• Buscar
×

¿Por qué las mujeres no lubrican?

¿Por qué las mujeres no lubrican?

La falta de lubricación vaginal puede suponer un problema no solo a nivel sexual, sino también de salud. Normalmente, la sequedad vaginal va unida a la menopausia, pero son muchas otras las causas que pueden provocar este problema.

Índice

¿Para qué sirve la lubricación vaginal?

La lubricación vaginal es el incremento de la producción de flujo o secreción vaginal como respuesta a la excitación sexual. Este proceso facilita la penetración al permitir que el pene entre y salga sin causar daños a las paredes de la vagina.

Sin embargo, en algunos casos, la mujer lubrica poco, es decir, sufre sequedad vaginal, lo que puede afectar a las relaciones sexuales causando dispareunia o dolor en la penetración. Esto, a su vez, hará que la mujer no tenga ganas de hacer el amor para evitar ese dolor y su libido se vea reducida.

Asimismo, si la vagina está más seca hay más riesgo de contraer infecciones vaginales, ya que el flujo vaginal ayuda a mantener la vagina humedecida, limpia y libre de bacterias. Por otra parte, los tejidos vaginales se vuelven más delgados y se irritan más fácilmente, lo que se conoce como atrofia vaginal.

La sequedad también causa irritación, quemazón, picores y molestias al orinar.

Lo bueno es que la falta de lubricación puede solucionarse de manera sencilla.

Causas de la falta de lubricación

- Cambios hormonales: la disminución del nivel de estrógenos, la principal hormona sexual femenina que se produce en los ovarios, afecta gravemente a la lubricación causando sequedad vaginal. Esta disminución se produce en el embarazo, en algunas fases del ciclo menstrual y en la perimenopausia, menopausia y postmenopausia.

- Uso de anticonceptivos hormonales: algunos anticonceptivos hormonales disminuyen la lubricación debido a la carga hormonal que presentan.

- Medicamentos: igualmente, ciertos fármacos como los antidepresivos o los antibióticos pueden causar sequedad vaginal, así como ciertos medicamentos que se usan en los tratamientos de cáncer.

- Falta de hidratación: una mala hidratación puede causar una lubricación escasa.

- Uso de productos químicos: ciertos jabones, desodorantes o lociones de higiene íntima pueden causar escasez de lubricación.

- Estimulación sexual insuficiente: a veces, la falta de lubricación es pasajera y se debe a una falta de estimulación o excitación sexual previa a la penetración, ya que el organismo femenino necesita un tiempo para excitarse y producir más flujo vaginal.

- Estrés: el estrés reduce la producción natural de lubricación, por lo que es normal que, si estás estresada o preocupada, te cueste más lubricar y concentrarte en el sexo para ponerte a tono.

- Problemas en la relación de pareja: la falta de lubricación también puede estar provocada por algunas dificultades en relación de pareja, que pueden afectar también al terreno sexual o solo al emocional.

- Consumo de tabaco, alcohol o drogas.

¿Qué hacer si no lubrico?

Lo primero que debes hacer si sufres escasez de lubricación continua es consultar con tu médico para averiguar la causa y buscar el tratamiento más adecuado. En general, la recomendación es usar un lubricante antes de las relaciones sexuales para evitar el dolor. Estos lubricantes existen en diversos formatos loción, óvulos que se introducen en la vagina antes de las relaciones, geles, etc.

También te pueden recetar un hidratante vaginal para usar a diario, se mantengan relaciones sexuales o no, para mantener húmeda e hidratada la vagina evitar el picor, la irritación o las infecciones.

En casos graves de sequedad se puede usar una crema, una tableta o un anillo vaginal con dosis bajas de estrógenos para revitalizar los tejidos vaginales. Este tratamiento es más habitual en mujeres menopáusicas que también están tratadas con terapia hormonal sustitutiva.

En caso de atrofia vaginal, se puede recurrir al ospemifeno, un medicamento modulador selectivo de los receptores de estrógenos (MSRE) que ayuda a tratar las relaciones sexuales dolorosas.

Y existe un tratamiento con láser intravaginal de CO2 que utiliza el calor para estimular la producción de colágeno de las células de la vagina para sustituir las capas más secas de piel por otras nuevas más hidratadas.

Consejos para mejorar la lubricación vaginal

1- Evita los productos químicos para la higiene íntima y busca productos más naturales que respeten tu pH natural.

2- Mantente bien hidratada bebiendo unos 2 litros de agua al día.

3- Deja el estrés fuera de tu vida o, al menos, de tu habitación. Cuando mantengas relaciones, olvídate de los problemas y céntrate en los que estás haciendo. El sexo, además, es una estupenda terapia antiestrés.

4- Si te cuesta excitarte, habla con tu pareja para que los preliminares duren más y dedique más tiempo a aquello que te excita y te hace ponerte a tono para la penetración. Así, libricarás mejor y ambos disfrutaréis más.

5- Evita el alcohol y el tabaco, sustancias que reducen el nivel de estrógenos, por lo que incrementan la sequedad vaginal y sus consecuencias.

Fuente:

Gardella C, Eckert LO, Lentz GM. Genital tract infections: vulva, vagina, cervix, toxic shock syndrome, endometritis, and salpingitis. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 23.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar