Cómo enfrentarse a una entrevista

En Trabajo
Comparte en:

La entrevista de trabajo es el paso más importante en el proceso de encontrar un trabajo. Y es que la impresión que se lleven ese día los responsables de recursos humanos es determinante para elegir a un candidato u otro. Por eso, si estás buscando trabajo, debes prepararte adecuadamente la entrevista.

El proceso de selección de un nuevo trabajador tiene varias fases: publicar la oferta de trabajo, seleccionar los candidatos de entre todos los currículos recibidos y, por último, la o las entrevistas. Llegar a esta perta es importante, pero no sirve de nada si en la entrevista fallamos. Es fundamental destacar por encima del resto de seleccionados para ser, finalmente, el elegido.

Aquí van algunos pasos que te ayudarán a estar lo más lista posible frente a una entrevista de trabajo:

  1. Preparación.

Documéntate sobre la empresa. ¿Qué trabajo hacen? ¿Cuántos trabajadores son? Por un lado, los empleadores valorarán que te hayas informado sobre su trabajo, les darás el mensaje de que no solo vas ahí por conseguir un trabajo que te dé dinero (que, siendo realistas, es lo que todos hacemos en la mayoría de ocasiones). Además, te servirá a ti. No pienses en una entrevista de trabajo como un proceso unilateral. Tú también debes hacer una entrevista a tus empleadores. ¿Qué perfil buscan? ¿Qué cualidades creen que hacen falta para el puesto? ¿Hay posibilidad de promoción? Todo esto además de cuestiones técnicas como salario, horario… Así que infórmate para hacer preguntas que os valgan a los dos.

 

  1. Viste para ganar.

La presión sobre cómo vestir en las entrevistas es real; es innegable que parte de la primera impresión reside en el aspecto; pero evita ir con ropa con la que te sientas disfrazada. Opta por un estilo formal pero acorde con tu estilo. No tienes por qué llevar tacones si nunca los llevas, o un vestido como si fueras una ejecutiva de Wall Street… Ante la duda, opta siempre por aquello en lo que estés segura, tenga un aspecto profesional y esté en tonos neutros, para evitar que tu ropa llame la atención sobre ti y puedas concentrarte en mostrar tus aptitudes y tu actitud.

 

  1. Prepara ciertas respuestas.

No se trata de ir con un guion, pero es conveniente que pienses en cómo responder a esas preguntas cliché comunes en las entrevistas. Los nervios, circunstancias de la entrevista o el simple hecho de que estamos atentas a varios estímulos pueden hacer que no respondas de la manera que te gustaría. Preparar algunas preguntas te ayudará a dar con mejores respuestas y te hará sentir más preparada.

Algunos ejemplos de preguntas:

  • ¿Qué crees que puedes aportar al puesto/compañía?

Piensa en habilidades que tengas y que se puedan aplicar al trabajo al que aspiras, además no te olvides de otras cualidades más subjetivas, pero también importantes: las ganas de aprender, por ejemplo.

  • ¿Por qué te interesa este puesto?

Esta pregunta es un básico en toda entrevista de trabajo. La documentación y búsqueda de información previas son básicas para poder contestar sobre por qué te atrae ese puesto. Menciona algunas características de la empresa que te hayan gustado, el tipo de trabajo que aspiras hacer, lo que crees que podrías aprender…

  • ¿Por qué terminó tu último trabajo?

Recuerda que esta pregunta suele ser curiosidad genuina, así que da una respuesta breve, honesta y diplomática.

  • ¿Cuál consideras que es tu mayor logro? / Dime alguna fortaleza que tengas.

Este es el momento de presumir. Dudar mucho a la hora de contestar esta pregunta no da precisamente un mensaje positivo. Muéstrate segura y di, con claridad, algo de lo que te sientas orgullosa/cualidades que tengas y que pueda tener implicación con el trabajo para el que te estás entrevistando.

  • Dime alguna debilidad/defecto.

Suelen ir unidas y es igual de relevante que la anterior. Piensa en una respuesta que muestre que tienes capacidad de crecimiento y que eres consciente de ti misma, con tus defectos y virtudes. Sé honesta… diciendo lo justo. Ah, y evita decir el “perfeccionismo”, es el defecto comodín que todo el mundo usa.

  • ¿Qué es lo que menos te gustaba de tu último trabajo?

Intenta centrar esta respuesta en ti misma, argumentando que no ofrecía posibilidad de crecimiento personal, mejor que en quejarte de tu trabajo, tu jefe o tus compañeros, lo que no daría un muy buen mensaje a tu potencial contratador.

  • Háblame de tu historial laboral.

El entrevistador/a tendrá tu currículum delante, así que no se trata de que repitas los datos que ya hay en tu currículum, sino de que hagas un resumen e introduzcas alguna anécdota, como qué aprendiste en cada uno, algún logro que tuviste en alguno…

  • Háblame de un conflicto que encontraras en el trabajo y cómo lo resolviste.

Este es un claro ejemplo de por qué hace falta pensar antes de la entrevista ciertas posibles preguntas y respuestas. Busca en tu historial personal algún problema laboral con el que te encontraras y que en tu opinión resolvieras bien. No busques un conflicto épico, sino uno que muestre que eres capaz de resolver conflictos inteligentemente.

Algunos consejos más…

– Asegúrate del lugar y la hora de la entrevista para no llegar tarde. Si vas a ir en transporte público, ten en cuenta que puede haber retrasos, al igual que puede haber atascos o accidentes si vas en coche.

– Si te ocurre algún imprevisto que te obliga a llegar tarde, avisa al entrevistador.

– Saluda a tu entrevistador mirándole a los ojos y con un apretón firme. Lo normal, incluso entre personas de distinto sexo, es darse la mano, pero si el entrevistador te da dos besos, responde de la misma manera.

– Durante la entrevista debes mostrarte tranquilo y relajado, con naturalidad y confianza en ti mismo.

– Cuidado con tu comunicación no verbal. Nada de tics o movimientos nerviosos como mover las piernas o tamborilear con los dedos.

– Mantén la atención en todo momento sobre lo que te dicen y haz comentarios interesantes.

– Demuestra tu interés por trabajar en la empresa y tus capacidades.

 

Foto: Creado por Freepik

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu