Ejercicio físico: fundamental para tratar muchas enfermedades

En Sin categoría
Mujer joven haciendo ejercicio
Comparte en:

Todos sabemos que es fundamental mantenernos activos y realizar ejercicio físico con regularidad para estar más sanos. Pero ¿sabías que se prescribe como tratamiento en muchas enfermedades importantes? Depresión, estrés, obesidad, esclerosis múltiple, ictus cerebral o asma pueden mejorar gracias al ejercicio físico.

El artículo de 2015 “Exercise as medicine – evidence for prescribing exercise as therapy in 26 different chronic diseases”, trata de cómo el ejercicio físico puede contribuir a mejorar los síntomas de diversas enfermedades, 26 en concreto: enfermedades psiquiátricas (depresión, ansiedad, estrés, esquizofrenia); neurológicas (demencia, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple); metabólicas (obesidad, hiperlipidemia, síndrome metabólico, síndrome de ovario poliquístico, diabetes tipo 2, diabetes tipo 1); cardiovasculares (hipertensión, cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca, ictus cerebral y claudicación intermitente); pulmonares (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, fibrosis quística); trastornos músculo-esqueléticos (osteoartritis, osteoporosis, dolor de espalda, artritis reumatoide); y el cáncer.

Este artículo explica qué tipo de ejercicio hay que realizar para cada una de ellas, con qué frecuencia, los efectos que tiene, etc. Te contamos las claves en 4 de estas enfermedades, aunque se aplica a todas de forma similar:

1- Depresión

La depresión es una causa común e importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. Normalmente se trata con antidepresivos y/o terapia psicológica, pero algunas personas prefieren enfoques alternativos como el ejercicio. Los estudios transversales muestran una asociación inversa entre la aptitud y los síntomas de depresión (Thirlaway & Benton, 1992; Galper et al., 2006; Tolmunen et al., 2006). Un estudio encontró que la actividad física regular se asoció con una menor incidencia de depresión (Paffenbarger et al., 1994). Otro estudio epidemiológico prospectivo indica que estar físicamente en forma evita la depresión (Sui et al., 2009).

Se cree que el efecto positivo sobre la depresión es multifactorial (Salmon, 2001). En el mundo occidental, el ejercicio físico se considera parte de un estilo de vida saludable y las personas deprimidas que hacen ejercicio regularmente pueden esperar retroalimentación positiva de su entorno y contacto social (Scott, 1960). El ejercicio es una actividad normal que puede conducir a un ciclo positivo, es decir, la persona que se dedica al ejercicio físico se siente normal. La actividad física a una intensidad relativamente alta hace difícil pensar simultáneamente o preocuparse en exceso, y puede ser utilizada como una distracción de los pensamientos tristes.

Las personas deprimidas a menudo sufren de fatiga y la sensación de que la vida es insuperable, lo que puede conducir a la inactividad física, una pérdida de aptitud y, por lo tanto, aumento de la fatiga. La actividad física aumenta la capacidad aeróbica y la fuerza muscular, y por lo tanto el bienestar físico.

También hay varias teorías que indican que los cambios hormonales que ocurren durante la actividad física pueden tener un importante efecto sobre el estado de ánimo. Esto se aplica, por ejemplo, a la cantidad de beta-endorfinas y concentraciones de monoamina (Mynors-Wallis et al., 2000). Algunas personas deprimidas sufren de ansiedad con una sensación de agitación interna. Durante la actividad física, la frecuencia cardiaca aumenta, así como la transpiración. Experimentar estos cambios fisiológicos en el contexto de la actividad física normal puede dar a la persona deprimida la percepción significativa de que un pulso alto y sudoración no son peligrosos.

¿Qué tipo de ejercicio realizar?

Un mayor número de sesiones tiene un efecto más grande en la depresión que un número menor. Además, la resistencia y el entrenamiento mixto pueden ser más efectivos que el entrenamiento aeróbico.

2- Síndrome de ovario poliquístico

El ovario poliquístico hace referencia a un problema de los ovarios que aparece cuando los folículos no se rompen adecuadamente en cada ciclo menstrual, formándose una especie de quistes alrededor del ovario. Este problema causa menstruación irregular y, por lo tanto, problemas para lograr un embarazo y afecta a un 20% de mujeres. Por otra parte, está lo que se conoce como Síndrome de Ovarios Poliquístico (SOP), en el que se produce además una alteración de las hormonas sexuales, causando más síntomas como hirsutismo, manchas en la piel, problemas de peso… Este Síndrome afecta a un 4% de mujeres y es más grave.

Hay algunos estudios que muestran que el ejercicio físico puede tener un impacto. Todos los estudios implicaron ejercicio físico moderado (entrenamiento aeróbico o de fuerza) durante un período de 12-24 semanas. Se encontró que el entrenamiento tuvo un efecto positivo en la ovulación, la resistencia a la insulina y la pérdida de peso. Sin embargo, no fue posible identificar una forma específica de programa de entrenamiento que produjera el efecto óptimo (Harrison et al., 2011).

Se piensa que el ejercicio es positivo en esta enfermedad porque el entrenamiento previene la resistencia a la insulina, la hiperlipidemia y la hipertensión, que son síntomas que pueden ser vistos como componentes del SOP. No se sabe si el entrenamiento físico inhibe la producción de quistes ováricos.

¿Qué tipo de ejercicio realizar?

La capacitación debe seguir las recomendaciones generales. Si el paciente desea perder peso, se recomienda un mínimo de 60 minutos de actividad física al día. Dado que se supone que las personas con SOP tienen un riesgo considerablemente mayor de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, las mujeres con SOP deben ser alentadas a practicar ejercicio físico.

3- Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una disminución de la masa ósea y un cambio en la microarquitectura, y por lo tanto una reducción de la resistencia ósea. Los pacientes con osteoporosis tienen un mayor riesgo de fractura ósea. La osteoporosis se produce en algunos casos como una enfermedad independiente (osteoporosis primaria), y en otros como resultado de otras enfermedades (osteoporosis secundaria). La osteoporosis conduce a una disminución de la densidad mineral ósea y no hay síntomas generalmente evidentes antes de la fractura ósea.

La incidencia ajustada por edad de las fracturas osteoporóticas está aumentando constantemente en Europa. En los últimos 20-30 años, la incidencia de fracturas vertebrales ha aumentado en un factor de 3-4 para las mujeres y en un factor de más de cuatro para los hombres. Debido a la pérdida ósea acelerada durante la menopausia, la osteoporosis se ha percibido como una enfermedad que afecta predominantemente a las mujeres. Sin embargo, cada vez hay más casos en hombres.

La evidencia muestra que el ejercicio aeróbico puede aumentar la densidad mineral ósea (DMO), mientras que una combinación de entrenamiento de resistencia y entrenamiento de equilibrio previene el riesgo de caídas y fracturas en personas mayores.

La conclusión de diversos estudios hechos al respecto es que tanto el ejercicio aeróbico como el entrenamiento de fuerza tienen un efecto sobre la densidad mineral ósea de la columna vertebral tanto en mujeres pre y post-menopáusicas.

El impacto positivo de la actividad física es el mismo para ambos sexos y se debe, entre otras cosas, a un aumento en el área transversal de los huesos y, por lo tanto, a los huesos más grandes. Además, el entrenamiento físico aumenta la fuerza muscular, mejorando así el sentido del equilibrio y reduciendo el riesgo de caídas.

¿Qué tipo de ejercicio realizar?

La evidencia muestra que el ejercicio de peso en la infancia previene la osteoporosis. También hay pruebas que demuestran que el entrenamiento aeróbico tiene un efecto positivo en la DMO. Hay pruebas claras de que el entrenamiento combinado de la fuerza y ​​el entrenamiento del equilibrio previenen el riesgo de caídas y fracturas.

Por lo tanto, la actividad física debería ser idealmente una combinación de entrenamiento aeróbico, preferiblemente ejercicios de peso y entrenamiento de fuerza. En el caso de los pacientes ancianos, el énfasis debe estar en el entrenamiento de la fuerza y ​​el entrenamiento del equilibrio, por ejemplo, Tai Chi.

4- Cáncer

El cáncer y las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad prematura en los países desarrollados.

El cáncer es el nombre dado a un grupo de enfermedades dominadas por el crecimiento celular incontrolado que resulta en la compresión, invasión y degradación del tejido fresco circundante. Las células malignas pueden ser transportadas a través de la sangre o el líquido linfático a los órganos periféricos y causar colonias secundarias (metástasis). El mecanismo subyacente común a todas las enfermedades cancerosas es el cambio en el material genético (mutación), que puede ser causado por factores ambientales, como el tabaco, la radiación, la contaminación, las infecciones o posiblemente la nutrición. Las mutaciones pueden hacer que las propiedades celulares cambien y los mecanismos que controlan la vida de la célula sean perturbados. Por lo tanto, las células cancerosas pueden vivir sin obstáculos y sin control. Los síntomas del cáncer son diversos y dependen del tipo y localidad del tumor. Sin embargo, muchos tipos de cáncer causan pérdida de peso, incluyendo pérdida de masa muscular, así como fatiga y capacidad física reducida como resultado de disminución de la aptitud física y atrofia muscular. Los pacientes se vuelven físicamente inactivos debido al malestar general, la falta de apetito, regímenes de tratamiento exigentes (cirugía, quimioterapia), radioterapia y otros factores, o una combinación de factores junto con su situación generalmente difícil. La quimioterapia aumenta el riesgo de infección y provoca inactividad física y, por lo tanto, pérdida de masa muscular y disminución de la aptitud. Se ha estimado que la inactividad física podría explicar el mal estado físico de los pacientes de cáncer en un tercio (Dietz, 1981).

Existe una creciente evidencia epidemiológica de que un estilo de vida físicamente activo protege contra el desarrollo de cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de endometrio y cáncer de próstata.

Existe una amplia evidencia de que el entrenamiento físico para pacientes con cáncer tiene un impacto positivo en la aptitud física, la fuerza muscular y el bienestar físico en el sentido más amplio (Duijts et al., 2011, Keogh y MacLeod, 2012).
La actividad física aumenta el estado físico y la fuerza muscular, lo que alivia la fatiga y fortalece la capacidad física. También se piensa que el ejercicio físico estimula la confianza en sí mismo y el bienestar psicológico de los pacientes. El ejercicio puede reducir el crecimiento del tumor a través de varios mecanismos incluyendo (a) vascularización y perfusión sanguínea, (b) función inmune, (c) metabolismo tumoral, y (d) conversación entre músculos y cáncer. La percepción de estos efectos mecanísticos está surgiendo, pero aún se necesitan estudios de intervención experimental para verificar la relación causa-efecto entre estos mecanismos y el control del crecimiento tumoral (Pedersen et al., 2015).

¿Qué ejercicios realizar?

Los pacientes con cáncer deben tratar de hacer ejercicio de acuerdo con los niveles generalmente recomendados de actividad física. Inicialmente el entrenamiento debe ser individualmente diseñado y supervisado. Debería incluir idealmente entrenamiento aeróbico y entrenamiento de resistencia.

Los pacientes con cáncer que han completado su terapia por lo general se sienten cansados y, en algunos casos, mentalmente débil. Los pacientes se benefician de una mezcla de entrenamiento aeróbico moderado y de alta intensidad combinado con entrenamiento de resistencia.

El ejercicio físico aeróbico debe comenzar en una intensidad baja y gradualmente ser intensificado a moderado y finalmente intensidad alta, aumentando gradualmente la duración del entrenamiento al mismo tiempo. El entrenamiento aeróbico debe ser combinado con entrenamiento de resistencia, que también comienza en un nivel de esfuerzo bajo y duraciones cortas.

Es importante destacar que este grupo de pacientes es tan heterogéneo que las propuestas estándar no tienen sentido y para muchos, especialmente los pacientes de cáncer de edad avanzada, el enfoque debe ser en la retención de la movilidad y la capacidad física.

Fuente: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/sms.12581/full

Foto: Creado por Jcomp – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu