×
  • Buscar

La primavera de 2020 trae una moda que mira siglos atrás

La primavera de 2020 trae una moda que mira siglos atrás

Paradojas de la moda: el año 2020 nos trae como referente a Margarita de Austria, la protagonista del más famoso cuadro de Velázquez cuya vestimenta vamos a ver recreada por encima de la pasarela. Y es que de cara a la primavera, las firmas apuestan por una silueta extrema que, de forma irremediable, evoca a esas faldas ahuecadas que se llevaban en el siglo XVII y XVIII. 

Índice

El precedente de Balenciaga

En pleno siglo XXI, la era de la moda online, resulta que firmas como Loewe le dan una oportunidad de nuevo a aquel armazón que ayudaba a dar volumen a los dos lados del cuerpo. En su colección han incluido vestidos en colores suaves que aportan volumen a la altura de la cadera. Esta silueta se encuentra presente también en cierta forma en su colección pre-fall 2020.

Balenciaga se ha adelantado a los demás una vez más. Cuando en 1939 el couturier vasco presentó su famoso vestido Infanta no iba mal encaminado. Con él recreó la forma del vestido de las hijas de los monarcas, sobre todo la infanta María Teresa. Aquel diseño de Cristóbal Balenciaga, creado en terciopelo de algodón y raso de seda, exageraba la forma de la falda y de los hombres. Ahora Loewe toma el testigo para la colección de 2020.

Como ya hemos adelantado, extremar la silueta es una de las máximas del año que viene, a fin de disimular la naturaleza propia del cuerpo a través de una armadura de faldas ahuecadas y volúmenes que se antojan prácticamente imposibles. Pero no solo Loewe ha dado el salto en esta dirección. Otras firmas como Rick Owens o Thom Browne también han decidido llevar hasta sus últimas consecuencias las caderas.

Del guardainfantes al tontillo, hasta la actualidad

Un guardainfantes de líneas más redondeadas dio paso a una estructura conocida con el nombre de tontillo, el cual prolongaba más aún la figura a los dos lados, dejando plana la parte frontal. Esta es una silueta que llegó a Francia también con el nombre de pannier, haciendo referencia a dos cestas de carga que se llevaban a ambos lados de un asno.

Precisamente es Versalles la referencia que más han tenido en cuenta en colecciones como la de Thom Browne, quien decidió subir a la pasarela alusiones evidentes a la moda encumbrada por María Antonieta en el siglo XIII.

Comme des Garçons también vuelve a su moda de inspiración versallesca en su colección de primavera, si bien lo hace a su forma. Esto es una consecuencia lógica del proyecto en paralelo en el que Rey Kawakubo se ha embarcado, y en el que trabajará para los trajes de la primera adaptación del Orlando de Virginia Woolf en la Ópera de Viena.

Esta es una vestimenta a la que ya tenemos que familiarizarnos, porque es la gran apuesta de la exposición y la gala MET 2020, inspirada en el papel de Tilda Swinton en la película del mismo nombre, de 1992.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar