• Buscar
×

Las mujeres en la Edad Media

Las mujeres en la Edad Media

Según se refleja en los libros de historia, la Edad Media (Siglo V- S. XV) en España fue una época de grandes cambios, para empezar convivían tres culturas: cristiana, judía y musulmana. Eran tres formas diferentes de  entender y definir a la mujer en aquella sociedad. Sin embargo, en este caso vamos a centrarnos en el punto de vista del cristianismo.

Índice

La Iglesia y las mujeres

En primer lugar, la Iglesia constituyó y divulgó dos figuras simbólicas para identificar a las mujeres. Eva, creada a partir de la costilla de Adán, reflejaba el tipo de mujer que había que evitar porque indujo a la expulsión de ambos del paraíso; y la Virgen María, interpretada como el modelo a seguir, puesto que representaba la virginidad, la figura de la maternidad y la abnegación como esposa. Además, el acto sexual se entendía como un deber conyugal cuya única finalidad era la procreación.

El ideal de femineidad agrupaba ciertos rasgos en su personalidad,  como que fueran castas, trabajadoras, cultas, honestas y serias. En cuanto a lo físico, gustaba la mujer de piel clara (que no ha cogido color trabajando al sol), hermosa, cabellos rubios y rizados, vientre abultado y pechos bastantes generosos.

Estamentos de la Edad Media

Por otro lado, las mujeres, al igual que los hombres, se dividían en tres categorías (estamentos) en la sociedad:

  • La noble podía gozar de privilegios y sus tareas eran principalmente el cuidado y educación de los hijos y la organización de los empleados. Casi todos sus matrimonios eran por interés estratégico o político.
  • Las labores de la campesina eran todas las relacionadas con el hogar, la educación de los hijos y, además, se encargaba del ganado, el huerto y la tierra de cultivo. Era la figura que se encontraba en peores condiciones.
  • La monja era la que decidía dedicar su vida a Dios. Sus motivos especialmente eran creer que habían cometido un pecado o como una vía de escape a un matrimonio pactado. La mayoría de las veces no era una decisión propia sino obligada por la familia.

Las mujeres en la Edad Media

En cuanto a la educación, hay que saber que la mayoría de la sociedad era analfabeta. El motivo vital era que los campesinos, que ocupaban la mayor parte de la población, no tenían acceso a la cultura y conocimientos. Por el contrario, sí que se sabe que la mayoría de las mujeres nobles se pudieron cultivar de diferentes saberes, como la escritura, la lectura, los idiomas o la música.

De todas formas, los conocimientos que siempre intentaban inculcarles eran la religión y enseñarles a organizar un hogar. Por ejemplo, a las plebeyas les enseñaban las labores de la tierra y la costura, mientras que a las nobles les instruían estrictamente en comportarse siguiendo un protocolo de buenos modales y saber estar.

En el campo de la medicina tuvieron un papel importante hasta el siglo XIV ya que eran las encargadas de los partos, la salud de ,los hombres y mujeres, administraban medicamentos... Pero desde este siglo se relevó su papel a cuidadoras. 

Por último, cabe destacar que las religiosas se situaban en ventaja respecto a las otras en el ámbito educativo, puesto que la mayoría de ellas sí que podían disponer de conocimientos de griego y latín y de escritura. Se conoce que las mujeres escribían desde los conventos.

En definitiva, las mujeres apenas tenían importancia en esta época y eran un ciudadano de segunda. Sus labores eran cuidar de la casa y de los hijos y ser esposas abnegadas, fieles y dóciles.

No obstante, hay que tener en cuenta que la Edad Media engloba 10 siglos muy diferentes entre sí en los que el papel de la mujer fue variando. Además, aunque indudablemente su lugar en la sociedad era peor al actual, era mejor que en la época romana, por ejemplo, ya que el derecho germánico que regía muchas normas de esta etapa tenía más en cuenta a la mujer que el derecho romano.

Solo algunas nobles o reinas conseguían tener un papel más relevante en la sociedad de su tiempo, reinas tan importantes como Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, Urraca de León y Castilla o Isabel la Católica, que ejerce de bisagra entre la Edad Media y la Moderna.

Fuente:

Arteguias

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar