• Buscar
×

¿Cómo hablar de problemas con tu pareja?

¿Cómo hablar de problemas con tu pareja?

Si llevas notando durante algún tiempo que ya no estás igual con tu pareja que antes y consideras, además, que hay ciertos problemas que todavía no has podido resolver con ella, lo primero que debes hacer es comunicárselo. Pero ¿cuál es la mejor manera?

Índice

¿Por qué cuesta tanto la comunicación en pareja?

Es cierto, por desgracia, que existen muchas parejas que no se caracterizan precisamente por tener demasiado diálogo y comunicación, y eso hay que intentar cambiarlo desde el principio. De hecho, muchas de ellas cuando emiten un determinado mensaje a sus parejas no lo hacen de adecuadamente. Un gran error ya que cuando se emite un determinado mensaje, y más en situaciones problemáticas en pareja, resulta mucho más importante la forma en que emitimos el mensaje que el propio contenido.

Ser capaces de comunicar correctamente lo que queremos decir no es tarea fácil, hemos de sintonizar las palabras, los gestos, las emociones, pero también nuestra actitud. De hecho, cuando nos dirigimos a nuestra pareja puede incluso resultarnos demasiado complicado el hacerlo. Sin embargo, es fundamental. La comunicación es, entre otras muchas cosas, esencial en toda relación y más aún si cabe en la relación de pareja. Por suerte, las habilidades comunicativas se pueden mejorar para, a su vez, mejorar también así las relaciones.

Aunque si algo se ha estudiado durante décadas es, sin duda, la comunicación. De hecho, podríamos decir que actualmente todos nosotros tenemos muy claro que unas buenas habilidades comunicativas son fundamentales en prácticamente todos los apartados de nuestra vida. Y, podríamos decir que quizás uno de los más importantes sea el de la pareja sentimental que tenemos a nuestro lado. Además, recordemos que plantear un problema a la pareja, pero de manera positiva, puede ayudar enormemente a superar conflictos y también a aprender de ellos.

La comunicación en pareja es clave para el bienestar de una relación. Con ella no se da por hecho nada, sino que cualquier tema se comunica y se comparte con el otro. La comunicación en pareja supone, por tanto, hablar, preguntar, responder, escuchar, negociar ¡e infinidad de cosas más! Y, para hacerlo de la mejor forma posible, además de para mantener una sana y adecuada relación, es ser una persona asertiva. La asertividad es una característica de la forma de ser de las personas que permite expresar las emociones libremente, sin alterarse y defendiendo siempre los propios derechos de cada uno, gustos e intereses de manera directa, pero sin agredir a otras personas ni consentir que nos agredan.

La asertividad es, por tanto, una habilidad social que nos permite expresar nuestros derechos, opiniones y necesidades de forma clara y sincera, pero sin herir a nadie, y ser asertivo significa que tienes una relación sana contigo misma, pero también con todas aquellas personas que te rodean porque una persona asertiva tiene un equilibrio natural que te va a permitir socializarte de manera fluida y sana, sin pasividad, pero sin agresividad. Además, lo bueno de la asertividad es que te sientes más segura de ti misma y la autoestima acaba haciéndose un gran hueco en ella.

Otra cosa buena de la asertividad para Raquel López, psicóloga en Madrid, es que “se pueden hacer críticas constructivas utilizando la técnica sándwich”. Una técnica que ella misma explica en su Instagram y que consiste en decir primero algo bueno, a continuación, la crítica y acabar con una propuesta positiva. Para que lo entendamos mejor nos pone un ejemplo: “Si tu pareja pone la televisión muy alta por las noches y tú necesitas dormir, en vez de decirle directamente que apague la televisión, puedes optar por una frase de este tipo (estilo asertivo): “Sé que trabajas mucho y quieres relajarte, pero si pones la televisión tan alta no puedo dormir, ¿puedes ponerte auriculares a partir de ahora?”.

Por suerte, además, todas las personas pueden utilizar la asertividad para mejorar sus relaciones con las personas que les rodean y ellas mismos porque la asertividad es una habilidad que se puede aprender y modificar. Y, de hecho, probablemente se sitúe el estilo asertivo “en el top de la comunicación”. Recordemos que cuando la comunicación es asertiva significa que nuestros propios intereses y nuestros puntos de vista y los de nuestra pareja son igual de importantes, aprendiendo siempre de la otra persona.

Para la terapeuta de parejas y coach sexual, Núria Jorba, el problema muchas veces de la comunicación en pareja viene en ocasiones por esa falta de asertividad. Ella misma asegura que para ser capaces de crear este vínculo de sinceridad y compromiso “la asertividad es una condición indispensable”. Sin embargo, deja claro que como no lo somos porque no se nos ha enseñado ni en la infancia ni como adultos, es complicado. “Todo ello provoca, por tanto, que nos inhibamos y vayamos acumulando hasta que explotamos, o bien, ataquemos entrando en competición con nuestra pareja”.

¿Y por qué? “Porque lo que realmente nos da miedo de hablar claro son las consecuencias que tendrá lo que digamos. El problema está en cómo va a reaccionar el otro y qué va a pasar”. Por tanto, como ella misma asegura, afrontar los problemas mediante la comunicación está en nosotros mismos y las dinámicas que hemos creado desde el principio de la relación. Y, para conseguirlo de la manera más adecuada, las habilidades sociales y la inteligencia emocional que se hayan desarrollado hasta el momento de iniciar una relación tendrán un papel clave en el desarrollo de esta.

Cinco claves para hacer frente a una conversación en pareja

1. Encontrar un buen momento y un lugar adecuado para hablar

Un sitio donde os sintáis cómodos, donde sabes que no habrá distracciones y, sobre todo, que sea un lugar que os transmita armonía. Así será mucho más fácil empezar cualquier conversación, y también procurando, por supuesto, que ni tu ni tu pareja estéis de mal humor por algún problema ajeno a la relación. Ha de ser un momento tranquilo para ambos.

2. Hablar sin miedo y creer fehacientemente que hablando bien se solucionará la situación y la pareja estará mejor

No consiste en preparar a alguien o en emitir la típica de “Tenemos que hablar”, sino simplemente transmitir de la mejor forma posible el mensaje para solucionar un determinado problema y hablar abiertamente, perdiendo el miedo y comunicando siempre tus sentimientos más sinceros.

3. Hablar siempre desde el ‘yo’ y expresar tus necesidades, pero sin culpar a la pareja

Evita las quejas que tienes guardadas (¡NO HAGAS BOLA!) y aborda los problemas desde un punto de vista maduro donde no cargas el peso de todo en tu pareja. En esta relación sois dos y los dos tenéis sentimientos, necesidades y opiniones. Lo mejor que puedes hacer es decirlo cuando pase y no esperar y esperar porque la consecuencia será peor y mayor.

4. Empatizar con la pareja, querer llegar a un acuerdo y, sobre todo tener claro que el problema tiene solución

Si quieres plantear un problema de manera positiva no puede faltar el momento en el que sugieras una solución. Además, comunicarle un determinado problema a tu pareja, pero sin aportar una solución no os va a llevar a nada. Eso sí, ten en cuenta que a la hora de aportarla no debe convertirse en una imposición sino simplemente en una sugerencia.

5. Y, finalmente, transformar las quejas en deseos

Detrás de cada queja se esconde un deseo y, por eso, transformar la queja en un deseo es una buena forma de que los problemas se vean mermados. Pero no es fácil, de hecho, se necesita práctica para lograr esto. El primer paso para conseguirlo es dejar de lado todas las emociones desagradables que nos genera cualquier queja y pensar en qué es lo que se quiere pedir.

Fuente:

Raquel López, psicóloga

Núria Jorba, terapeuta de parejas y coach sexual

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar