• Buscar
×

¿Por qué tenemos súper fuerza en situaciones peligrosas?

¿Por qué tenemos súper fuerza en situaciones peligrosas?

Todos hemos oído (o vivido) acerca de situaciones extremas en las que una persona aparentemente débil desarrolla una fuerza sobre humana, casi como Hulk, para salvar su vida o la de alguien. ¿Cómo es posible esto?

Índice

El cortisol

Madres que levantan un coche para sacar a sus hijos de debajo, ancianos que dan un puñetazo al agresor de sus hijos… Son muchos los casos que se oyen de personas que, en situaciones de vida o muerte, desarrollan una fuerza descomunal para salvar su vida o la de un ser querido (o incluso la de un desconocido).

Esto es posible porque, durante situaciones de amenaza para la vida, diversos cambios biológicos ocurren en el cuerpo. Cuando estás estresado o asustado, sustancias químicas como el cortisol o la adrenalina son liberados en el torrente sanguíneo. El cortisol, conocido como "la hormona del estrés", regula muchos cambios incluyendo los niveles de azúcar en la sangre (glucosa) y la presión arterial, mientras que la adrenalina prepara el cuerpo para luchar o huir.

Además, el cortisol aumenta el ritmo cardiaco, dilata los vasos sanguíneos y libera nutrientes que preparan a los músculos con un extra de oxígeno y energía para realizar respuestas rápidas, normalmente de lucha o huida.

Esto hace que todo el cuerpo responda a esa situación de estrés o miedo (sistema nervioso simpático) contribuyendo a la súper fuerza que nos hace súperhumanos, liberando cascadas de enzimas y proteínas que nos ayudan a realizar esas hazañas increíbles.

Asimismo, se liberan endorfinas, que suprimen el dolor y dan otro impulso extra. Las endorfinas permiten afrontar situaciones límites y estresantes consiguiendo un efecto duradero.

En resumen, bajo circunstancias de miedo, se liberan altos niveles de adrenalina, lo que puede aumentar la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca. Esto ocurre casi inmediatamente y da un impulso instantáneo de energía. Otras investigaciones muestran que, cuando estás estresado, tu cerebro libera endocannabinoides, sustancias químicas que pueden hacerte sentir menos dolor. Todas estas sustancias que libera el organismo pueden jugar un papel trascendental en por qué te sientes más poderoso.

Así pues, en situaciones límite o emergencias, el cuerpo reacciona desatando reservas de energía que normalmente permanecen inaccesibles, convirtiéndonos en súperhumanos.

Otras causas

No obstante, también hay que tener en cuenta que estas historias suelen exagerarse y que probablemente esa madre no fuera capaz de levantar el coche entero, solo una parte. Pero ese cortisol y adrenalina liberados hicieron que, aparentemente, lo lograra con poco esfuerzo.

Por lo tanto, el organismo cuenta con una serie de mecanismos que nos ayudan en situaciones extremas de peligro. Ante la vida o la muerte, el cuerpo es capaz de desarrollar una serie de capacidades que no suele tener (fuerza, entereza, agilidad, velocidad, valor, aguante…) para salvar la vida propia o la de otro ser humano. Nuestra capacidad de supervivencia es muy grande, quizá por eso hemos llegado a ser la especie dominante.

El peligro y el estrés hacen que salga lo mejor y lo peor de nosotros y que seamos capaces de realizar actos que, de ordinario, no seríamos capaces de hacer. Una capacidad fantástica digna de más estudios e investigaciones para entender mejor el cerebro humano.

¿Puede ser perjudicial para la salud esta súper fuerza?

La excitación prolongada y el exceso de cortisol o adrenalina puede producir ataques de corazón, paros cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones. Así, demasiada adrenalina y noradrenalina pueden ser peligrosas para el corazón, el cerebro y otros órganos.

Por lo tanto, esta respuesta a un peligro o amenaza también puede ser perjudicial para personas que tienen enfermedades cardiacas preexistentes (lo que se conoce popularmente como morirse de un susto).

Si eres una persona que reacciona a cualquier problema de manera desproporcionada, consulta a tu médico, ya que el exceso de cortisol o adrenalina, como hemos visto, puede ser perjudicial para la salud si no se controla.

Fuente:

Wise, J. (2011). Extreme Fear: The Science of Your Mind in Danger. Basingstoke: Palgrave Macmillan.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar