• Buscar
×

Él tiene novia y yo estoy casada

Él tiene novia y yo estoy casada

Las relaciones de pareja siempre son complicadas, pero lo son mucho más cuando te enamoras de alguien que ya tiene otra pareja, y se enrevesa aún más si tú estás casada.

Índice

¿Y si te enamoras teniendo pareja?

Lo más sencillo para iniciar una relación es que te enamores de una persona sin pareja ni compromisos y ella sienta lo mismo por ti. En estos casos, no hay más que dar el primer paso para comenzar una relación amorosa.

Sin embargo, los problemas comienzan cuando te enamoras de alguien que tiene pareja y, para más inri, tú también la tienes. En estos casos todo serán dudas y deberás enfrentarte a decisiones difíciles que, al final, puede que no acaben bien.

Lo primero, debes pensar en ti misma y en tu relación sin preocuparte de qué siente esa persona de la que te has enamorado ahora ya que la decisión que tomes con respecto a tu pareja actual la debes tomar de acuerdo a lo que sientas por él, lo felices que seáis, si tenéis problemas y discusiones o no, si ves futuro en esa relación… En definitiva, tienes que valorar si esa relación ya se ha acabado o no, si el amor que sentías por tu marido ha terminado, independientemente de que la otra persona sienta algo por ti o no.

Ten en cuenta que, normalmente, si surge atracción o amor entre tú y otra persona diferente a tu marido es porque algo no va bien en tu matrimonio ya que las parejas fuertes, consolidadas y felices rara vez se sienten atraídas por terceras personas.

Puede que esta nueva atracción sea solo algo pasajero porque tu relación, después de tantos años de matrimonio, ha entrado en una etapa rutinaria en la que solo os preocupáis por los hijos, el trabajo, las cargas personales… sin tener tiempo para vosotros. Si es así, puede que esta atracción sea un aviso de que debes sentarte a hablar con tu pareja y poner más trabajo en vuestra relación para recuperar el amor y la pasión. Pero si lo que sientes por la nueva persona es más profundo o te das cuenta de que ya no quieres a tu marido, quizá sea hora de dar el paso y dejarlo.

¿Qué hacer?

Así que deberás reflexionar sobre tu matrimonio y valorar si quieres seguir o no con él. Habla con tu marido, exponle lo que te pasa (no es necesario que le digas que estás enamorada de otro, solo que tienes dudas sobre vosotros) e intentar arreglar la situación. Si nada funciona y sigues pensando en el otro, deberías romper tu matrimonio.

Una vez tomada esta decisión, lo mejor es que hables con el chico que te gusta y le digas que has roto, no por él, sino por ti, y que estás libre para iniciar una relación con él. A ver cómo reacciona él. Si él también deja a su novia y te prefiere a ti, podéis empezar una relación para ver dónde os lleva. Si por el contrario no está dispuesto a dejar a su novia, pero aún así, quiere liarse contigo, mejor huye ya que ser “la otra” nunca es agradable y solo trae consigo disgustos; además de estar haciendo daño a esa otra chica que no sabe que su novio está más que dispuesto a serle infiel. Lo que supone un tercer problema, ¿se puede confiar en una persona infiel? ¿Es infiel solo con esa chica porque realmente no la ama o lo sería también conmigo porque es su forma de ser? Dudas que podrían estropear una relación.

Lo mejor, para que una relación funcione, es empezar de cero, sin ataduras ni “maletas”. Suficientemente difícil es ya como traer problemas de relaciones pasadas.

¿Y si encima él es más joven?

Si además de los problemas antes mencionados de tener ambos parejas más o menos estables este chico es más joven que tú, puede que te surjan aún más dudas.

Y es que está muy aceptado en la sociedad que los hombres de 45 o 50 años se divorcia y se líen con mujeres de 25 o 30 años, pero al revés todavía se ve mal. Si es tu caso, y te has enamorado de un chico 15 o 20 años más joven que tú, no debe importarte el qué dirán, tan solo lo que sentís y queréis vosotros.

Obviamente, puede haber ciertos inconvenientes en salir con un chico más joven, puesto que su ritmo de vida, su estabilidad o lo que desee para su vida puede no coincidir contigo. Pero si es responsable y maduro, tenéis los mismos gustos y la misma filosofía de vida y encajáis a la perfección, no tengas dudas solo por la edad e inténtalo. Es mejor eso que arrepentirse.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar