• Buscar
×

¿A qué edad es recomendable jubilarse?

¿A qué edad es recomendable jubilarse?

Cuando un trabajador o trabajadora se acerca a la edad aproximada en la que, más o menos, cree que puede o quiere jubilarse, ha de tener en cuenta previamente varias circunstancias a la hora de decidir el momento exacto en que lo hará. ¿Qué edad es la más recomendable según los expertos?

Índice

¿A qué edad me puedo jubilar?

Por norma general, se deben poner en una balanza algunas cuestiones como el estado de salud, sus condiciones, el ambiente de trabajo, pero también la diferencia entre su nivel de rentas en activo y como jubilados.

Ya desde el pasado año 2020 para jubilarse había que tener 65 años y 10 meses. Esa es la edad legal y el momento en el que, siguiendo la regla general, pueden jubilarse los trabajadores. Sin embargo, lo cierto es que existen multitud de excepciones que permiten a muchos de ellos jubilarse antes de lo “requerido legalmente”. Además, hay que tener otra cosa clara (y que no es ninguna excepción) y es que quien tenga treinta y siete años o más cotizados puede retirarse a los 65 años.

Desde el año 2013 España está retrasando la edad de jubilación de 65 años a 67, convirtiéndose en este año 2021 ya en 66 años, y al siguiente en 66 años y dos meses. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este principio general no afecta a quienes tienen más años trabajados ya que para ellos será posible el retiro a partir de los 65 si acreditan haber cotizado durante 37 años y tres meses en este 2021. La edad de jubilación en España, como vemos, aumenta progresiva y periódicamente cada año desde el 2013 quedando fijada en los 67 años en el 2027.

Aunque, por suerte, y gracias a la regulación de la jubilación ordinaria, hay otras vías para jubilarse antes de esa edad. Se trata de la jubilación anticipada o voluntaria, que permite pasar a ser pensionista hasta dos años antes de la edad legal correspondiente, aunque es indispensable haber cotizado 35, quince de ellos justo antes de la jubilación. También está la forzosa, por otro lado, aunque esta se trata más bien de un mecanismo mediante el cual la empresa que tiene contratado al trabajador puede obligarle a que se jubile, es decir, a que pase de la actividad laboral activa al cobro de una pensión calculada en base a sus años de cotización.

La norma establece una carrera mínima de 35 años de cotización para acceder a la jubilación anticipada voluntaria y 33 años cotizados en el caso de la jubilación anticipada forzosa y también en la jubilación parcial.

Por tanto, podemos deducir con todo ello que la edad en la cual una persona tiene, por primera vez, el derecho a recibir beneficios por jubilación completos o sin reducción es a los 62 años. No importa cuál sea su plena edad de jubilación: “Se puede comenzar a recibir beneficios tan temprano como a los 62 años de edad o tan tarde como a los 70”. Sin embargo, lo que sí hay que tener en cuenta es que si se comienza temprano los beneficios se reducirán por un pequeño porcentaje por cada mes antes de su plena edad de jubilación.

Es aquí donde entra en juego una pregunta esencial… ¿En qué momento retirarse para cobrar la mayor pensión posible? Esto último es lo que analizó un estudio actuarial realizado por la consultora Willis Towers Watson, que determinaba cuál sería la “edad de jubilación óptima” para trabajadores que ahora tienen 60 años o más. Esta edad óptima es en la que el pensionista consigue lo que los autores del estudio denominan mayor Renta Bruta por Pensiones (RBP). Para ello, calculan, según la cuantía de la pensión inicial que obtendrían, en función de la legislación ahora vigente, y su evolución actuarial (actualización y esperanza de vida de la persona por su sexo y edad), en qué momento el pensionista llegaría a cobrar una mayor renta acumulada a lo largo de los años que le restan de vida.

Un cálculo que se puede realizar también introduciendo como variable un distinto número de años cotizados a lo largo de una vida laboral, con lo que la edad óptima de jubilación variará en función de ello.

¿Qué hacer cuando uno se jubila? ¿En qué invertir su pensión?

Uno de los riesgos sobre el que los jubilados deben poner más ojo es el conocido como el riesgo de longevidad. Este riesgo consiste en sobrevivir a los ahorros, una situación que sin duda puede generar aprietos y ansiedad y que se incrementa, además, en la medida que cada vez vivimos más años.

En base a la esperanza de vida actual, un jubilado deberá gestionar sus ahorros durante un periodo aproximado de 15 a 20 años aproximadamente y, por ello, es importante dosificar el ahorro para poder cubrir las necesidades durante todo este periodo y no caer en la tentación de disponer de él de golpe para gastos superfluos o, mucho mejor,… invertir.

También muchas veces el problema viene porque la gran mayoría de las personas que se van a jubilar dentro de poco consideran que van a gastar menos, pero se equivocan. Son varios ya los expertos los que aseguran que los trabajadores necesitan en realidad un salario más alto del habitual al que estaban acostumbrados. De hecho, en la jubilación ya no se trabaja 40 horas a la semana, ese tiempo es ocioso y se tiende a gastar dinero en el tiempo libre. Por eso, una buena idea puede ser producir e invertir tiempo en otras cosas o actividades para no gastar en el día a día (e innecesariamente, claro).

De hecho, por motivos como estos, la jubilación es una etapa en la que la economía de las personas varía mucho dependiendo de que se adopte un estilo de vida u otro, tanto la planificación como la reflexión deben tener una gran repercusión positiva en su economía sea cual sea la persona. Y, por ello, un concepto con el que la mayoría de la población debería estar familiarizado es con el de la inflación. La inflación es el proceso económico provocado por el desequilibrio existente entre la producción y la demanda que causa una subida continuada de los precios de la mayor parte de los productos y servicios a su vez una pérdida del valor del dinero para poder adquirirlos o hacer uso de ellos.

Esto quiere decir, por tanto, que en un futuro se podrán comprar menos cosas porque son más caras que hoy en día. Por lo tanto, quizás para luchar contra esa pérdida del valor del dinero lo mejor que una puede hacer es invertir, aunque para ello habrá que arriesgar ya que no hay rentabilidad sin riesgo. Y, para poder hacerlo de la manera más adecuada, se puede optar por incluir pequeños porcentajes de activos de riesgo con esa parte del ahorro que no vamos a necesitar a corto plazo y que busca compensar la rentabilidad de los activos actuales. Para ello deberíamos dividirlo tal que así:

- ahorro que vamos a necesitar en los próximos 3 años: en liquidez, sin asumir ningún tipo de riesgo.

- ahorro que vamos a necesitar en los próximos 3 a 5 años: invertido en renta fija de carácter conservador o en fondos mixtos con un pequeño porcentaje de renta variable.

- ahorro que en ningún caso vamos a necesitar antes de 5 años: invertido en fondos mixtos con un mayor componente de renta variable.

Y tú ¿ya estás ahorrando para tu jubilación?

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar