• Buscar
×

Ovulación y ganas de vomitar

Ovulación y ganas de vomitar

La ovulación puede producirse en cualquier momento entre el día 10 y el 21 del ciclo menstrual, aunque lo normal es que esta se produzca alrededor del decimocuarto día después de la menstruación. En esta etapa, además, se van a producir tres fases: folicular, ovulatoria y lútea, pero también se van a producir algunos síntomas como las náuseas y las ganas de vomitar…

Índice

¿Estás ovulando y tienes ganas de vomitar?

Las náuseas y las ganas de vomitar no siempre van a convertirse en un vómito. Además, los motivos por los que a alguien le entran ganas de vomitar son varios. Estas náuseas o ganas de vomitar pueden aparecer cuando se consumen, por ejemplo, alimentos con demasiada grasa, en el caso de que se sufra gastritis o si una está embarazada. También cuando una se monta en barco o en algún otro sitio que se balancea mucho. Las atracciones, por ejemplo, también pueden provocar mareos, náuseas y ganas de vomitar.

Pero ¿qué pasa cuando las ganas de vomitar le entran a la mujer que está ovulando?

Las náuseas es lo que precede al vómito, esas ganas de vomitar, esa sensación de malestar y ese gusto amargo en la boca y sudoración fría son todos esos síntomas previos al vómito, pero ¿cuándo termina? Normalmente pasan algunas horas y esas ganas de vomitar y también todos esos síntomas mencionados suelen desaparecer. Sin embargo, es cierto que en algunos casos esto podría alargarse algo más. Si dura un día o algo más, y una sigue teniendo mucho malestar, pero desconoce la causa, sí habría que acudir al médico.

Y es que, a pesar de que los signos de ovulación van a variar de mujer a mujer, son muchos los que una gran mayoría de mujeres podría tener en común. Además del aumento de la mucosa cervical, del aumento del deseo sexual, de la vulva hinchada, del dolor abdominal o de la sensibilidad en los senos, entre otras, también los dolores de cabeza y las náuseas son síntomas bastante comunes. La mujer en la ovulación, de hecho, es mucho más sensible a los cambios hormonales por lo que es más frecuente de lo que pensamos ese dolor de cabeza o esas náuseas y ganas de vomitar en la ovulación.

Por norma general, suele haber síntomas durante la ovulación, aunque lo cierto es que en muchas chicas y mujeres son bastante notorios y en otras pueden pasar casi desapercibidos. Es posible también que algunas mujeres hayan experimentado algunos de los síntomas anteriormente mencionados, pero estas no los asocien al hecho precisamente de que están ovulando.

Los gases, que anteriormente no habíamos mencionado, son también uno de los síntomas comunes durante la ovulación. De hecho, se ha demostrado que en el proceso de la ovulación la mujer incrementa la producción de gases.  Los gases son bastante incómodos y contribuyen además a que ese dolor de estómago cause otras molestias, mayores y aún más si cabe dolorosas. Por tanto, es inevitable que en estos casos el estómago también al revolverse produzca naúseas y ganas de vomitar. Para frenarlos habrá que evitar consumir algunos alimentos como las legumbres y no contribuir con la alimentación a esa producción de gases, pero ¿qué hacer para frenar esas ganas de vomitar en la ovulación que no vienen provocadas por los gases?

Pues bien, lo cierto es que hay algunas cosas que una mujer puede hacer cuando note náuseas o esas ganas de vomitar tan horribles… Lo primero que una debe hacer es sentarse tranquilamente. Hay que tener en cuenta que muchas veces el solo hecho de caminar de un lado a otro puede empeorar las ganas de vomitar. Y tomar mucho líquido. Así es, y para asegurarse de tomar el suficiente habrá que beber de 8 a 10 vasos al día, pero agua, evitando en la medida de lo posible otros líquidos que no son verdaderamente necesarios. No obstante, si una se cansa demasiado del agua siempre puede optar por tomar algunos sorbos de jugo de frutas. Pero ¿qué más podemos hacer?

1- Comer alimentos suaves.  Las galletas, el pan tostado, el pescado al horno, el pollo o el arroz son alimentos suaves.

2- Comer alimentos que contengan mucha agua. Las sopas claras o la gelatina la contienen en grandes cantidades a diferencia de otros alimentos…

3- Sentarse después de comer y no acostarse.

4- Buscar siempre un lugar calmado y placentero para comer que esté en la medida de lo posible libre de olores y distracciones.

5- Probar a enjuagarse con una solución de bicarbonato de soda, sal y agua tibia antes de comer si aparecen esas náuseas o ganas de vomitar.

Otras causas que provocan esas náuseas y esas ganas de vomitar

- Laberintitis: inflamación de una estructura en el interior del oído, el laberinto, que tiene como principal síntoma los mareos o la sensación de vértigos, que normalmente va a generar esas náuseas de las que hablábamos.

- Problemas gastrointestinales: algunos problemas como la gastritis, la gastroenteritis, el reflujo o la pancreatitis sí podrían causar también algunos síntomas como el malestar o las náuseas y en este caso incluso hasta un poco de sensación de dolor.

- Migrañas o jaquecas: si no sabes lo que es probablemente nunca la hayas padecido pues la migraña es un dolor intenso y pulsante en alguna parte de la cabeza. Ello puede traer consigo algunos síntomas, mareos y vómitos.

- Resaca: esta seguro que alguna vez la has tenido así que probablemente no haga falta que te explique que, cuando una persona consume bebidas alcohólicas en exceso, al día siguiente lo único que suele sentir es malestar, dolor de cabeza, dolor incluso en los ojos en algunas ocasiones, y mareos y náuseas debido sobre todo a la deshidratación.

- Infecciones: otras infecciones por virus, hongos o bacterias también pueden provocar algunos síntomas como las náuseas, los mareos y como consecuencia de ello, los vómitos.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar