×
  • Buscar

5 motivos por los que caminar es mejor que correr

5 motivos por los que caminar es mejor que correr

¿Eres de las que odia salir a correr o, como se dice ahora, hacer running? ¿Prefieres las largas caminatas, pero no sabes si son igual de beneficiosas para la salud? Un informe afirma que los beneficios son similares y, en términos de desgaste, es mejor caminar.

Índice

El estudio, publicado por la American Heart Association's Journal of Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology, concluyó que "los gastos de energía son equivalentes andando rápido y corriendo, por lo que se produjeron reducciones de riesgo similares para hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes mellitus y posiblemente enfermedades cardiovasculares”.

En otras palabras, al menos según el estudio, caminar era tan efectivo como correr para aliviar el estrés, el colesterol alto y las enfermedades cardíacas y la diabetes. Y aunque varios estudios afirman que cuanto más rápido se va, mejores son los beneficios para la salud, otros estudios elogian las suaves ventajas de un ritmo más lento.

Más allá de las ventajas paralelas, ¿puede ser caminar que correr en algunos ámbitos?

1. Correr puede estresar el sistema inmune

Caminar, a diferencia de correr, especialmente largas distancias, no parece gravar tu sistema inmunológico. Los corredores de larga distancia son más susceptibles al desarrollo de infecciones. Entrenar o correr una maratón no solo quema grasa sino también tejido muscular, lo cual añade cargas indebidas al sistema inmune del cuerpo.

2. Correr puede dañar tu corazón

En la revista Circulation, los investigadores realizaron mediciones ecocardiográficas de la función cardíaca en 60 corredores recreativos antes y 20 minutos después de las Maratones de Boston 2004 y 2005. Lo que encontraron fue que antes de la carrera, ninguno de los corredores tenía marcadores séricos elevados para el estrés cardíaco. Después de la carrera, 36 corredores, es decir, el 60 por ciento, tenía marcadores elevados de unas proteínas llamadas troponina. La troponina es un componente principal del músculo cardíaco, pero los niveles elevados de subtipos de estas proteínas pueden provocar daño cardiovascular.

Si eso no es suficiente para desanimarte a realizar una carrera de larga distancia, ten en cuenta que los investigadores también descubrieron que 24 corredores (40 por ciento) desarrollaron signos de necrosis del miocardio, daño irreversible en las células del músculo cardíaco. Los investigadores también descubrieron al menos 10 estudios de 2004 a 2006 que documentaron aumentos en el daño al miocardio; sin embargo, no hay evidencia de que una caminata rápida pueda destruir el músculo o las células del corazón.

3. Correr puede causar osteoartritis

El estudio de riesgo versus recompensa cuando se trata de ejercicio es continuo. En términos de los efectos que el ejercicio ejerce sobre nuestras rodillas, caderas y otras articulaciones, el veredicto aún no está claro. Parece que a cierta "dosis", como lo explican los investigadores en un estudio publicado en la Revista de la Asociación Estadounidense de Osteopatía, no causa osteoartritis, pero después de cierto punto, la reducción del riesgo de enfermedad se compensa con un mayor riesgo de lesión y osteoartritis. Si has estado corriendo durante mucho tiempo y has tenido lesiones, es más probable que "agotes la articulación de las glicoproteínas lubricantes, lo que interrumpe la red de colágeno, desgasta lentamente el cartílago y causa numerosas microfracturas en los huesos subyacentes".

4. Correr también puede dañar el cartílago

Aunque los autores de un estudio publicado en el American Journal of Sports Medicine afirman que existe una controversia continua sobre si el correr a larga distancia produce daño irreversible del cartílago articular o no, este estudio específico concluyó a través del uso de imágenes por resonancia magnética (MRI), que los cambios en el cartílago articular permanecieron elevados después de tres meses de actividad reducida. La articulación patelofemoral y el compartimento medial de la rodilla mostraron el mayor desgaste, lo que sugiere un mayor riesgo de degeneración.

5. Correr en climas cálidos puede provocar un golpe de calor

En el verano, los corredores deben tener cuidado de no salir a ciertas horas. Correr en climas cálidos puede provocar una disfunción multiorgánica. Aunque caminar en climas cálidos también puede provocar un golpe de calor, hay menos posibilidades de desarrollar insuficiencia orgánica al caminar que al correr.

Por lo tanto, en algunos aspectos salir a andar de manera rápida puede ser mejor que correr, aunque puede no ser suficiente a la hora de perder peso ya que las ráfagas más cortas de ejercicio de intensidad moderada son probablemente la forma más beneficiosa de ponerse en forma.

Fuente:

Fuentes:

“Walking Versus Running for Hypertension, Cholesterol, and Diabetes Mellitus Risk Reduction”, Paul T. Williams and Paul D. Thompson. Originally published 4 Apr 2013 Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology. 2013;33:1085–1091.

“Perspectives of brisk walking among middle-aged and older persons in community: A qualitative study”, Pi-Hsia Lee, Yeu-Hui Chuang, Su-Ru Chen, Chin-Lung Fang, Hsiang-Ru Lai, Pei-I Lee, https://doi.org/10.1016/j.colegn.2015.11.001

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar