especie de camisa que sujeta los senos mediante unos cordones, pues, de hecho, la introducción del sostén es algo reciente. Fue el 3 de octubre de 1914 cuando Mary Phelps patentó una pieza de ropa que dio pie al desarrollo de esta pieza de lencería.

Sin embargo, las copas o copas invisibles son otro elemento de ropa interior femenina que no lleva ni parte trasera para unir, ni parte delantera ni tirantes, es decir, es la copa que se observa en cualquier sujetador, pero sin nada más. Además, estas copas llevan una especie de pegamento de silicona que hace que se adhieran a la piel sin ningún problema.

Actualmente, además del uso de las copas, también son muchas las mujeres que prefieren las pezoneras (menor tamaño). Estas son un instrumento de lactancia, aunque más concretamente un objeto de goma que se pone sobre el pezón y de alguna forma lo protege o sustituye, pero se ha convertido en otra prenda de lencería femenina para disimular el pezón, pero que no se vea el sujetador. Y sí, a pesar de que en el mundo de la lactancia las pezoneras son tanto temidas como odiadas, pues algunos expertos consideran que estas son una peligrosa interferencia en el amamantamiento natural, todavía siguen existiendo y, además, son muchas las mujeres actualmente que, sin ser siquiera madres, las usan para lucir esos escotes de los que hablábamos en ocasiones especiales y que dejan una gran parte del cuerpo al descubierto.

¿El vestido que vas a llevar es algo más amplio? Pues ya puedes empezar a dar uso a los sujetadores adhesivos, que son la mejor opción en este caso. Existen dos tipos: los que simulan el sujetador con dos tiras adhesivas que se pegan en los costados y los que llevan las copas de goma y se pegan al pecho. Este último no necesita tirantes y va pegado por completo (excepto si ya los has usado más veces o hace mucho calor…) a diferencia del primero que sí va pegado al costado y tiene mayor sujeción, pero lleva tirante.

Otro tipo de sujetador que es perfecto cuando llevas escotes en la espalda algo menos pronunciados son los sujetadores con tiras cruzadas en la parte baja de la espalda. En este caso son los sujetadores más recomendables pues bajan bastante y permiten sujetar el pecho de forma habitual, pero sin que se vea ni se note nada en absoluto. Pero eso sí, recuerda que su uso es algo limitado ya que solamente es posible usarlo para los escotes de altura alta o media.

Y si no te convence cada día estar cambiando de sujetador al ir haciendo tus modelitos del fin de semana existe un gran truco que seguro no podrás rechazar. Antes de tirar tus sujetadores puedes recortar sus copas y coserlas a la camiseta o blusa que tenga mucho escote (tanto para las que lo tengan delante como para las que lo tengan detrás) ya que de esta manera no hará falta estar pensando qué sujetador coger o a qué amiga pedirle sus copas para que no se te vea nada. Si las dejas ya cosidas podrás ponerte ese modelito cuando te apetezca y no tendrás ningún problema porque ya tienes la sujeción. Con varias puntaditas estará listo y para la próxima no perderás tiempo revisando en tu cajón o en la lavadora… A vosotras también os pasa, ¿no? Siempre que quieres algo está empapado porque acaba de salir de la lavadora o hay que plancharlo… pero ¿qué haríamos sin nuestras madres?

Movimiento braless

Pero si lo que te pasa es que estás harta de que los sujetadores te molesten o las copas se te caigan recuerda que ahora está muy de moda eso de no llevar nada. Si te ves capaz de abandonar los sujetadores porque te molestan y no aguantas más, siempre puedes optar por esa posibilidad. Cada una es libre de llevar lo que quiera, cómo quiera y cuándo quiera y, si no, que se lo digan a la actriz y también escritora Noelia Morgana, que ya proclamaba hace un año que “a veces no lleva sujetador porque no le da la gana” y publicaba en 2016 la revista española femenina Proyecto Kahlo.

El movimiento Braless, “la libertad de vivir sin sujetador”, se ha puesto muy de moda en los últimos años y son ya muchas las youtubers, las influencers, las bloggers, las cantantes y las actrices las que se han sumado a este movimiento que comenzó ya en los años 60 como una tendencia feminista para protestar contra la opresión del cuerpo de la mujer y que hoy, más que un motivo de salud, es un aliado de la causa feminista y un recurso estético apoyado por muchas caras conocidas y por otras que no lo son tanto.

Y, a pesar de que no está científicamente comprobado, sí es cierto que muchos de los estudios, en concreto el de Jean-Denis Roullion de la Universidad Franche-Comté en Francia, asegura que “ a pesar de la creencia tan antigua que muchas mujeres tenían, llevar sujetador no resulta beneficioso para el pecho”, “que los pechos de las mujeres que no usan sujetador de manera prolongada se mantienen más firmes y con menos estrías” y “que el sujetador no disminuye el dolor de espalda”. Por tanto, algunos de los investigadores contemplan el sujetador como una “falsa necesidad”.

Pero ¿cómo explica Roullion que se mantienen más firmes los pechos si no usamos sujetador durante un tiempo prolongado? Pues bien, el investigador, que ha estado trabajando en este tema desde 1997, sugiere que los pechos se convierten en “dependientes” de un apoyo de lencería una vez que las mujeres comienzan a usarlo, lo que significa que los músculos de soporte se están infrautilizando haciendo que la degradación sea cada vez más rápida.

Y tú, ¿llevas sujetador?

Fuente:

Fuentes:

Agencia EFE. Claves y secretos de un sujetador saludable.  https://www.efesalud.com/claves-y-secretos-de-un-sujetador-saludable/

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar