×
  • Buscar

Las mujeres evalúan a sus parejas de manera más negativa cuando sus niveles de estrógeno están altos (y ellos lo saben)

Las mujeres evalúan a sus parejas de manera más negativa cuando sus niveles de estrógeno están altos (y ellos lo saben)

Las hormonas marcan de una forma importante la vida de las mujeres ya que afectan a sus estados físicos y anímicos, especialmente en épocas de cambios hormonales como antes de la regla, en el embarazo o al llegar la menopausia. Pero, además, una nueva investigación proporciona evidencia de que las fluctuaciones naturales en las hormonas de las mujeres no solo afectan a su propia psicología, sino también a la percepción y el bienestar de sus parejas.

Índice

El impacto de las hormonas en la conducta de la mujer

El estudio, publicado en Biological Psychology, es el primero en examinar cómo el aumento y la disminución de las hormonas femeninas, especialmente los estrógenos, durante el ciclo menstrual impactan en los sentimientos y las percepciones de sus parejas.

“Las hormonas tienen un efecto subestimado en el comportamiento, lo cual es cierto para hombres y mujeres, al igual que para animales de otras especies ", explica la autora del estudio Francesca Righetti, profesora asociada de VU Amsterdam. "Los investigadores han comenzado a explorar cómo las variaciones hormonales que ocurren de manera natural y confiable a lo largo del ciclo ovulatorio, específicamente, la variación de las hormonas estradiol (un tipo de estrógeno) y progesterona, afectan la forma en que las mujeres piensan y sienten".

Para ello, los investigadores realizaron este trabajo del que tratamos que ha examinado cómo la variación en las hormonas afecta a ambos miembros de una relación. “Dado nuestro interés en las relaciones románticas, buscamos comprender mejor qué aspectos de las relaciones románticas varían en función de estas hormonas y cuáles no”.

Los investigadores recolectaron muestras de orina de 33 mujeres durante 15 días para medir los cambios en los niveles de estradiol, progesterona y testosterona. Durante estos 15 días, las mujeres y su pareja masculina también completaron encuestas nocturnas sobre la satisfacción de su relación, las percepciones de su pareja y otros factores.

Todas las relaciones habían durado más de 4 meses y ninguna de las mujeres estaba usando anticoncepción hormonal.

Righetti y sus colegas descubrieron que tanto las mujeres como sus parejas evaluaban sus relaciones de manera más negativa en los días en que las mujeres tenían niveles más altos de estradiol. A medida que aumentaba el estradiol, las mujeres también evaluaban a su pareja como menos atractiva físicamente.

“Los niveles hormonales de las mujeres cambian a lo largo de sus ciclos ovulatorios, y es probable que estos cambios afecten su psicología y, tal vez, la forma en que se sienten hacia su pareja. Descubrimos que la hormona que alcanza su punto máximo justo antes de la ovulación, el estradiol, se asoció con una evaluación más negativa de la pareja”, dijo Righetti.

Los niveles de estradiol de las mujeres también se asociaron con el bienestar autoinformado de sus parejas. "Los hombres también percibieron que su pareja estaba menos satisfecha cuando el estradiol estaba alto y, en consecuencia, experimentaron un menor bienestar", dijo Righetti.

A pesar de los cambios en la atracción sexual, sin embargo, las fluctuaciones hormonales no se asociaron con tener relaciones sexuales. Es decir, a pesar de ver a sus parejas como menos atractivas en ciertos días, eso no afectaba la hecho de mantener relaciones o no.

Limitaciones del estudio

"Nos gustaría enfatizar que nuestro estudio investigó los cambios dentro de las parejas. Algunas relaciones son especialmente buenas y otras son especialmente malas”, dijo Righetti. "Los cambios naturales en las hormonas no van a convertir una mala relación en una buena, o una buena relación en una mala, pero podrían influir en algunos cambios sutiles dentro de una relación, como agregar algunas pequeñas turbulencias a lo que es una gran relación en general, o temporalmente hacer que las cosas sean un poco más agradables para una relación que es bastante difícil”.

El estudio, no obstante, incluye algunas limitaciones que hay que tener en cuenta antes de sacar conclusiones. "Dadas las dificultades para reclutar parejas menores de 40 años que no usan anticonceptivos hormonales, nuestro tamaño de muestra es bastante pequeño y se necesita replicación para garantizar la solidez de los hallazgos", explicó Righetti.

Tampoco está claro por qué los niveles más altos de estradiol se asociaron con una menor satisfacción en la relación entre las mujeres. "Las teorías evolutivas han sugerido que, cuando las mujeres están ovulando, pueden estar especialmente sintonizadas con otros hombres (por ejemplo, hombres con buenas cualidades genéticas), y es por eso que se distancian de su pareja primaria. Sin embargo, nuestros datos no fueron totalmente consistentes con esta perspectiva, ya que el estradiol no se asoció con el grado en que las mujeres informaron coquetear y prestar más atención a otros hombres ", dijo Righetti.

“Pero esto puede deberse al hecho de que, dada nuestra pequeña muestra, nuestras participantes femeninas pueden no haber encontrado muchos hombres atractivos durante la duración de los estudios. Por el contrario, puede ser que la evolución haya dado forma a las mujeres a separarse preventivamente de su pareja cerca de la ovulación para ser abiertas y atentas para identificar parejas alternativas que puedan ser especialmente buenas parejas reproductivas".

Sea cual sea la causa, queda claro que las hormonas, especialmente los niveles del estradiol, el estrógeno más abundante en las mujeres en edad fértil, afectan a las mujeres y su percepción de sus parejas, pero también a los hombres.

Fuente:

Fuente:

“How reproductive hormonal changes affect relationship dynamics for women and men: A 15-day diary study”, Francesca Righetti, Josh Tybur, Pau lVan Lange, Lea Echelmeyer, Stefanie van Esveld, Janique Kroese, Joyce van Brecht, Steven Gangestad. Science Direct. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0301051119302509

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar