×
  • Buscar

Cómo rechazar un plan sin quedar mal

Cómo rechazar un plan sin quedar mal

Te han propuesto ir de compras y a comer o a ver la última película romántica que han estrenado en el cine, pero no te apetece nada de nada ese plan y prefieres salir de fiesta con otros amigos o, incluso, quedarte en casa tranquila. ¿Cómo decir que no a un plan sin que se enfaden contigo?

Índice

¿Cómo decir "no"?

Rechazar un plan de malas maneras puede hacer que la persona que te ha invitado se enfade contigo o se sienta dolido, lo cual no es nada recomendable, sobre todo si hablamos de un buen amigo, un compañero de trabajo al que tienes que seguir viendo cada día o incluso un familiar o tu pareja. Y es que no siempre nos apetece hacer lo que el otro nos propone, ya sea porque el plan no nos gusta o, simplemente, porque estamos cansadas y no queremos salir de casa. Solo te hace quitarte los zapatos, tumbarte en el sofá y descansar delante de la tele. Pero decirle que no a alguien no siempre es sencillo. Sobre todo si la causa es que el plan no te gusta nada o que incluso esa persona no es tu favorita...

Para evitar esta situación tensa e incómoda, debes saber cómo decir “no” a cualquier invitación:

- Contesta lo más pronto posible, no le digas que no sabes, que lo pensarás, que estás pendiente de algo, que si tienes un pavo en el horno… si ya sabes que no vas a ir  díselo ya mismo, sin esperar ya que, si se lo dices a última hora, le puedes dejar colgado, lo que le sentará aún peor; mientras que, si lo sabe con tiempo, puede reorganizar sus planes. No hay nada peor que dar largas, aunque creas que no se nota, él otro se da cuenta. Sé sincera y hazlo rápido. 

- Si no te apetece salir con esa persona hoy por algo especial, pero sí quieres volver a quedar con ella en otro momento, deja una vía abierta para volver a hacer algo juntos en otro momento. Explícale los motivos por los que ese día no puedes quedar, pero hazle ver que sí te apetece quedar con ella y propón incluso otra posible fecha para que vea que vas en serio. 

- Sé sincera (a no ser que la verdad duela demasiado). La verdad es mejor que cualquier mentira, sobre todo si pueden pillarte y averiguar que la excusa era falsa e inventada (tengo que cuidar a mis sobrinos, mi padre está malo, tengo que hacer unas cosas de trabajo…). Lo mejor siempre es ser sinceros, a no ser que le vayas a decir: “No voy porque me caes fatal”. En ese caso (u otros similares), mejor piensa una excusa. Pero una buena y realista, nada de que te vas a China por un trabajo secreto. 

- No te sientas mal, si no te apetece, no estás obligada a ir. Acudir a un plan que no querías puede ser peor que rechazarlo si vas a estar todo el tiempo cabreada y con ganas de largarte, lo que puede acabar en un enfado o discusión que estropee la relación para siempre. Mejor un "no" a tiempo que un "hasta nunca". 

- Si el plan no te apetece pero quedar con esa persona sí, explícale por qué no quieres hacer lo que te ha propuesto y dale alternativas para que podáis hacer otra cosa que os guste a los dos. No hay nada malo en que no te guste algo, no estamos obligados a adorar la escalada, el puenting o los museos. Cada uno tiene sus gustos, seguro que encontráis algo que os guste a los dos. Por algo sois amigos. 



¿Es mejor decir la verdad?

Sí, no lo dudes, es mucho mejor decir la verdad que mentir, incluso una mentira piadosa. Las mentiras piadosas se acaban descubriendo y te puede hacer quedar muy mal con esa persona e incluso perder esa amistad para siempre.

"Se coge antes a un mentiroso que a un cojo" es uno de los dichos más sabios que existen. Las mentiras suelen enredarnos en más mentiras y rara vez acaban bien, así que procura no mentir y, si tienes que hacerlo por no dañar al otro, mejor decir la verdad a medias o dulcificarla que mentir. 

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar