×
  • Buscar

El ejercicio aeróbico puede revertir el envejecimiento

El ejercicio aeróbico puede revertir el envejecimiento

A medida que las personas envejecen, pierden masa muscular y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, demencia y función inmunológica reducida. Sin embargo, un reciente estudio afirma que el ejercicio aeróbico no solo es bueno para prevenir el envejecimiento de las células, sino que incluso puede revertir este proceso. 

¿Es posible revertir el envejecimiento celular?

A medida que pasan los años, se vuelve más difícil para las personas recuperarse de un entrenamiento, lesión o enfermedad. El envejecimiento perjudica la reparación del tejido. Este defecto es pronunciado en el músculo esquelético, cuya regeneración por las células madre musculares (MuSCs) es robusta en animales adultos jóvenes, pero ineficiente en organismos más viejos. A pesar de esta disminución funcional, los MuSC antiguos son susceptibles de rejuvenecimiento a través de estrategias que mejoran el entorno sistémico, como la parabiosis heterocrónica. Una de esas estrategias, el ejercicio, ha sido apreciada durante mucho tiempo por sus beneficios para la salud, pero sus efectos sobre la función de las células madre envejecidas en el contexto de la regeneración de tejidos no se comprenden completamente.

El ejercicio constante puede retrasar este proceso degenerativo, pero un nuevo estudio sugiere que es posible que no tengamos que conformarnos con la desaceleración. Según una nueva investigación en ratones, el ejercicio aeróbico en realidad puede revertir el efecto del envejecimiento en las células madre musculares esenciales involucradas con la regeneración de tejidos.

Si la investigación se traduce en humanos, significa que trotar, nadar, montar en bicicleta y otras actividades aeróbicas pueden ayudar a las personas mayores a recuperarse de manera tan rápida y eficiente como sus seres más jóvenes. En el futuro lejano, estos resultados podrían informar la creación de un medicamento que desactive las células madre musculares.

Datos del estudio

Todos sabemos desde hace años que el ejercicio promueve la salud, dando a las personas años adicionales libres de enfermedades. Sin embargo, este descubrimiento es "muy diferente", explica el coautor Thomas Rando, investigador de neurología de la Universidad de Stanford.

"Esto es como tomar, en cierto sentido, una persona que ya envejeció y adquirió estas enfermedades, y luego revertir ese proceso", explica Rando.

Este estudio sugiere que el ejercicio aeróbico puede hacer que las células viejas se comporten más y adquieran las características de las células jóvenes. Para llegar allí, los científicos reunieron a ratones jóvenes y viejos y les dieron acceso a una rueda para correr durante tres semanas. Luego, con una batería de pruebas, analizaron cómo respondieron las células madre y el tejido muscular del ratón.

Compararon a los corredores de ratones con un grupo de ratones que no hacían ejercicio a los que se les dio una rueda bloqueada y no tenían oportunidad de correr. En una sola semana, tanto los ratones jóvenes como los viejos con ruedas para correr establecieron una rutina, corriendo alrededor de 10 y 4,9 kilómetros por noche, respectivamente.

El equivalente humano al régimen de rueda de los ratones probablemente sería un ejercicio aeróbico regular: natación, carrera, ciclismo... No entrenamientos de fuerza o levantamientos de pesas.

Luego de tres semanas de rueda voluntaria, los ratones fueron trasladados a jaulas sin ruedas. Después, los investigadores lesionaron ciertos músculos y analizaron cómo los ratones reconstruyeron el tejido lesionado.

También trasplantaron células madre musculares de ratones viejos a otros ratones lesionados, y vieron qué tan bien funcionaban las células. En comparación con las células madre de músculo donante jóvenes, las células madre de músculo donante viejas formaron fibras más pequeñas y menos en los ratones lesionados. Pero las células madre musculares viejas de ratones en ejercicio se comportaron como las células madre musculares jóvenes, formando más fibras que las células madre musculares viejas que no se ejercitan.

En general, los ratones mayores que ejercitaron experimentaron una mejor función de células madre musculares y una reparación acelerada de tejidos musculares.

Los ratones mayores activos no producían más células madre musculares. En cambio, el ejercicio tuvo un efecto "rejuvenecedor" en las células viejas, dice Rando. Se desencadenó un efecto “Benjamin Button” que ayudó a los ratones a funcionar más como sus seres más jóvenes.

Estos beneficios desaparecieron una semana después de que los ratones dejaron de correr, lo que sugiere que lo que causa el efecto rejuvenecedor es el ejercicio sostenido.

Esto implica que el ejercicio aeróbico voluntario puede tener beneficios "más allá de" la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, y en realidad puede mejorar la función de los tejidos directamente.

"La idea sería que las personas mayores se recuperaran más rápido y más eficientemente al igual que lo hacen los jóvenes en respuesta a una lesión", explica.

Sorprendentemente, los ratones jóvenes que corrieron al volante no experimentaron una reparación muscular mejorada. Esto desconcertó a Rando y su equipo. "Es como si los ratones jóvenes ya se hubieran estancado", explica Rando. "Pierden función con la edad y pueden volver a esa línea de base, pero es difícil mejorarlos aún más con más ejercicio".

Los efectos del ejercicio sobre las células madre musculares y la reparación de tejidos se reducen a una pequeña proteína llamada ciclina D1, explica el estudio. El ejercicio aeróbico voluntario restableció los niveles de ciclina D1 en células madre inactivas a niveles juveniles, acelerando efectivamente la regeneración de células madre musculares.

Descubrir el papel crítico de cyclinD1 significa que los investigadores pueden obtener el objetivo de la proteína terapéuticamente o desarrollar un medicamento que cree estos efectos positivos de desagradamiento, dicen los investigadores.

Pero antes de que cualquier tipo de píldora antienvejecimiento o régimen de ejercicio prescrito llegue a su fin, se necesita más investigación en humanos.

Fuentes:

Brett, J.O., Arjona, M., Ikeda, M. et al. Exercise rejuvenates quiescent skeletal muscle stem cells in old mice through restoration of Cyclin D1. Nat Metab (2020). https://doi.org/10.1038/s42255-020-0190-0

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar