5 razones por las que las mentiras piadosas hacen más daño de lo que crees

En Relaciones
Mujeres conversando
Comparte en:

Para muchas personas, las llamadas mentiras blancas o mentiras piadosas se consideran permisibles ya que, en general, se lanzan con buenas intenciones. Las personas, al decir estas mentiras, piensan que lo hacen por una buena razón (no herir, no lastimar al decir algo que puede ser innecesario…).

Las mentiras son muy frecuentes en nuestra vida diaria. Casi todos mentimos alguna vez, aunque sea por motivos “humanitarios”. Sin embargo, en la mente de algunas personas, no todas las mentiras son iguales. La mayoría de la gente considera que mentir deliberadamente de una manera hiriente o engañosa para causar daño o cubrir una transgresión es incorrecto. Sin embargo, no todos piensan lo mismo de las mentiras piadosas que, realmente, no son tan piadosas.

Estas mentiras, llamadas tan blancas en contraposición con las otras a las que se llama negras, tienen como objetivo evitar dañar innecesariamente a un amigo, pariente o pareja. También pueden decirse cuando sientes que la verdad no es tan importante o que decir la verdad solo puede traer males mayores.

Sin embargo, la verdad sobre las mentiras es que son grises. Por lo tanto, decir que una mentira es blanca no la hace necesariamente mejor que a las otras. ¿Por qué? Porque hay una serie de buenas razones por las cuales las mentiras blancas son más dañinas de lo que piensas.

  1. Si alguien puede mentir sobre cosas pequeñas, es probable que mienta también sobre cosas más grandes

Como es el caso con muchas otras cosas en la vida y en el mundo, las mentiras blancas comienzan siendo pequeñas, pero crecen y se expanden. Lo que comienza como decir una pequeña mentira piadosa, acaba haciendo que nos sintamos incómodos. Le dices algo a otra persona, y eso te lleva a decir después otra mentira para mantener la primera, y otra, y otra. Eventualmente, estás diciendo mentiras progresivamente más grandes sin siquiera pestañear.

  1. Mentir equivale a deshonestidad sin importar el tamaño

Para la mayoría de las personas, su reputación es importante, y la deshonestidad no es buena para la reputación. Por ejemplo, en los negocios, las personas elegirán comprar productos o usar sus servicios según lo que les diga la otra persona. Si quedas atrapado incluso en una pequeña mentira, puede causar problemas difíciles de rectificar.

Incluso si le dices a tu mujer o un amigo que su idea realmente mala es buena solo por no ser negativo o hacerle daño, no estás siendo honesto con ellos. La honestidad es importante para tu reputación y también para las relaciones, ya sean personales o comerciales.

  1. Las mentiras blancas pueden hacer que otros parezcan tontos

A menudo, las personas dicen mentiras piadosas porque quieren evitar lastimar a alguien que aman. Sin embargo, la realidad es que esto muchas veces no se consigue, o incluso es peor. Por ejemplo, evitas ser honesto con alguien acerca de lo bien que canta, y eso le lleva a cantar en público y todo el mundo se ríe de él. Cuando se dé cuenta de que le mentiste, se sentirá humillado y muy enfadado.

En casos así, es mucho mejor usar el tacto y ser honesto, que decirle que canta como un ángel solo para evitar herir sus sentimientos.

  1. Las mentiras blancas distorsionan la realidad

Normalmente, cuando dices una pequeña mentira piadosa no parece un gran problema, pero a veces se agranda y se vuelve peor de lo que esperabas. Por ejemplo, le dices a un amigo que no puedes ayudarle con su mudanza porque te duele la espalda, pero no es así y, una vez que has dicho esa mentira, a menos que quieras confesar, deberás continuar con ella, por lo que tampoco podrás ir a jugar al pádel el fin de semana con los amigos, ya que sabría que era mentira. Esto crea una realidad distorsionada y puede hacer que tengas que reconocer la mentira o seguir mintiendo.

En pocas palabras, las mentiras no son verdaderas. Por lo tanto, cuando dices pequeñas mentiras blancas, tu vida se vuelve cada vez menos honesta.

  1. Las mentiras blancas, como todas las mentiras, te atrapan

Cuando estás construyendo un mundo de deshonestidad, incluso a partir de pequeñas mentiras blancas aquí y allá, eventualmente te alcanzarán o serás atrapado. No importa lo bueno que creas que eres, la mayoría de los mentirosos finalmente son descubiertos.

Por lo tanto, es mejor ser honesto siempre y evitar enredarse en estas redes de pequeñas verdades a medias y mentiras piadosas que tanta gente piensa que están bien, pero que ya hemos visto que no es así.

Es cierto que ser honesto siempre requiere muchas más agallas y fuerza de carácter, pero tus amigos, parientes y el resto de personas de tu vida sin duda te apreciarán y lo respetarán más por ello.

La alternativa es que sigas diciendo pequeñas mentiras piadosas y lleves una vida cada vez más distorsionada. Al final, te encontrarás creyendo que las cosas que no son verdaderas son la realidad.

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu