×
  • Buscar

Cómo sobrevivir a un escándalo empresarial

Cómo sobrevivir a un escándalo empresarial

Sea del tipo que sea, sobrevivir a un escándalo empresarial es siempre una tarea complicada. A menudo no se tiene nada que ver con el escándalo surgido en la empresa de la que ha formado o forma parte. Sin embargo, es necesario saber cómo afrontar la situación ya que, lo quieras o no, esto puede afectar a las perspectivas de empleo.

Índice

Aléjate de la empresa

Aunque asumir el escándalo sea algo clave, es aconsejable idear algunas estrategias de distanciamiento con la empresa involucrada, lo que no significa no aceptar el bullicio empresarial. Esto varía en función de la naturaleza y el grado de participación de trabajadores y directivo de la empresa, puesto que en algunas ocasiones nos podemos alejar de manera elocuente. Si el escándalo ocasionado es grave podemos optar por marcharnos a otra industria con diferentes responsabilidades e incluso marcharnos a otro país, ya que cada uno sigue sus propias leyes y normas. Lo que se considera o no escándalo y el castigo posterior difiere de uno a otro, por tanto, es imprescindible conocer tanto la cultura como las leyes explícitas e implícitas del país en el que quiera trabajar o bien sea enviado. Lee, mira e investiga con el fin de encontrar un trabajo seguro en el que poder superar algunas de las dificultades emocionales que hayan podido crearse tras el escándalo.

Algo fundamental y a lo cual no prestamos mucha atención a la hora de entrar en una determinada empresa es la ética. La ética empresarial se refiere a las cuestiones normativas de naturaleza moral que se plantean en el mundo de las industrias y que tienen la función de regular las conductas de los trabajadores desarrollando sus buenos actos y virtudes. Debemos prestar especial atención a los valores éticos para lograr el éxito en nuestra empresa. Trabajar a diario con valores como la verdad, la coherencia o la transparencia será siempre una ventaja ante las empresas rivales, y proporcionará fidelidad y credibilidad tanto del interior como del exterior de la empresa.

Una de las tareas más complicadas, como hemos mencionado anteriormente, es asumir que tu empresa o incluso tú misma estás involucrada en un escándalo. La palabra asumir en este contexto va mucho más allá. No es suficiente con aceptarlo y hacer como si nada hubiera pasado. Hay que ser honesto consigo mismo y con los demás y, para ello, y aunque sea una labor difícil, el nombre de dicha empresa debe estar siempre presente en nuestro currículum.

¿Se debe ocultar?

¿Qué conseguimos con ocultarlo? Dificultar las posibilidades de encontrar un trabajo. No hay que escribir el motivo por el cuál tu anterior empresa se vio involucrada en ese escándalo, pero sí sería recomendable fijar el nombre de esta, ya que puede reflejar culpabilidad en el caso de no hacerlo. No olvides que si durante tu trayectoria las empresas tienen una buena reputación deberías destacarlas primero. Lo que uno lee antes influye tanto de manera positiva como negativa a la hora de mirar el resto.

A pesar de que el currículum sea clave a la hora de ser seleccionado para comenzar a trabajar en una nueva empresa, uno debe ser precavido. La importancia del escándalo puede verse reducida si el número de empresas en las que has trabajado es alto. Sin embargo, también puede ocasionar algunos problemas. Corremos el riesgo de vernos involucrados en más escándalos si hemos trabajado en multitud de empresas y, además, para muchas empresas esto puede significar inestabilidad laboral y falta de compromiso.

Una tarea fácil a la hora de encontrar trabajo cuando nuestra situación anterior ha sido algo complicada es conocer las empresas a las que han ido algunos de tus ex compañeros de trabajo debido a que la probabilidad de aceptación será mayor que en otras empresas que no conocemos. Estas empresas están más abiertas a la hora de contratar trabajadores procedentes de empresas estigmatizadas. Al igual que los antiguos compañeros pueden ser una buena fuente de información y de oportunidades para encontrar un nuevo trabajo, también lo serán la amplia red de contactos que se tengan. Es decir, a medida que conozcamos a más personas, menor será la probabilidad de riesgo en el mercado laboral. Un alto número de referencias creíbles aumenta la integridad del trabajador involucrado y el estigma que se había creado es mucho menor.

A medida que avanza nuestra sociedad, los estereotipos también lo hacen. Cada vez están más presentes las imágenes tomadas como modelo, aceptadas por una mayoría, y esto puede llegar a ser dañino. Los estigmas estereotípicos no desaparecen rápidamente, puesto que cuando una mayoría toma como patrón una determinada cosa es difícil cambiar su percepción. La reacción es mucho más intensa cuando hay presencia de estereotipos, como las minorías relacionadas con clichés criminales.

Sin embargo, es posible sustraerse a eso y superar un escándalo empresarial.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar