• Buscar
×

Cómo tratar la faringitis

Cómo tratar la faringitis

La faringitis es la inflamación de la faringe, es decir, la estructura con forma de tubo situada en el cuello y revestido de una membrana mucosa que conecta boca y las fosas nasales con el esófago y la laringe. La faringitis causa un dolor de garganta muy fuerte, por lo que no es una enfermedad grave, pero sí muy molesta. A no ser que esté causada por una bacteria, no hace falta tomar antibióticos, por lo que los remedios naturales serán los más eficaces.

Índice

Causas y síntomas de la faringitis

La faringitis es una enfermedad normalmente de origen vírica, aunque también puede estar causada por algunas bacterias como los estreptococos. En este último caso sí es necesario tomar antibióticos para acabar con los molestos síntomas que provoca: fuerte dolor al tragar (odinofagia), fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación de los ganglios del cuello.

Entre los virus, los adenovirus son de los más usuales, aunque puede haber otros implicados, como el rinovirus, el virus de la gripe influenza A y B, el virus parainfluenza... Cuando es vírica, el tratamiento son antiinflamatorios, corticoesteroides... para tratar el dolor. Lo mejor es consultar a un experto en otorrinolaringología. 

Existen dos tipos de faringitis:

- Faringitis aguda: la inflamación de la faringe, de la úvula (campanilla), las amígdalas (amigdalitis) y el paladar blando que dura un corto tiempo.

- Faringitis crónica: la inflamación repetida de la faringe sin causa infecciosa que puede aparacer por el reflujo gastroesofágico, el humo del tabaco, la respiración por la boca... Causa sensación de moco en la garganta, picor, molestias al tragar...

Remedios caseros para la faringitis

Si no, habrá que recurrir a los remedios caseros:

1. Beber mucha agua o líquidos como té con miel o zumos para mantener la garganta hidratada.

2. Hacer gárgaras de agua con sal. Calienta agua y échale una cucharada de sal. Mezcla bien y haz gárgaras con ella unos 4-5 minutos. Puedes hacerlo varias veces al día.

3. Comer caramelos suavizantes, preferiblemente aquellos que contengan miel o limón para suavizar la garganta.

4. Descansar y dormir lo más posible para ayudar al organismo a recuperarse y luchar contra los virus o bacterias causantes de la inflamación.

5. Seguir una dieta alcalina basada en frutas frescas y de temporada (especialmente cítricos que contienen mucha vitamina C), verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos crudos y sin sal, semillas, ajo y cebolla. Y evitar aquellos alimentos que acidifiquen, como la leche y los lácteos, las carnes rojas, el azúcar blanco o las harinas refinadas.

6. Tomar solo alimentos blandos y evitar los duros, como tostadas, que pueden irritar la garganta. El yogur, los huevos pasados por agua, las sopas, etc. El yogur, además, contiene probióticos que ayudan a fortalecer las defensas.

7. Hacer infusiones para beber o realizar gárgaras con limón, jengibre, miel, llantén, regaliza, malva, agrimonia o propóleo.

8. Tomar agua solarizada. Es un remedio muy eficaz contra la faringitis, aunque no comprobado científicamente. Llena una botella de agua de cristal azul y déjala en la ventana en un sitio donde le dé el sol durante horas. Bébela a lo largo del día, separada de las comidas.

9. Usar un humidificador por las noches para dormir te ayudará a mantener húmeda la garganta y evitará el dolor al tragar. Debes asegurarte bien de limpiarlo cada día para que no acumule moho. Si no tienes humidificador, puedes poner cuencos de agua cerca de la calefacción.

10. Hacer un emplasto de mostaza. La mostaza es muy calorífica y ayuda aliviar el dolor de garganta. Haz una pasta con semillas de lino, semillas de mostaza roja y agua caliente. Pon la mezcla en una tela de lino y colócatela en la garganta. Cuando notes que comienza a sacar el calor, quítatelo ya que puede quemar la piel.

11. El tomillo ayuda a reducir la inflamación. Puedes usarlo en infusión, poniendo a hervir una cucharada de tomillo en agua caliente. Deja que repose durante 10-15 minutos y cuélala para retirar las hojas de tomillo. Agrega miel y zumo de limón. Puedes beberla o hacer gárgaras, combina ambas formas varias veces al día.

12. Estirar la lengua. Este ejercicio de reflexología ayuda a desinflamar la garganta. Coge el extremo de la lengua con un paño limpio y estira suavemente hacia el exterior, moviéndola ligeramente en todas las direcciones. Repite varias veces.

13. El vinagre de manzana es un potente antibacteriano que alivia el dolor. Prepara una infusión con vinagre y jengibre para que sus propiedades antiinflamatorias ayuden también a reducir la hinchazón.

14. La salvia es una de las plantas más eficaces para tratar la faringitis gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Hierve la salvia en agua y deja que repose durante 10-15 minutos. Después, cuélala y haz gárgaras con ella.

Fuente:

Flores AR, Caserta MT. Pharyngitis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 595.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar