• Buscar
×

¿Los hombres con barba son más atractivos para las mujeres?

¿Los hombres con barba son más atractivos para las mujeres?

La selección natural, basada en los estudios de Darwin, se basa en que las características ambientales favorecen las adaptaciones particulares, es decir, que los seres vivos se adaptan según el hábitat en el que viven para asegurar su supervivencia. Sin embargo, Darwin descubrió también un segundo tipo de selección dentro una misma especie, aquella que las hembras y los machos pueden ejercer sobre el sexo contrario. Darwin lo llamó “la selección sexual” y afecta a rasgos no relacionados con los órganos sexuales, especialmente el tamaño corporal y los adornos, como la barba, que tan de moda se ha puesto ahora. ¿Es solo una moda o es que los hombres con barba siempre han resultado más atractivos para las mujeres?

Índice

La evolución y los rasgos

Durante las últimas décadas se han hecho muchos estudios sobre qué tipo de mujeres resultan más atractivas para los hombres y viceversa y, casi todos coinciden en que ciertos rasgos que aseguran la fertilidad son atractivos ya que, al fin y al cabo, somos seres vivos que buscan la procreación y la supervivencia de la especie.

Esto no es algo nuevo, Darwin ya se dio cuenta de este hecho en 1871 cuando escribió su libro El origen del hombre (en el original inglés The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex, es decir, El origen del hombre y la selección en relación con el sexo). En este libro Darwin afirmaba que la selección puede tener lugar dentro de un sexo, buscando aquello que le haga superior a otros miembros de su sexo, o entre sexos, como a la hora de elegir pareja. Y entre los rasgos de los que habló, Darwin específicamente citó la barba humana como una respuesta a la selección sexual que sirve de atracción a la pareja.

Los rasgos que evolucionan bajo la selección sexual, o las características sexuales secundarias, normalmente se desarrollan cuando las personas maduran sexualmente (es decir, en la pubertad). En los mamíferos, tales rasgos se encuentran comúnmente en la cabeza. Debido a que la visión es el órgano predominante entre los primates, muchos de ellos muestran tipos sorprendentes de adornos faciales. Algunos ejemplos son la nariz prominente de los monos probóscide macho y una barba combinada con solapas en las mejillas muy grandes en los orangutanes machos. La barba humana también pertenece a esta categoría.

Conceptos básicos del crecimiento de la barba

James Hamilton y sus colegas llevaron a cabo estudios pioneros sobre el crecimiento de la barba humana en las décadas de 1950 y 1960, y luego siguió una notable investigación de Valerie Randall. Es importante destacar que las diferentes regiones de cabello en la cabeza muestran diferentes patrones de crecimiento, lo que indica adaptaciones separadas. El pelo de la barbilla se reemplaza más rápidamente, en aproximadamente tres meses, mientras que el del cuero cabelludo es más lento, tarda de cuatro meses a más de tres años.

Las áreas "sin pelo" en el cuerpo humano en realidad están cubiertas por vellos cortos, finos y no pigmentados. Las regiones "peludas", que incluyen cuero cabelludo, cejas y pestañas, tienen pelos más largos, más gruesos y pigmentados. Cada folículo piloso muestra un ciclo de crecimiento en el que el reemplazo del cabello alterna con las fases de reposo.

En un estudio histórico, Hamilton y sus colegas investigaron el crecimiento de la barba en 365 hombres japoneses de 1 a 88 años. Las barbas crecieron mucho menos que en los caucásicos, lo que indica una diferencia genética, confirmada por el hecho de que los hombres japoneses de Tokio se parecían a aquellos que vivían en Nueva York. Además, el crecimiento de la barba fue significativamente más similar en gemelos idénticos que en hermanos no gemelos o machos no relacionados. El patrón general fue un aumento pronunciado en el crecimiento de la barba durante la maduración sexual (edades de 15 a 20), un aumento gradual hasta la edad de 45 años y luego una disminución lenta en las décadas posteriores. La pérdida de pigmento de los pelos de barba comenzó a los 40 años y aumentó a partir de entonces. Por lo tanto, la apariencia de la barba cambia considerablemente a lo largo de la vida.

Control hormonal de las barbas

El desarrollo de las características sexuales secundarias, como las barbas durante la pubertad, refleja las diferencias hormonales entre los sexos. Las hormonas "masculinas" (andrógenos), que incluyen varias formas de testosterona, generalmente controlan el desarrollo de estas características. Una clara señal de que las hormonas masculinas están involucradas, señaló Aristóteles, es que los rasgos sexuales secundarios no se desarrollan si los machos son castrados antes de la madurez. En los eunucos humanos, el crecimiento de la barba se suprime, pero la administración de testosterona lo estimula.

Un estudio anónimo publicado en Nature en 1970 proporcionó una evidencia intrigante acerca de una posible conexión entre andrógenos y barbas en hombres adultos. Durante dos años, el autor, un biólogo de campo, estuvo virtualmente aislado en una isla remota durante varias semanas. en diferentes momentos. Se dio cuenta de que su barba crecía menos durante el tiempo que estuvo en la isla, pero comenzó a aumentar un día antes de irse, alcanzando niveles inusualmente altos durante sus primeros días en tierra firme. Para poner a prueba su sospecha de que la actividad sexual reiniciada era el desencadenante, midió el crecimiento de la barba pesando los restos de pelo de una máquina de afeitar eléctrica una vez al día. Se observó un marcado aumento siempre que se reanudó la actividad sexual, aunque pronto volvió a la línea de base. Curiosamente, el crecimiento aumentó antes de la actividad sexual. El autor también llevó a cabo otros experimentos sobre sí mismo y descubrió que pequeñas dosis de diversos andrógenos colocados debajo de la lengua estimularon el crecimiento de la barba a niveles comparables al provocado por la actividad sexual.

Investigadores posteriores han restado importancia a este estudio anónimo, pero seguramente la posibilidad de que el crecimiento de la barba esté relacionado con la actividad sexual merece una mayor investigación.

La barba como atractivo femenino

Varios estudios han confirmado la sugerencia original de Darwin de que las barbas humanas han evolucionado por la elección femenina, pero con resultados diversos. Así, varios autores han sugerido que las barbas, en lugar de servir para atraer a una pareja, pueden amplificar las exhibiciones agresivas y aumentar las percepciones de dominio social. Además, la ocurrencia transcultural de las respuestas humanas es un requisito previo para cualquier hipótesis evolutiva. Por estas razones, los estudios de amplio alcance de Barnaby Dixson, que incluyen la comparación intercultural, son especialmente bienvenidos. Como prueba inicial, Dixson diseñó un cuestionario que combinaba la presencia / ausencia de barba con expresiones faciales y respuestas evaluadas de europeos (Nueva Zelanda) y polinesios (Samoa). En estos dos entornos culturales, tanto los hombres como las mujeres atribuían una posición social más alta a los hombres con barba, y las mujeres de hecho calificaban las caras sin barba como más atractivas.


Posteriormente, en un artículo de 2016, Dixson y sus colegas utilizaron un enfoque más sofisticado para evaluar los efectos de las barbas en combinación con indicadores faciales de masculinidad (cresta pronunciada de la frente, mandíbula más robusta). También se tuvieron en cuenta las diferencias entre las relaciones a corto y largo plazo. Se utilizó la manipulación de gráficos por ordenador para generar caras masculinas con cinco diferentes grados de masculinidad y variando de afeitado limpio a pelo de varios días o totalmente barbudo. Las pruebas de clasificación de imágenes se realizaron en línea con 8.520 mujeres de entre 18 y 100 años, asignadas al azar para evaluar tres aspectos diferentes: (1) atractivo físico general; (2) atractivo para una relación a corto plazo; (3) atractivo para una relación a largo plazo. Apareció una interacción significativa entre barba y masculinidad. Con los rostros bien afeitados, tanto el aumento como la disminución de la masculinidad redujeron el atractivo, pero este efecto fue menos marcado si la barba o la sombre de pelo estaban presentes. Además, la presencia de vello facial aumentó el atractivo para las relaciones a largo plazo, pero no para las relaciones a corto plazo.

Patrón de calvicie masculino

Pero la historia tiene un giro adicional porque otra característica notable en los hombres que también puede enviar una señal de masculinidad es la calvicie. James Hamilton documentó la calvicie en un documento de 1951 sobre los hallazgos de más de 300 hombres y 200 mujeres de entre 20 y 94 años. En hombres adultos, pero generalmente no en mujeres, la pérdida de cabello se produjo progresivamente con la edad, afectando al 58% de los hombres de 50-92 años.

Al igual que con la barba, la calvicie es hereditaria, con diferencias entre las poblaciones humanas que presumiblemente reflejan distancias genéticas. Hamilton descubrió que en los hombres chinos la calvicie era menos común y tendía a ocurrir más tarde que en los caucásicos. Al igual que con las barbas, los andrógenos están involucrados en el patrón de calvicie masculino, que puede ser inducida por el tratamiento con testosterona. Pero con la calvicie, el efecto es opuesto: los andrógenos suprimen el crecimiento de los folículos capilares. Esta "paradoja de los andrógenos", estudiada en detalle por Valerie Randall, ilustra de manera dramática el hecho de que los diferentes rasgos del cabello pueden comportarse de maneras muy diferentes.

Pero, comparativamente, se ha realizado poca investigación sobre las posibles funciones de la calvicie. Un documento de 1996 de Frank Muscarella y Michael Cunningham consideró esto en conjunto con las barbas. Observaron que la calvicie normalmente se desarrolla más tarde en la vida y puede señalar la madurez social: dominio no amenazante aliado con la sabiduría y la nutrición. Las pruebas utilizaron imágenes faciales masculinas manipuladas con tres niveles de cabello craneal (completo, retroceso, calvo) y dos niveles de vello facial (barba con bigote, afeitado). La reducción del cabello en la cabeza se asoció con una mayor percepción de madurez social y de apaciguamiento, pero con una disminución de las percepciones de atractivo y agresividad. Por el contrario, el vello facial se percibió como más agresivo, menos atractivo y más bajo en la madurez social.

En general, los estudios hasta la fecha indican que cualquier función de señal de las barbas tiene más que ver con las relaciones de dominancia que con la elección de pareja femenina. En el futuro, será importante realizar estudios que evalúen múltiples tipos de rasgos seleccionados sexualmente juntos, en lugar de examinar solo uno o dos. En particular, será necesario estudiar los efectos combinados de la barba y la calvicie en relación con la edad del hombre.

Y para ti, ¿las barbas son atractivas o no?

Fuente:

“Beauty and the Beard”, Robert D. Martin Ph.D., biólogo y antropólogo, autor del libro How we do it.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar