• Buscar
×

Pink Tax, el impuesto invisible que hace los productos femeninos más caros

Pink Tax, el impuesto invisible que hace los productos femeninos más caros

Parece existir un impuesto invisible que no figura en ningún ticket o factura pero que hace que los productos comercializados como “femeninos” (es decir, rosas) sean más caros que los masculinos. ¿Tan preciada es la pintura rosa?

Índice

¿Qué es Pink Tax?

Pink Tax, Tasa rosa, impuesto femenino… el aumento del coste de los productos cuando estos son distribuidos como femeninos tiene muchos nombres, pero ninguna razón coherente de por qué sucede esto. Se trata en general de productos que, la mayoría, no tendrían ni por qué ser diferenciados para hombres y mujeres (¿bolis para mujeres? ¿En serio?), pero que lo son y, para redondearlo, resultan más caros en su versión femenina.

Podéis hacer el irritante experimento de comparar los precios del mismo producto en sus versiones para hombres con aquellos dirigidos a mujeres. Cuando lo hagáis, muchas veces encontraréis una incomprensible diferencia entre el precio de los primeros y el de los segundos.

Champú, cuchillas de afeitar, desodorantes, ropa, perfume… Según un estudio de la Universidad de California, las diferencias en los precios de estos productos hacían que, a lo largo de un año, las mujeres llegáramos a pagar alrededor de 1.300 € más que los hombres en los mismos productos. Y otro estudio del Departamento de Consumo de la ciudad de Nueva York, que comparó los precios de unos 800 productos con versiones masculina y femenina, determinó que, por productos similares, las mujeres pagamos un 7% más que los hombres.

En España, por ejemplo, FACUA-Consumidores en Acción realizó un estudio que concluía un aumento del 171% del precio de las cuchillas de afeitar para mujeres. La razón que dan desde el marketing es que las mujeres están dispuestas a pagar más por estos productos, pero... ¿es eso justo?

Llamémoslo Marketing

¿Cómo se explica? Algunos defienden que esta tasa invisible sobre los productos femeninos se debe a que los hombres suelen gastar menos en su cuidado personal, por lo que así las marcas intentar incentivar su consumo. La ley de la oferta y la demanda… revertida. A más demanda, más precio.

No obstante, esto no explica por qué esta diferencia llega hasta… los juguetes. En EE UU, la cadena de supermercados Target cobraba el doble por un patinete dirigido a niñas que por la versión dirigida a niños (es decir, igual, pero uno en rosa y otro en rojo). Concretamente, la versión rosa costaba 45 dólares, mientras que la roja era de 25. Nunca el color rosa dio tanto dinero… La indignación que despertó este hecho hizo que la cadena igualara el precio de los dos productos.

Y esto, como es de esperar, no fue un hecho aislado. Como decía la revista Fortune en un artículo: “Simplemente hacer un juguete rosa aumenta su precio”. En el artículo señalaban un estudio de la consultora Boomerang Commerce que analizó productos de 17 categorías distintas -entre ellas juguetes, ropa y electrónica- en casos en los que los productos se ofrecieran en diversos colores. En cada uno -eso es, en cada una de las 17 diferentes categorías- la versión rosa era la más cara. Un triciclo rosa se vendía por 58 dólares, su versión idéntica -pero en otro color- por 43. Una bicicleta infantil costaba 64 dólares en su versión no-rosa, y 80$ por ir pintada en ese color.

¿Qué explicación se da en este caso? Que este mayor precio se puede explicar en que los productos rosas tienen un menor mercado que otros colores, por lo que se venden menos. Sí, habéis leído bien, de nuevo la ley de la oferta y la demanda. ¿No decían que los productos femeninos de higiene eran más caros que los masculinos porque ellos compraban menos? Parece que da igual el nivel de oferta y demanda. La versión “femenina" de un producto siempre parece costar más.

¿Se abolirá por fin la tasa rosa?

Con la llegada al poder del gobierno de coalición PSOE- Unidas Podemos, ambos partidos se comprometieron a bajar el IVA de los productos de higiene femenina como compresas, tampones o copas menstruales, considerándolos productos de primera necesidad y aplicándoles el IVA súper-reducido del 4% (actualmente se les aplica el 10%), para avanzar en la igualdad de género.

Hasta el momento, este cambio no se ha llevado a cabo, y se sigue pagando un 10% por estos productos que son, por supuesto, de primera necesidad y no un lujo. Esto supone un fuerte desembolso para todas las mujeres. 

Según un Informe del Instituto de la Mujer, la menopausia llega a las mujeres españolas alrededor de los 48 años. Eso significa que pasan unos 36 años con la regla. A 13 periodos por año, son 468 veces. Y a cuatro días de media cada vez, 1.872 días. Es decir, algo más de cinco años de su vida con la regla, lo que supone una media de 7.000 euros. Pero si sale adelante la propuesta en España y se aplica el IVA súperreducido del 4% a estos productos, el efecto sería el siguiente: una caja de 18 tampones pasaría de costar unos 2,75 euros a 2,60 euros. El ahorro sería de 15 céntimos, lo que puede parecer muy poco, pero supondría una cantidad considerable si hablamos de 468 periodos a lo largo de la vida.

La causa de que aún no haya salido adelante esta propuesta puede ser que el Estado dejaría de recaudar unos 18 millones de euros anuales. No obstante, España no sería el primer país en realizar este avance. En Escocia estos productos son gratis, y otros países ya han bajado el impuesto a los productos de higiene femenina para mejorar la igualdad de género. 

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar